Publicidad

inflación

Los precios moderan su suba, ¿qué puede pasar de ahora en más con la sequía?

El registro de enero fue mejor al esperado por analistas y esperan que la inflación continúe a la baja.

Compartir esta noticia
Góndola de supermercado
Góndola de supermercado.
Foto: Archivo El País

Por Pía Mesa
La suba de los precios se moderó en los 12 meses cerrados a enero y el guarismo del mes fue inferior al que estimaban los analistas. El Índice de Precios del Consumo (IPC) se incrementó 1,55% en enero, mientras que el mercado esperaba un alza de 1,7%. Con este registro, la inflación se ubicó en 8,05% en los últimos 12 meses, según los datos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Esto significó que el indicador sigue por fuera de la meta establecida por las autoridades, de entre el 3% y el 6%. No obstante, se desaceleró respecto al 8,29% de los 12 meses a diciembre.

Es el cuarto mes seguido en que la inflación se desacelera tras el pico de 9,95% en los 12 meses cerrados a septiembre.

Los principales componentes que incidieron al alza en enero fueron los precios volátiles (las frutas y verduras tuvieron una suba mayor al 9% en el mes debido al efecto de la sequía), los cigarrillos, así como también las subas en las tarifas de energía eléctrica. No obstante, esas presiones al alza fueron parcialmente compensadas por las bajas de las tarifas de los combustibles.

En ese sentido, a nivel de inflación subyacente -aquella que excluye del análisis a los precios volátiles-, fue de 0,8% en enero, un registro “sensiblemente más bajo de lo esperado”, dijo a El País la economista y socia de Exante, Florencia Carriquiry, quien había estimado que fuera de 1,2%.

De acuerdo con la economista, en enero se observó una inflación de bienes y servicios no transables (es decir, aquellos que solo se comercian localmente), “sensiblemente menor” a lo que estimaban desde Exante, “al tiempo que la caída del tipo de cambio se reflejó en una nueva baja de los precios transables (aquellos que se exportan o importan) no alimenticios”.

Por su parte, el economista del Centro de Estudios para el Desarrollo (CED), Ignacio Umpiérrez, dijo a El País que si bien “el registro de enero fue mejor al esperado”, comenzó a verse el efecto de la sequía en el alza de los precios de las frutas y verduras. En este sentido, manifestó que “probablemente ese efecto dure algunos meses más”. Asimismo, dijo que dado que “el aumento de las tarifas públicas ha sido menor que en otros años”, eso contribuyó a moderar la inflación de enero.

Perspectivas

Desde la consultora PwC, el economista Ramón Pampín explicó a El País que es esperable que se dé “un proceso de desinflación en el que se rebalancean los factores”. Por un lado, una “menor presión desde los precios transables (con un dólar en 2023 más parecido al dólar de 2022 y también un contexto externo de desinflación) y algo más de presión de los no transables”.

En la misma línea, el economista de CPA Ferrere, Giuliano Cantisani, dijo que “es esperable que el proceso de desinflación continúe”, dado que se estima que los aumentos de los alimentos y combustibles que se dieron en 2022, “no se repetirían este año”. En este sentido, Cantisani indicó que estiman que la inflación cierre el 2023 en el entorno del 7%.

No obstante, el economista de CPA Ferrere advirtió sobre el potencial efecto negativo que significa la situación de sequía actual.

“El dato de enero dejó el precio de las frutas y verduras entre 3% y 4% por encima del promedio histórico en términos reales. Si bien este desvío no es muy relevante desde una perspectiva comparada, de sostenerse la situación de déficit hídrico podría implicar un mayor encarecimiento”, alertó.

Por su parte, el economista del CED manifestó que esperan que la desinflación de los bienes y servicios transables reviertan en parte el shock que tuvieron el año pasado y “le ponga un techo de 8% a la inflación en el año”. Mientras que estiman que “la rigidez de la inflación no transable le ponga un piso de 7%”.

Sin embargo, Umpiérrez dijo que “probablemente a mitad de año, la inflación puede ubicarse transitoriamente cercana al techo de la meta” de 3%-6%, lo que permitiría “consolidar la recuperación salarial y minimizaría parcialmente la magnitud de los correctivos (salariales) ya firmados”.

En Exante estiman en cambio que “la inflación interanual podría ceder de forma rápida en estos próximos dos meses hacia niveles menores al 7%”. En tanto, para el cierre del año sus pronósticos apuntan a una inflación de 6,5%. No obstante, según Carriquiry, con la baja del tipo de cambio que comenzó a verse a inicios de este año, “la caída de la inflación puede ser incluso más intensa de lo que ya veníamos previendo”. Esto siempre y cuando no haya un “nuevo repunte de los precios internacionales y/o que veamos ajustes mayores de salarios en la ronda que comienza sobre mediados de año”, aclaró.

cifras

1,55% fue la variación que registró el Índice de Precios del Consumidor (IPC) en el mes de enero. Los analistas preveían que la variación mensual fuera 1,7%.

8,05% fue la inflación interanual registrada en enero Esto implicó que la inflación se moderó luego del 8,3% registrado en el mes de diciembre.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad