Publicidad

El "Gallardo uruguayo" vs. el apasionado con "mesura": dos DT con carrera perfilan a Recoba y Darío Rodríguez

Será el estreno desde el costado de la línea de cal tanto para el entrenador de Nacional como el de Peñarol. Se enfrentarán este sábado en el Gran Parque Central.

Compartir esta noticia
Álvaro Recoba y Darío Rodríguez.
Álvaro Recoba y Darío Rodríguez en el clásico.
Foto: Archivo El País.

"Todos los técnicos tuvimos alguna vez nuestro primer clásico”. Gregorio Pérez lo pinta, lo explica y lo cuenta con naturalidad. Sin mayores misterios. Como si fuera un examen de la escuela: “A algunos les fue mal en el debut y otros tuvimos la suerte de que nos fuera bien”.

El Chavo Díaz también. Lo ve como una prueba de fuego para la que, en este caso, Darío Rodríguez y Álvaro Recoba -al proyecta como un posible “Gallardo uruguayo”- están preparados, según su criterio.

De voz grave y con un timbre un tono más abajo que el de su colega, Gregorio (75 años) habla largo y tendido al recordar los pasajes de una época dorada en Peñarol, que lo tuvo escribiendo su propia historia en cinco capítulos diferentes, dejando números envidiables como técnico. En 35 partidos dirigidos contra Nacional, se llevó la victoria en 20, perdió en 10 y empató en cinco, cifras que cierran en 62% la efectividad para su carpeta.

En dos de las etapas, estuvo a cargo de un joven Darío Rodríguez, que hoy, con los botines colgados y algunos años más de experiencia, saltará a escena por primera vez como su pupilo. Sucede que este sábado, a partir de las 16:30 horas, el calendario lo situa en el Gran Parque Central con la misión de dirigir su primer clásico, algo que le despierta entusiasmo a su antiguo entrenador.

“Tengo cifradas esperanzas. Le tengo mucha confianza para que tome las mejores decisiones para este clásico y que lo pueda ganar Peñarol”, dice, sin dudar, mostrando sus cartas antes del partido que estará únicamente colmado por hinchas de Nacional. “Lógicamente que ser visitante, con todo el público de Nacional, puede ser una motivación extra que ayude al potencial de Peñarol. Dentro de la cancha va a ganar el mejor; no creo que la tribuna incida tanto”.

 GREGORIO PEREZ,GUILLERMO BARROS SCHELOTTO,DARIO RODRIGUEZ 20110908 720x500
Gregorio Pérez y Darío Rodríguez.

Ágil y sin titubeos, Díaz aporta de su lado conceptos claros y concisos que subyacen a la figura de Recoba como el director técnico que pasó de Tercera a Primera División.

Para su buena sorpresa, se convirtió en DT sin que este fuera un deseo explícito durante su carrera. “Él mismo te expresaba que no era algo que sintiera”, recuerda.

“Pero -complementa- me pone muy contento porque es un tipo extraordinario. Sabe lo que siente el jugador y estoy seguro que es honesto”.

El Chino es otro hombre que conoce -y mucho- sobre jugar contra Peñarol y, pese a que solo fue dirigido por Díaz dos veces, su historial se extiende a 19 enfrentamientos de este tipo (nueve victorias, siete derrotas y tres empates) como futbolista.

Su estilo, incluso, se podría asemejar en algún punto al de Marcelo Gallardo, que después de retirarse en Nacional tomó las riendas del equipo como técnico, analiza el Chavo. “Puede haber algo parecido. Gallardo, como jugador, fue un crack y, como técnico, fue otro crack. Ojalá que Nacional tenga con el Chino a un Gallardo uruguayo. No es ideal lo que le está tocando, ojalá que la gente lo entienda y tenga paciencia si las cosas no salen bien, porque (la asunción) lo agarró en el medio de un torneo, sin tiempo para nada; solo para ganar, preparar poco y no elegir mucho. Ojalá que Nacional encuentre con el Chino a su Gallardo uruguayo”.

Historiales de peso

Álvaro Recoba y Darío Rodríguez, entrenadores de Nacional y Peñarol.
Álvaro Recoba y Darío Rodríguez, entrenadores de Nacional y Peñarol.
Fotos: archivo El País.

Tanto Gregorio Pérez como el Chavo Díaz coinciden en que Darío Rodríguez y Recoba, aunque la inexperiencia los delate como técnicos, su vasta trayectoria como jugadores les sobra para contagiar a sus jugadores con la inyección anímica necesaria que requiere un partido de estas características.

“Lo importante de los clásicos es haberlos vivido y creo que en eso no se sacan ventajas. Darío, del otro lado, también estuvo y ganó mucho. Para estos partidos, es muy importante la carga anímica, saber lo que siente el futbolista en la semana. También manejar las cargas físicas, que tenés que variarlas entre el que debuta y el que ya conoce. Cuando lo vas viviendo de adentro, te das cuenta de que hay jugadores clásicos y que es importante tener algún as o sorpresa bajo la manga porque toda la semana se habla de eso”, explica Díaz.

“No es lo mismo jugar que dirigir”, aclara Gregorio al tiempo que lanza una serie de consideraciones sobre el actual técnico de Peñarol, que en su momento estuvo en el lugar de varios de los chicos que esperarán el sábado por su primera chance. “Él es un hombre con mucha personalidad, que la demostró como jugador, que ganó, y que realmente tiene una vasta experiencia sobre esta clase de partidos. También hay que sumarle su gran carrera futbolística jugando en ligas muy importantes e inclusive en la selección. Todas esas cosas te aportan para tener cierta convicción y una tranquilidad para transmitir al equipo en estos partidos. Todo es muy relativo, pero pienso que la experiencia como jugador lo llevará a equilibrar la corta experiencia que tiene como técnico principal”.

El día siguiente al clásico

Cerro Largo vs Nacional
Foto: Archivo El País.

Después del clásico, habrá un mañana. Y ese mañana tendrá a ambos técnicos trabajando por un interés común, que es levantar el título del Campeonato Uruguayo a fin de año.

Como mínimo, los distanciarán dos puntos en el Clausura y seis en la Anual, pero, como máximo, en caso de que Peñarol gane, la ventaja puede extenderse a ocho y a 12 en una y otra tabla.

Proyectando a futuro, pero también bajando a tierra el presente, en sus primeros Recoba le dejó, en sus primeros tres partidos dirigidos, una impresión positiva al Chavo Díaz, que también valora a sus colaboradores. “Creo que tuvo entrenadores muy buenos en su paso por Europa, en Nacional compartió con Gallardo, y tuvo para sacar cosas muy buenas de sus vivencias personales. Lo veo con un perfil muy bueno, muy bien rodeado con su cuerpo técnico, que eso es fundamental para estar en un equipo como Nacional. Después, los resultados nos encaminan a todos la carrera. Le deseo lo mejor”.

Gregorio Pérez.
Gregorio Pérez.
Foto: Sofía Berardi.

En la misma línea, Gregorio traza las primeras conclusiones sobre Darío Rodríguez, que a su modo de ver todavía son “precipitadas”, y hace hincapié en la capacidad para manejar “bien” el plantel amplio que tiene Peñarol, que sigue encabezando la tabla acumulada después de tenerlo al frente por 14 partidos. “Todavía tenía muchos años para desarrollarse, pero ya en el regreso de esa larga trayectoria a Peñarol (en 2008) siempre mostró una gran personalidad y una gran mesura en todo. Se le despertó esta pasión, no como técnico principal, pero sí como técnico alterno. Luego tuvo la experiencia como ayudante con otros técnicos que fueron, inclusive, compañeros suyos como jugador. Es el caso de Jorge Da Silva, Mauricio Larriera y Diego Alonso. Esas experiencias te dan cierta madurez que, a mi entender, te pueden nutrir para un buen futuro, como lo puede tener Darío”.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad