ENTREVISTA

Nacho González: su regreso a Danubio, el ascenso y cómo ve su futuro

Volvió a Danubio cuando pensó que ya no tendría la posibilidad. Cerca de cumplir 40 años dice que se siente cada día mejor y está enfocado en la recuperación franjeada.

Ignacio "Nacho" González. Foto: Darwin Borrelli
Ignacio "Nacho" González. Foto: Darwin Borrelli

Minuto 94 en el Campus de Maldonado, Deportivo Maldonado y Danubio empatan 1 a 1. Ignacio “Nacho” González, recupera una pelota en campo rival y arranca al arco. Se la pasa a Leandro Sosa que sube por el lateral a toda velocidad, que se la devuelve. Nacho mira, calcula y patea. Rebota, Sebastián Fernández la encuentra y marca su primer gol con Danubio. Los franjeados vuelven a soñar con el 10 que tantas victorias les regaló.

“Me hubiera encantado hacer el gol, pero por suerte estaba Seba (Fernández) adelante y la pudo meter. Fue su bienvenida, su primer gol con Danubio y somos muy amigos, así que ya con eso sentí que valía la pena seguir un año más. Pero soy ambicioso y quiero seguir jugando, hacer algún gol y sumar más para Danubio”, confiesa Nacho González a Ovación, meses después de aquel partido y pensando en la próxima fecha, que será contra Wanderers en Jardines.

En el 2018, Nacho dijo en una entrevista con Ovación que veía su carrera llegar a su punto final. Cuatro años después, y a pocos meses de cumplir 40 años, el 10 de Danubio sigue jugando y fue parte fundamental del regreso a Primera División del equipo de la Curva de Maroñas.

“Sigo pensando en el retiro y lo fui estirando. Seguramente porque no tengo muy claro qué quiero hacer y porque me siento bastante bien”, señala.
Sin embargo, hace pocos meses su abandono del campo de juego estuvo más cerca que nunca. A finales del 2021, luego de conseguir el ascenso con la Franja una molestia rebelde en la rodilla casi lo lleva a colgar los botines.

“Cuando terminé me dije: ‘si el año que viene estoy igual de la rodilla no juego más’. Me estaba impidiendo entrenar normal y me limitaba mucho. Así que me tomé un descanso, lo pensé bien y me hice un tratamiento. Empecé la pretemporada para ver cómo me sentía, a prueba, de común acuerdo con Jorge (Fossatti) y los dirigentes y me encontré bien, con ganas de seguir, porque todavía no llegó mi final”, revela.

Y agrega: “Semana a semana estoy sintiéndome mejor. Estoy para dar una mano, obviamente siempre quiero jugar más y estoy para lo que sea“.
El 2022 probablemente sea el último como futbolista, asegura, aunque prefiere no precipitarse porque el fútbol “da muchas vueltas”.

Mientras sigue jugando, no deja pensar en lo que vendrá, en una nueva etapa luego de una extensa carrera que lo llevó a jugar en las mejores ligas del mundo. A diferencia de muchos futbolistas, Nacho sostiene que no cree que su camino esté dentro de la cancha como entrenador, porque para eso hay que estar 100% convencido: “Hace dos o tres años hice el curso; también me formé en gerencia deportiva. La carrera universitaria no la terminé porque cuando me fui de Danubio al exterior la congelé, en estos días estoy viendo con la Universidad Católica qué puedo hacer. Pero no lo tengo claro, hay muchas opciones , que pueden gustarme”, señala.

Ignacio "Nacho" González. Foto: Darwin Borrelli
Ignacio "Nacho" González. Foto: Darwin Borrelli

Las opciones que baraja van desde ser gerente en un club a dirigente, representante e incluso periodista: “Hay una parte del periodismo deportivo que me gusta, como comentar los partidos. Mientras sigo haciendo cursos, para ver qué es lo que realmente quiero”.

La vuelta a Danubio

El retorno del “10” a Danubio se hizo esperar. Tras su regreso desde el exterior, Nacho estuvo por volver varias veces y por diversas razones no lo hizo.

“La realidad es que cuando terminé el contrato en Nacional, quise volver a Danubio, esa era mi intención y no se dio. Honestamente pensé que terminaba en Wanderers y que no iba a tener posibilidad de volver”, detalla.

Cuando terminó el campeonato a principios de 2021, en el que el equipo franjeado descendió, la experiencia del bicampeón uruguayo pesó: “Sentí que era la mejor manera de volver y por suerte pudimos ascender”, sostiene.

Ignacio González
"Nacho" González fue campeón con Danubio en 2007. Foto: Archivo El País

Nacho dice estar feliz de haberse quedado un año más: entrar de nuevo en Jardines, tener la chance de que su familia y sentir el cariño de la hinchada de Danubio estén en la tribuna es especial, revela.

Sin embargo, no todas las sensaciones del regreso fueron dulces: se encontró a Danubio mal, con crisis económica y una gran desorganización a nivel interno.

Lo que más le impactó, confiesa, fue el detierioro del complejo Ingeniero Del Campo, donde entrenan los juveniles del club. Aunque destacó las instalaciones del complejo de la Ruta 101, donde hay mucho para hacer.
“Siempre lo comparo con mi etapa en Danubio, con las inferiores y lo que era”, señala.

Los objetivos que tiene en la institución son claros: “Lo más importante es que el equipo tenga un buen rendimiento a lo largo del año, mantenernos en la categoría y lo que quiero es ver a Danubio mejor organizado, que tenga la imagen con la que me fui en 2008”destaca.

Su voz en Danubio tiene que ver con la experiencia. Desde su regreso se lo ve trabajando tanto afuera, alentando y gritando indicaciones a sus compañeros, como dentro de la cancha, poniendo aplomo y buen pie en cada jugada.

Actualmente, el plantel de Danubio tiene jugadores experimentados, pero principalmente juveniles y reconoce que eso es diferente en relación a cuando él debuto profesionalemente, por eso procura aconsejarlos.

“Hay muchos consejos para darles, a veces no querés agobiarlos, porque les decís tantas cosas. Pero, por ejemplo, en Danubio hoy que estamos Seba (Fernández), Coco (Conde), Sergio (Rodríguez), Ribair (Rodríguez), somos gente con trayectoria y hay mucho para hablar”, remarca.

Sin embargo, reconoce que la realidad actual presenta nuevos desafíos para los más chicos: “Los jóvenes tienen también el reto de las redes sociales, que cuando arrancamos nosotros no existían y eso es muy difícil de manejar”, destaca.

Ignacio González en su regreso a Danubio. Foto: @DanubioFC.
Ignacio González en su regreso a Danubio. Foto: @DanubioFC.

El presente.

Danubio marcha sexto en el Campeonato Uruguayo, a tres puntos del líder Deportivo Maldonado. En lo que va del campeonato cosechó tres victorias, dos derrotas y un empate.

“Creo que Jorge (Fossatti) está encontrando el equipo, no es un momento fácil, la subida a Primera División y tenemos falencias a nivel club, pero estamos trabajando para hacer una buena temporada. El primer objetivo es hacer los puntos para mantenernos y, después, ver de entrar a una copa”, asegura.

Sobre el trabajo semana a semana, revela que el entrenador siempre les pide lo mismo: “Un equipo ordenado, compacto, que juegue bien al fútbol, atacando y defendiendo bien. En realidad, es lo que quieren todos los técnicos, pero él lo hace a su manera y con su sistema. Los partidos con Jorge siempre son competitivos, hasta el último momento no se definen. Nos gustaría ganar 4 a 0, pero no se está dando”.

En las dos últimas fechas Danubio obtuvo un solo punto, tras perder con Peñarol en la hora y empatar con Montevideo City Torque en la última jugada.

“Anímicamente estamos bien. Ya tuvimos la charla del partido y lo lamentamos muchísimo, pero así es el fútbol. Tenemos dos semanas para recuperarnos, aunque nos gustaría jugar mañana”, subraya.

Y añade: “Sabemos que todavía no le dimos a los danubianos esa victoria en Jardines, pero les pedimos que nos sigan acompañándo porque llegará”.

Eso sí, la fecha siete le presentará un nuevo desafío personal: enfrentar a Wanderers, donde militó durante cinco temporadas y equipo en el que se sintió a gusto.

“Será un poco especial, son dos clubes que quiero muchísimo. La verdad que en Wanderers me trataron de maravillas, es un club divino, con gente divina y será especial, ojalá ganemos nosotros”, concluye.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error