Ricardo Reilly Salaverri
Ricardo Reilly Salaverri

Elefante de arena

David Copperfield -mago famoso- hizo desaparecer la Estatua de la Libertad en Nueva York. Fue televisado para el mundo y cientos de testigos presentes en el lugar atendieron al truco.

En Latinoamérica abundan gobernantes que “desaparecen” la riqueza de los pueblos y -para su desgracia- a veces tapan elefantes, dicen “abracadabra” y al quitar el manto los paquidermos siguen a la vista.

En la región en el índice 2020 sobre honestidad pública de “Statista Research Department” el país que califica mejor es Uruguay con 71 puntos en 100, seguido por Chile (67 ps.). Lejos están Argentina, Brasil y México. Venezuela yace en el fondo del pozo (15 puntos). Los países con mejor nivel de vida aúnan libertad con honestidad administrativa. Son primeros en transparencia mundial Dinamarca, Nueva Zelanda, Finlandia y Suecia.

En Argentina el kirchnerismo exhibe un increíble espectáculo de corrupción. Bolsos con millones de dólares arrojados a un convento, carreteras con sobreprecios pagos, los hoteles de Cristina Kirchner a la vista del planeta sin explicación sobre su financiación, y otras realidades dan volumen al tema. La expresidenta con causas judiciales abiertas interrogada por el periodismo dice es una perseguida política, y que los astros han sido manipulados en su contra. Nunca explica el origen de la fortuna.

El Estado y sus dependencias están legalmente obligados para sus compras a llamar a varios oferentes, los que entre sí compiten en oferta y precio. Excepcionalmente se admiten las compras directas sin oposición de ofertas. Así se cuida el gasto sustentado por quienes pagan tributos y precios públicos.

La Administración Nacional de Telecomunicaciones (Antel), respecto de la construcción del Antel Arena, bajo la presidencia de la Ing. Carolina Cosse, violó todo el marco legal vigente. Violó la Constitución que prohíbe a los entes invertir en tareas ajenas a su especialidad (en este caso las telecomunicaciones, no los espectáculos). Se mintió sobre su precio final (dijeron sería de USD 40 millones y fueron casi 120). Hoy una consultora independiente (PwC) dice el complejo vale tan solo USD 35 millones.

No se estudió el retorno de la inversión y producirá pérdidas permanentes que pagarán los contribuyentes. Y, se compró a dedo contrariando al Tribunal de Cuentas.

Otra auditora independiente, seleccionada por concurso -Ecovis Uruguay, miembro de Ecovis International, presente en 80 países- que asesoró incluso a los anteriores gobiernos frentistas, confirmó las irregularidades. Al “elefante de Arena” de Antel no hay magia que le pueda esconder. Explica su construcción la convicción de quienes creían el Frente Amplio continuaría en el gobierno nacional y habría impunidad asegurada.

Interrogada Cosse por la prensa sobre las flagrantes irregularidades emula a Cristina Kirchner y no aclara nada. Dice es víctima de gente mala que manipula los astros. Por su parte el Directorio de la Junta de Transparencia y Ética Pública (Jutep) de tres miembros, por unanimidad hizo suyo un dictamen coincidente con el informe de auditoría citado. El director Jorge Castro, propuesto por el Partido Comunista, acompañó honestamente esta decisión. Los comunistas y el Frente Amplio le han obligado a renunciar. Querían dijera no hubo desfalco para evitarles perjuicios “políticos” ante la ciudadanía.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados