Publicidad

Email: [email protected] Teléfono: 2908 0911 Correo: Zelmar Michelini 1287, CP.11100.

Ripoll

Compartir esta noticia

Roberto Alfonso Azcona | Montevideo
@|Entre renuncias y pasos atrás, la imposición de Ripoll como vice trae más problemas que soluciones y augura enojos, quejas y alejamientos que en nada benefician a las próximas elecciones.

Con la pobre votación en las internas, el voto a Delgado con una mayoría del 70% solo nos da garantías de que Ripoll será la vice, porque de no ser ella aprobada por la Convención, será el caos de un partido que, mirado ayer como favorito de ganar en octubre, quedará mañana fuera de una segunda vuelta.

Si solo 3 de cada 10 ciudadanos votaron en las internas, es dado a pensar que muchos votantes del Partido Nacional, prefirieron no votar ante un resultado previsible de que Delgado sería el candidato preferido.

Como analista político observo que Delgado postergó el anuncio de Ripoll hasta después del cierre de las internas, en el pensamiento de que la resistencia a su propuesta fuera en contra de la votación a su favor. Un razonamiento lógico que genera la gran pregunta...

¿Quienes no votaron la interna votarán a Ripoll como vice?

Si la primera barrera a superarse es la Convención, la segunda y más dura será en octubre.

Como liberal, puedo tener una visión independiente de la trama y el teatro político, que fue y es lo que me permitió reclamar la importancia de la Convención y su integración, como elemento clave del futuro gobierno. Hoy vemos y anunciamos que nos toca defender el futuro en el parlamento, donde la participación de los liberales será la única y sólida barrera contra extremistas del FA y políticos más afectos al gasto y vivir en su zona de confort, que a crear un Estado austero y que, dando libertad al libre mercado, no deje de actuar sobre las personas que necesitan asistencia y preparación para ser miembros útiles en la sociedad, nunca una carga de un Estado paternalista.

Ahora debemos sumar esfuerzos para ser conciencia del partido y del gobierno en el parlamento, custodios del espíritu democrático, de la libertad individual, de las tradiciones y costumbres que nos identifica como nación.

Ni corrupción, ni traición a los valores y principios pueden ser admitidos; tan solo desde las bancas Liberales se puede garantizar y elevar las voces de la conciencia, para ser el muro de contención a la brutalidad de la ignorancia, la mentira y el fanatismo que se esconde tras los extremistas y corruptos que se visten como ángeles caídos del cielo.

Seremos vigilantes de una Vicepresidente que, hoy siendo cuestionada, deberemos seguir atentamente su andar, en el cual queremos confiar, pero no dudaremos en actuar si el momento lo exige.

Llamo a ser parte de esa conciencia que nos dará seguridad y confianza, a los honrados, a los de sentido común, a los liberales, a todos los que son y serán defensores del futuro cierto de una nación que nos abraza en la contención de una vida digna, en una sociedad próspera y solidaria.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad