Publicidad

El Banco Central decidió otro recorte de su tasa de referencia de 10% a 9,5%: las razones

Tras la reunión de su Comité de Política Monetaria, el directorio del Banco Central (BCU) decidió un nuevo recorte de su tasa de interés de referencia.

Compartir esta noticia
Banco Central edificio
Fachada del edificio sede del Banco Central del Uruguay
Francisco Flores/Archivo El Pais

Redacción El País
El directorio del Banco Central (BCU) resolvió ayer –tras la reunión de su Comité de Política Monetaria (Copom)- una nueva baja en su Tasa de Política Monetaria (TPM) de 10% a 9,5% y anunció que estaría cerca de finalizar el ciclo de reducciones.

El BCU dice que con esa TPM de 9,5% se mantiene “la fase contractiva de la política monetaria”. Esto es cuando mediante la tasa de interés se busca contener el aumento de precios. 

En un comunicado emitido esta tarde por el BCU, el Copom evaluó que “la inflación (en 12 meses) a setiembre fue de 3,87%, el menor nivel de los últimos 17 años y más de 600 puntos básicos por debajo del registro de un año atrás (9,95%). La inflación subyacente (que excluye aquellos precios más volátiles) se redujo nuevamente para ubicarse en 3,3%, cerca del piso del rango meta”. La meta es que la inflación se ubique entre 3% y 6%.

A esa caída de la inflación, se suma que “el promedio de los indicadores de expectativas de inflación disponibles a setiembre para 24 meses, se sitúa por debajo del trimestre anterior (6,87% frente a 7,09%)”, indicó el Central.

“Dicho promedio es el resultado de una reducción en todos los indicadores, con excepción de empresarios (que mantienen sus expectativas de 8% de inflación a 24 meses). Así, las expectativas de analistas, recopiladas por el BCU, se reducen de 6,67% a 6,2%. Por otra parte, las expectativas implícitas en el diferencial de tasas entre las curvas de Letras de Regulación Monetaria (LRM) en pesos nominales y Unidades Indexadas (UI) pasan de 7,56% a 6,19%”, agregó.

El Copom “valora positivamente la gradual convergencia de las expectativas hacia el rango objetivo, así como el funcionamiento general de todos los canales de transmisión de la política monetaria”, explicó el comunicado.

El Central afirmó que sus proyecciones indican que “la inflación se mantendría dentro del rango meta (entre 3% y 6%) durante todo el horizonte de política monetaria (es decir los siguientes 24 meses), al influjo de una política monetaria que se mantiene en fase contractiva”.

También se analizó la una caída del Producto Interno Bruto (PIB) en el segundo trimestre en términos desestacionalizados, de 1,4% y en términos interanuales de 2,5%. “Las proyecciones de corto plazo sugieren que la economía se recuperaría en la segunda mitad del año, impulsada por la reversión de los efectos de la sequía y la puesta en funcionamiento de la segunda planta de celulosa de UPM. En esta línea, se esperan variaciones desestacionalizadas de 1,5% y de 0,5% para el tercer y el cuarto trimestre del año respectivamente”, estimó.

La conclusión del BCU es que “en la actual coyuntura, mientras terminan de alinearse las expectativas y se continúa fortaleciendo la credibilidad al permanecer dentro del rango meta de la inflación (ya van cuatro meses seguidos), la TPM se encontraría en un nivel cercano a finalizar el ciclo de baja”.

El BCU considera que la tasa neutral es de 2% real. Con un promedio de expectativas de 6,87%, la tasa neutral de 2% real equivale a una TPM de 9% (para ser exacto 8,87%).

Si las expectativas siguen bajando, la TPM neutra podría ser de 8,75% u 8,5%. Pero, como el BCU quiere mantener la “fase contractiva” en los siguientes 24 meses, para que ello ocurra deberá bajar la tasa solamente una vez más a 9,25% o 9%.

Si las expectativas no ceden como espera el BCU, para mantener la fase contractiva de la política monetaria la TPM deberá permanecer en 9,5% y esta podría haber sido la última reducción de esta fase.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Banco Central

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad