Publicidad

Lo dejó escapar: Peñarol regaló un tiempo y volvió a resignar puntos vitales

Compartir esta noticia
Peñarol en el empate ante Cerro Largo. Foto: Estefanía Leal.

TORNEO CLAUSURA

El equipo de Larriera empató 2-2 ante Cerro Largo en el Campeón del Siglo y no pudo aprovechar la derrota de Plaza Colonia para sacarle más ventaja en la Anual. Llegó a 28 puntos en el Clausura.

Errores que costaron caro. Desatenciones. Mala definición. Un arbitraje polémico y un mal humor que se apoderó de Peñarol fueron aspectos que incidieron en un mal primer tiempo que el carbonero supo revertir en el complemento, pero volvió a dejar puntos vitales en la definición del Torneo Clausura.

En la primera parte, el equipo de Mauricio Larriera falló en momentos determinantes y eso le permitió a Cerro Largo ponerse en ventaja. Fue una ventaja exagerada, pero el arachán aprovechó su momento y pegó fuerte.

A los 32’, Valentín Rodríguez falló en la salida, Leandro Otormín se llevó la pelota y mandó un certero centro al área chica, donde apareció Lucas Di Yorio para anotar de cabeza el 1-0 en una jugada en la que Kevin Dawson tal vez pudo haber hecho algo más.

Mientras tanto, el mirasol era superior desde el punto de vista futbolístico porque jugaba mejor, atacaba y llegaba con posibilidades, pero carecía de profundidad. No la tuvo en la primera parte.

El Carbonero no fue efectivo para atacar, pero tampoco para defender porque en los descuentos de la primera parte, Gary Kagelmacher falló a la hora de restar una pelota que se terminó llevando Leandro Otormín. El delantero arachán encaró hacia el área, nadie salió a marcarlo y definió cruzado para poner el 2-0.

Baldazo de agua helada en el Estadio Campeón del Siglo tras un primer tiempo en el que la explicación pasó por los errores que cometió Peñarol.

El equipo de Mauricio Larriera estaba en problemas, pero supo salir a flote. La actitud fue un factor clave en el aurinegro porque cuando se largó a jugar, lo pasó por arriba a su rival, pero cuando se malhumoró con algunas polémicas decisiones de Daniel Fedorczuk, de muy mal arbitraje, no supo cómo hacer para llegar al arco de un Alexander Domínguez que mostró mucha seguridad y que con todo el tiempo que hizo, también malhumoró a todo Peñarol.

Pero cuando el Carbonero hilvanó fútbol, le puso intensidad y ganas, aparecieron los goles. A los 60’, Agustín Álvarez Martínez culminó una magistral jugada colectiva para descontar y ocho minutos más tarde, Carlos Rodríguez (de cabeza) puso el 2-2 que iba a ser el resultado definitivo porque el aurinegro no supo cómo vulnerar a la zaga de un Cerro Largo que prácticamente no atacó en el complemento y se dedicó a defender.

Peñarol otra vez volvió a dejar puntos en medio de la definición de la temporada. Regaló un tiempo con errores groseros y no logró tener la efectividad para ganarlo en el complemento. El mirasol lo dejó escapar, suma dos sin triunfos y ahora deberá seguir buscando la manera de poder regresar a la victoria para cumplir con su objetivo: ser campeón.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad