AUF

Chocaron contra el cartel de pare: la creación de Liga Profesional se ve demorada

Los clubes que votaron por la formación de la Liga Profesional ahora tendrán que recurrir al Ministerio de Cultura porque la AUF informó no se alcanzaron las mayorías para su aprobación.

AUF
AUF

Trancado. Así quedó el borrador del Estatuto de la Liga Profesional que fuera puesto a votación en la noche del lunes en el Aloft Hotel de Punta Carretas. Si bien algunos clubes entienden que recibió su aprobación por mayoría simple, la AUF hizo saber, a través de un comunicado, que no cuenta con la legitimación y aprobación para su reconocimiento. El resultado final, entonces, es que comenzará un proceso de discusión jurídico y seguramente demandará un tiempo importante terminar de ver en funcionamiento una Liga Profesional.

El diferendo jurídico sobre las mayorías que se precisan para aprobar el estatuto de la Liga confirma que el tema está paralizado. Y tan es así que a partir de ahora hay tres caminos posibles: seguir buscando consensos sobre algunos puntos que todavía son rechazados por la AUF (prolongación de reuniones e intercambios), realizar las apelaciones correspondientes ante el Ministerio de Educación y Cultura o crear una Liga paralela a la Asociación, lo que impediría seguir formando parte del mundo Conmebol y FIFA. Y, bajo este concepto, quedar afuera del registro de transferencias, lo que implica que todos los jugadores quedarán libres.

La discusión sobre cuáles son las mayorías necesarias para aprobar el Estatuto, además, deja al descubierto la gran división política que impera en el fútbol uruguayo.

1

Las cuatro tesis

las tesis. En este sentido, según supo Ovación, hay cuatro tesis. La primera, obviamente, es la que enarbolan los clubes que votaron a favor del estatuto, y es que se consigue por mayoría simple. Para ello sustentan su línea de opinión en el artículo 17.3 del Estatuto de la AUF, que establece que para darse la forma jurídica de una asociación civil, una sociedad anónima deportiva o cualquier otra que la normativa lo permita, los clubes pueden manifestar esa voluntad por mayoría simple de los votos del Consejo del Fútbol Profesional.

Ese aspecto no es avalado por la AUF. En principio porque eso ya se hizo en marzo pasado, así lo entendieron los clubes para crear una asociación civil, que difiere de lo que se busca ahora. Como no existe una norma jurídica, hay un vacío que debe ser interpretado por especialistas en la materia para poder establecer qué tipo de mayoría se necesita, la Asociación sostiene, defendida por los informes jurídicos, que incluso podría precisarse la aprobación por unanimidad para crear la Liga porque el estatuto es un contrato y todos deben consentirlo. Es sencillo, nadie puede obligar a otro a integrar la nueva sociedad civil. Igualmente, se remarca desde la AUF que si el propio Estatuto en su normativa prevé que para realizar una modificación se necesitan los tres quintos, obviamente que para poder crearlo se pida lo mismo y no sea suficiente la mayoría simple.

La tercera tesis que existe en la órbita de las mayorías es la que entiende Conmebol, que dijo por escrito a la AUF que la mayoría necesaria es de tres cuartos. En este sentido hay que recordar que fue Conmebol quien trabajó con la Comisión Normalizadora en la redacción del nuevo Estatuto de la AUF.

Por último, también hay una cuarta y, en este sentido es la que aparece por antecedente. Cuando se discutió entre todos los clubes cuáles eran las mayorías necesarias, en el reglamento del Consejo de Liga, por unanimidad se terminó resolviendo que era de dos tercios.

2

El resultado fue...

Si se trasladara el resultado de la votación que realizaron los clubes de Primera y Segunda división (28 en total) el pasado lunes, que fue 25,33 a favor, 15,499 en contra y 5,166 abstención (los votos tienen diferentes calificaciones), lo que se observa es que exclusivamente en una sola de las tesis manejadas se aprobó el Estatuto y en las otras tres fue rechazado. No hay que ignorar el hecho de que las abstenciones son votos en contra y también puede precisarse que dos tercios serían 30,66 y tres cuartos 34,5.

3

¿Qué paso pueden dar?

Para los clubes votantes del Estatuto no hay forma de que se impida la creación de la Liga. Según se indicó a Ovación la formación de esta asociación civil, bajo las leyes de Uruguay, deberá ser legitimada por la AUF. Lo único que podrían llegar a lograr es forjar trabajas jurídicas para su funcionamiento. Igualmente, se recurrirá a la Secretaría Nacional del Deporte y al Ministerio de Educación y Cultura. Y, en caso de ser necesario, a algún juzgado.

Para optar por este camino se considera que no hay nada establecido en contra de su creación, porque el artículo 17 habla de mayoría simple, el régimen general es mayoría simple y para que sean mayorías especiales tiene que estar debidamente establecido.

Se entiende que la potestad la tiene la SENADE y el Ministerio y que no es un tema interno de la AUF, por lo que no se concurrirá a ningún tribunal de la Asociación ni al TAS.

4

¿Cómo votaron los clubes?

La moción de votar el borrador del Estatuto confeccionado por los clubes y sin las observaciones de la AUF fue presentada por el delegado de Defensor Sporting, Álvaro Carrau.

Se votó también para la nominación de autoridades transitorias por 60 días como máximo para presentar los estatutos de la Liga en el Ministerio de Educación y Cultura. Las personas designadas fueron, además de Carrau, Gonzalo Moratorio (Peñarol), Jorge Vázquez (Liverpool), Fernando Marasco (Progreso) y Francisco García (Danubio).

Esa moción contó con los votos afirmativos de los clubes Peñarol, River Plate, Wanderers, Liverpool, Cerro, Rampla Juniors, Danubio, Defensor Sporting, Fénix, Progreso, Cerro Largo, Boston River, Juventud, Rocha, Villa Teresa y Uruguay Montevideo.

Los votos negativos fueron los de Montevideo City Torque, Rentistas, Cerrito, Deportivo Maldonado, Sud América, Central Español, Atenas y Albion.

Se abstuvieron Nacional, Racing y Villa Española.

los grandes

Votaron diferente

Nacional se abstuvo porque no hubo análisis
“No hubo discusión ninguna. Se presentó el proyecto y se votó. Fue a tabla cerrada y sin análisis. Dónde se vio que no se considere ni analice. No se cumplió con el procedimiento”, dijo Hernán Navascués a Ovación al explicar la abstensión de Nacional en la votación del Estatuto de la Liga Profesional.
Explicó que Nacional no acompañó con su voto porque “hubo pasos que no se cumplieron. Para aprobar los estatutos te dicen que tenés que suscribir la adaptación a los estatutos de la AUF y ese procedimiento no se cumplió y tampoco se previó la etapa de transición. No se actuó en conformidad a los estatutos de la AUF. No se cumplió con el procedimiento previsto”.
Añadió que ahora se entrará en una etapa de indeterminación muy grande por los obstáculos que vendrán. “No hubo discusión sobre el tema de fondo. Cualquier Estatuto tiene una consideración de carácter general y particular, que no hubo”.

Peñarol entiende que hubo aprobación de la liga
Gonzalo Moratorio entendió que el Estatuto de la Liga Profesional se votó porque hubo “una mayoría superior a la mitad más uno”. Defendió su postura al dar a conocer que ni siquiera “el asesor jurídico de la AUF (Guillermo Piedra Cueva) encontró un quorum exacto válido (sobre las mayorías)”.
Para Moratorio, como lo consideró Navascués, ahora vendrá un proceso de discusiones jurídicas. Igualmente, señaló que la intención que perseguirá Peñarol es la de tratar de dialogar para “tejer acuerdos entre los clubes”. El delegado aurinegro remarcó que se hará el gran esfuerzo para “buscar caminos de entendimiento”, en virtud de que se quiere lograr la consolidación de la Liga Profesional. “Peñarol que es pro-Liga va a trabajar para dar el broche a un proceso largo”. Defendió a la Liga al entender que ella va a dar “una mejor explotación económica, más acceso político a los clubes que son los verdaderos dueños del fútbol uruguayo”.

En definitiva, lo que queda claro es que aquella intención de algunas instituciones de poner rápidamente en funciones la Liga de Fútbol Profesional, especialmente con el objetivo de manejarse de forma independiente en aspectos económicos, no prosperará. Ahora se entra en el terreno de las discusiones jurídicas. O sea, vino el trancazo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados