Publicidad

El cibercrimen “más allá” de la dark web en 2023

Telegram se convirtió en la app de preferencia para comercializar información de carácter privado. La información que se vende en la Darkweb supone tan solo el 1% de todo el contenido de internet.

Compartir esta noticia
La "irregistrabilidad" de Telegram genera atracción para cibercriminales
La "irregistrabilidad" de Telegram genera atracción para cibercriminales.
Foto: Canva

Cada vez es más común que los cibercriminales o las organizaciones delictivas obtengan mayores ganancias a través de la comercialización de servicios o productos que descubren a través de la dark web.

¿Qué es la dark web? El contenido de redes específicas al que solo se puede acceder con programas puntuales (como TOR, Freenet, I2P o ZeroNet, por ejemplo), es decir, todas las páginas web que los motores de búsqueda convencionales no pueden identificar. En esa línea, es importante saber diferenciar este concepto con la “Clearnet” (la internet tal y como la conocemos, donde encontramos páginas a través de Google y otros buscadores a los que se puede acceder fácilmente).

Ahora, ¿por qué los ciberdelincuentes utilizan este método para obtener ganancias? ¿Qué tipo de contenido se comercializa allí? ¿Utilizan algún medio conocido para comercializar lo que encuentran en la dark web?

La dark web supone el combo perfecto para quien busca anonimato. Este beneficio es aprovechado por empresas y gobiernos, ya que allí se puede guardar información de carácter privado. En ese marco, para llegar a este tipo de información de acceso restringido es necesario saber navegar dentro de la misma, por lo que esa información puede ser fácilmente descubierta por ciberdelincuentes.

David González, investigador de Seguridad Informática de ESET LA, aseguró que todo lo que se encuentra allí representa solamente el 1% de toda la información que hay en internet, por lo que los ciberdelincuentes aprovechan sus habilidades para robarla y comercializarla luego, ya sea allí mismo o hasta en canales convencionales.

En esa línea, este tipo de delincuentes aprovechan el anonimato que supone la dark web para que la policía o los gobiernos no puedan capturarlos, sumado a que a través de este medio cuentan con un “mayor alcance” de clientela, lo que se traduce en más ingresos y más beneficios para ellos, según explicó González en un Foro de Seguridad Informática organizado por ESET Latam en Punta del Este.

Luego de obtener la información que buscan, los cibercriminales o las organizaciones comienzan a venderla. ¿Dónde? En los foros de la dark web. Sin embargo, desde ESET Latam han identificado una red social en específico que se ha convertido en una aliada para los cibercriminales, ya que han logrado expandir su negocio a través de ese medio: Telegram.

¿Qué es lo que tiene Telegram que lo hace tan atractivo para los ciberdelincuentes? La privacidad y seguridad que le ofrece a cualquier usuario. Esta característica les viene como anillo al dedo, ya que ellos buscan que su información “esté protegida”, por lo que los ciberdelincuentes encontraron una “vuelta de tuerca” para usar esta aplicación con “fines maliciosos”.

González manifestó a El País que una característica que ofrece Telegram en relación a la privacidad y seguridad tiene que ver con el uso de los “chats secretos”, es decir, que la información que se comparte entre el usuario y el receptor solo puede ser leída por las dos partes, por lo que un hipotético tercero no contará con ningún tipo de medio por el cual pueda “interceptar esa comunicación”.

Otra función que le es atractiva a los ciberdelincuentes vía Telegram es la función de poder eliminar los chats. El poder realizar esta acción les brinda aún más “irregistrabilidad”, ya que pueden seleccionar toda la conversación que tuvieron con el comprador y literalmente no queda registro de la misma.

Otra forma de hacer crecer su negocio más allá de la dark web mediante el uso de esta plataforma de mensajería es gracias a que la misma puede generar canales de difusión, en donde pueden subir videos o material que los acerque y genere otro tipo de interacción con los demás usuarios.

A través de la información que lanzan en esos canales es como se terminan creando grupos, en donde los usuarios se unen al “canal” del ciberdelincuente.

El idioma es otra pieza clave dentro de la lista de puntos a favor que ofrece Telegram a sus usuarios y, en consecuencia, a los cibercriminales.

En ese marco, cuentan con un “traductor nativo” dentro de la misma aplicación, por lo que ya no existiría una brecha comunicativa entre dos usuarios que hablen diferentes idiomas.

Esto le permite al ciberdelincuente tener una mayor actividad y hasta incluso “cooperación” entre grupos criminales.

“Un grupo ruso podría estar operando en conjunto con un grupo brasileño, por ejemplo, a través de esta herramienta”, agregó González.

Teniendo en cuenta todos estos puntos, ¿por qué el escenario del cibercrimen está mutando y ya no se usa solo el foro de la dark web para la comercialización de información privada? Porque anteriormente lo que tenía que hacer el usuario era ingresar a un videotutorial para ver y entender cómo se entra a la dark web, hacer posteriormente las configuraciones pertinentes para que no logren rastrearlo, etc.

En esa línea, la practicidad que supone Telegram hace que le gane la pulseada a los propios foros de la dark web en algunas ocasiones.

“Hoy en día los usuarios quieren ahorrarse el tiempo de estar revisando videos o hasta blogs donde te indican cómo configurar tu navegador para entrar a la dark web. Lo que quieren es ser prácticos y obtener de manera inmediata la información”, explicó González a El País.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

premium

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad