Publicidad

Nacional le dio un reconocimiento a la única escuela uruguaya en Paraguay: su particular conexión con Artigas

El centro educativo cumplió 100 años y tiene varias particularidades: los niños van de túnica y moña, tienen ceibalitas y aprenden sobre la historia uruguaya.

Compartir esta noticia
Antonio Palma entrega el reconocimiento de Nacional a la única escuela uruguaya en Paraguay.
Antonio Palma entrega el reconocimiento de Nacional a la única escuela uruguaya en Paraguay.
Foto: Diego Domínguez.

Enviado - Asunción
Era la casa de José Gervasio Artigas y hoy forma parte de una pequeña porción del territorio uruguayo concentrado en Paraguay. Hace poco menos de dos meses cumplió su centenario y el reconocimiento llegó de parte de unos 30 jinetes que tuvieron un mes de cabalgata y 1.000 kilómetros de viaje. Este jueves, le tocó a Nacional.

El homenaje corrió por cuenta de la directiva, que le entregó una plaqueta en alusión a los 100 años de funcionamiento, con el secretario general Pablo Durán a la cabeza de la comitiva. También hubo aplausos para la filial tricolor en Paraguay, que recibió el padrinazgo de un sector de la Plaza Uruguaya, donde se desarrolló el acto.

La ceremonia, convocada para las 10:00 de la mañana contó con la presencia del resto de la delegación oficial. Estuvieron como representantes los dirigentes Antonio Palma, Raúl Giuria, Fernando Brusco y Gonzalo Lucas, quienes ayer compartieron a última hora una cena de camaradería con sus pares de Libertad.

Asimismo, Giuria contó una de las grandes conexiones que existe entre Nacional y Paraguay: "Coincide hasta la misma fecha del 14 de mayo la independencia de Paraguay y la fundación de Nacional; nace un afecto histórico que se tiene con la República hermana del Paraguay".

La escuela de sangre uruguaya en la que vivió un prócer

La escuela Solar de Artigas tiene ramas idénticas a las de cualquier centro educativo público uruguayo. Los niños van de túnica y moña, tienen a disposición las ceibalitas, aprenden sobre la historia del país y muchos quedan afuera porque el tiempo de espera para inscribirse es superior a dos años.

El predio donde la escuela se construyó, un 28 de abril, de 1924, fue donde el jefe de los Orientales pasó los últimos años de su vida. Le pertenecía al presidente paraguayo Carlos Antonio López, quien era su amigo y lo invitó a vivir allí.

Algo curioso es que de los 255 inscritos que tiene, menos del 10% nació en Uruguay o es hijo de uruguayos. El resto son locales, de Asunción, la capital paraguaya. El año lectivo para los guaraníes empieza en febrero y termina en noviembre.

La directora de la escuela Solar de Artigas y sus colegas (todos los docentes desde cuatro años de inicial hasta Sexto de escuela son uruguayos, salvo el profesor de Música y de Guaraní).

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

NacionalJosé Gervasio Artigas

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad