Publicidad

Email: [email protected] Teléfono: 2908 0911 Correo: Zelmar Michelini 1287, CP.11100.

Censura a testimonios científicos

Compartir esta noticia

Dr. Edison González Lapeyre | Montevideo
@|La Cátedra Unesco de Derechos Humanos de la Universidad de la República ha formulado una dura crítica a la censura a testimonios científicos de la INDDHH y de la ciudadanía efectuada por el Ministerio de Ambiente y OSE, sobre el proyecto Arazatí.

Esa declaración puso de relieve que “la ciencia y el conocimiento es un bien público social y pilar fundamental de la democracia, el Estado de Derecho, el desarrollo sostenible, el pluralismo de ideas, el progreso científico, académico y el mejoramiento de la persona humana y de la sociedad, siendo un requisito indispensable para una sociedad libre, abierta pluralista, justa e igualitaria” (CIHD 2021).

Violando estos principios básicos, el Ministerio de Ambiente y OSE han rechazado el admitir testimonios de expertos y de investigadores del sistema científico nacional y de otras organizaciones sociales, en un proceso judicial sobre el Proyecto Neptuno/Arazatí.

Es un principio constitucional fundamental, consagrado en el Art. 29 de la Constitución, el de la libertad de expresión y por supuesto ello incluye todo lo referente al ámbito científico; pero al margen de esa violación a esa norma de nuestra Carta Magna, esta actitud que restringe el derecho de admitir en un proceso judicial otras opiniones científicas, parece inexplicable.

Y es inexplicable porque no se alcanza a comprender: ¿en qué puede perjudicar el incorporar al examen de la conveniencia y viabilidad de ese emprendimiento, el que se incorporen a ese proceso judicial opiniones científicas generadas en el ámbito de la Universidad de la República, de organizaciones vinculadas con esta temática y de orden académico? ¿En qué se funda esa actitud? ¿Ya saben todo, no tienen más nada que conocer?

En lo personal, no debería sorprenderme. En el año 2020, fuimos con el Embajador Carlos Orlando a hablar con el Ministro de Ambiente de la época, el Señor Adrián Peña, sobre el riesgo de impacto ambiental de los emisores de aguas cloacales e industriales de Buenos Aires que van a arrojar a las aguas del Río de la Plata más de 5 millones de metros cúbicos de esos líquidos por día. Y planteamos la conveniencia de recabar un informe de consultoría independiente que verificase si las plantas de tratamiento de esos emprendimientos eran eficaces o no, habida cuenta que eminentes científicos afirmaban que, entre otros elementos químicos, no eliminaban el fósforo y el nitrógeno que son el caldo de cultivo de las cianobacterias. El Señor Ministro no hizo absolutamente nada.

Renunciado Peña, al asumir el nuevo Ministro de Ambiente, Contador Robert Bouvier, me invitó a su despacho para hablar del tema y tampoco ha hecho nada al respecto. Pero, por supuesto, ahora no se trata de una omisión o como se le llama vulgarmente, de un ninguneo, se trata de algo mucho más criticable pues, con la coautoría de OSE ha censurado valiosos estudios e informes científicos relativos a un proyecto de enorme envergadura financiera que deberemos pagar todos los uruguayos.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad