Publicidad

A qué le temen

Los presidentes de Argentina y Uruguay se reúnen en Río de Janeiro por el Mercosur y, deliberadamente, rehuyen a reunirse para acordar una solución al absurdo conflicto que mantienen. ¿A qué le temen? ¿Al diálogo?

Lo insólito de la postura de ambos mandatarios es que desde siempre utilizaron la estrategia del diálogo como el principal argumento político para hallar soluciones a cualquier problema difícil que se presentara.

Con ello obtenían cierto rédito político, proyectando la imagen de personas equilibradas, defensoras de los consensos, dispuestas a conversar, a confrontar argumentos, para dar prioridad a los de mayor peso. Todo eso tan positivo y necesario por lo visto es un espejismo más, de los tantos a los que nos estamos acostumbrando con el gobierno de Vázquez.

Publicidad

Publicidad