Publicidad

Caos en la salida del CDS tras el clásico: denuncias de hinchas de Peñarol y el pedido urgente del club

Varios fanáticos hicieron fuertes descargos en redes sociales por la represión de la Policía; el presidente Ignacio Ruglio ya solicitó una reunión con el Ministerio del Interior.

Compartir esta noticia
La Guardia Republicana y los hinchas de Peñarol en la previa al clásico.
La Guardia Republicana y los hinchas de Peñarol en la previa al clásico.
FOTO: Estefanía Leal.

Redacción El País
Minutos después de terminado el partido clásico en el que Peñarol y Nacional empataron 0-0en el Estadio Campeón del Siglo, se podía ver que se estaban generando ciertos inconvenientes entre la Policía e hinchas aurinegros, los únicos que pudieron asistir al partido por la sexta fecha del Torneo Apertura. Gritos, sonidos de detonaciones de balas de gomas y caos generalizado atrás de la cabecera Cataldi y de la tribuna Damiani. Incluso, se podía ver a algunos fanáticos mirasoles, que todavía estaban adentro del escenario, mirando desde lo más alto de la cabecera hacia afuera, sobre el camino donde está la nueva Ciudad Deportiva del club.

Para hablar del comienzo de la historia hay que señalar que se generó un gran malestar por parte de los hinchas de Peñarol por la demora en la salida del CDS, cuando solo había hinchas del locatario. En algunas tribunas del estadio hubo una espera cercana a los 30 minutos para que la Policía dejara salir a los hinchas. Aunque el Ministerio del Interior no confirmó esta versión, aparentemente la demora se produjo por una demora inicial en la salida del bus de Nacional, que llevaba a los jugadores y dirigentes y que había recibido pedradas en su llegada al escenario. El tiempo de espera pareció exagerado al haber solo fanáticos mirasoles.

No está claro el inicio de los incidentes, y el motivo del por qué se da el comienzo de la represión de los Policías. Incluso Ovación se contactó con fuentes aurinegras y no tienen claro el motivo. En distintos videos se puede ver que hay algunos hinchas que lanzan piedras a los Policías y que los efectivos que estaban afuera del CDS empiezan a reprimir con fuerza, tirando balas de gomas a hinchas de Peñarol. Algunos de ellos incluso terminaron lesionados y fueron asistidos en las inmediaciones del estadio por ambulancias. Los hinchas denunciaron en redes sociales, con distintos videos, que la represión se dio sin medir que había familias, niños y personas con dificultades físicas, además de no entender el por qué del actuar de la Policía.

Qué dice Peñarol

Hay mucha molestia en las autoridades de Peñarol. De hecho, el presidente Ignacio Ruglio ordenó a última hora de este viernes recopilar todas las imágenes de las cámaras del Estadio Campeón del Siglo, así como también comenzó a juntar imágenes de videos difundidos por los propios hinchas que estaban cerca de donde acontecieron los hechos y en lo más alto de la cabecera.

Ruglio ya pidió una reunión urgente con el Ministerio del Interior, pero en la mañana de este sábado todavía no había existido una respuesta de las autoridades. Lo que pretende saber Peñarol es el motivo de la represión y por qué se dio la demora en la salida de los fanáticos una vez finalizado el clásico cuando solo había hinchas locatarios. Si bien se sabía que los hinchas iban a tener que esperar, y ya estaba estipulado por protocolo, la demora fue más de lo previsto y en una tarde de mucho calor.

Otro hecho que preocupa y que pasó en el clásico

Otro hecho que no pasó por alto en la tarde del clásico fue las tres veces que el partido se tuvo que parar por los proyectilesque lanzaron desde las tribunas los hinchas de Peñarol, desde botellas de plástico, a petacas de vidrio y encendedores. Solo por una cuestión de puntería no pegó en algunos de los protagonistas e incluso se tuvo que activar el nuevo protocolo para auxiliar a los jueces asistentes, ya que alguno de los objeto lanzados pasó cerca del asistente Nicolás Tarán. Claramente en la previa falló el cacheo respecto a las cosas que pueden entrar los hinchas y el partido estuvo cerca de suspenderse a tal punto que hasta desde los propios altoparlantes se pidió encarecidamente que no se tiraran más cosas a la cancha porque de lo contrario el clásico se iba a suspender.

La Guardia Republicana custodiando al línea Nicolás Tarán en el partido entre Peñarol y Nacional.
La Guardia Republicana custodiando al línea Nicolás Tarán en el partido entre Peñarol y Nacional.
Foto: Estefanía Leal.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad