Publicidad

Finanzas de Bolsillo

BNPL: ¿cómo funciona este crédito que no requiere tarjeta?

BNPL es una nueva tendencia global de financiamiento para el consumo minorista que integra a segmentos no bancarizados.

Compartir esta noticia
Compra online

En una sociedad en la que cada vez hay más opciones de pago para realizar compras, las electrónicas y digitales ganan espacio desplazando al tradicional efectivo. El propio nombre de “Buy Now, Pay Later” (BNPL, “Compre Ahora, Pague Después”) da una idea de qué trata este método de crédito, que a nivel global es una tendencia y que en Uruguay es más incipiente. El BNPL cuenta con características que lo diferencian de aquellos métodos que ya utilizamos en la actualidad.

En este Finanzas de Bolsillo veremos de qué trata esta nueva tendencia en el comercio minorista, que integra a quienes también no están dentro del sistema bancario y que en Uruguay impulsan empresas fintechs (aquellas que combinan finanzas y tecnología).

El País consultó a diferentes firmas que prestan este servicio para consumidores y empresas y participaron Paigo, TuCuota.Online, Agrotoken y Prezzta.

Pero entonces, ¿qué es el BNPL? Esta es una nueva forma de financiamiento que permite a cualquier usuario, que tenga o no tarjeta de crédito, comprar un producto o servicio en una tienda online o física y pagarlo en cuotas fijas, en la mayoría de los casos, sin interés. Si bien en el caso de una compra física, depende del comercio en cómo se presenta la opción, al hacer una compra online suele verse como opción dentro de los métodos de pago.

Según explicó Maximiliano Isa Pavía, socio de TuCuota.Online, en este método de financiamiento el que asume el costo de financiar es el comercio que hace la venta, pagando un arancel a la financiera que provee el servicio. Sin embargo, este comercio no se hace cargo del riesgo de morosidad.

Una de las características de este método, es que integra a aquellos consumidores que no están dentro del sistema financiero, es decir que no tienen una tarjeta de crédito o cuenta bancaria.

Si bien no es el único proveedor de este método, el growth manager de Paigo, Agustín Bordaberry, explicó que el cliente que no quiere o no puede usar una tarjeta de crédito (ya sea por falta de acceso, desconfianza de costos o porque la utiliza para otras necesidades) es quien utiliza principalmente este servicio.

Diferencias con crédito

Ambas opciones permiten a los consumidores financiar el pago de sus compras, sin embargo hay varias diferencias entre el BNPL y la tarjeta de crédito.

Una de las diferencias principales, según lo describió Mateo Infantozzi, cofundador de Prezzta, es que no se necesita tener un plástico o límite de crédito pre-aprobado para realizar la compra. Siempre dependiendo de la financiera, este nuevo método presenta una flexibilidad que lo diferencia.

En este sentido, el crédito a otorgar tiene un fin específico, la compra de bien o servicio puntual, a diferencia del crédito pre-aprobado.

Asimismo, Infantozzi señaló que otra diferencia es que permite hacer un desembolso inicial y después tener pequeñas cuotas para saldar la deuda. De todas formas, esto también depende de la institución financiera que ofrece el financiamiento.

Por otro lado, los consultados agregaron que es menor la cantidad de información que se requiere para acceder a este método respecto a la requerida para obtener una tarjeta de crédito.

En tanto, las tarjetas de crédito suelen tener cargos adicionales por el uso y el mantenimiento, mientras que el BNPL no tiene estos costos.Además, este último no tiene un agregado de interés, mientras que determinados pagos de las tarjetas sí los tienen.

Por otra parte, la tarjeta de crédito suele contar con beneficios o sistema de puntos por compra, mientras que el BNPL no cuenta con ello.

Estas diferencias en los métodos de financiamiento no implican necesariamente una competencia entre ellos, ya que, como explicaron los consultados, con el BNPL no se consume el disponible de la tarjeta de crédito, permitiendo optar qué tipo de compras se realizan con uno u otro.

Montos y plazos

Este servicio se caracteriza, en Uruguay, por financiar montos pequeños o medianos, no mayores a $ 50.000, a plazos no mayores a 12 meses. En otros países como Argentina o Estados Unidos, la tendencia es a usarlo para plazos entre cuatro o seis meses.

Estas condiciones pueden variar a medida que se utiliza el servicio, ya que la financiera pasa a tener un mejor conocimiento del usuario.

Por otra parte, las penalidades por morosidad también existen en este método de financiamiento, en donde el consumidor, si no paga en término, deberá pagar cargos extra y podría ser reportado al clearing, viendo su score (puntuación financiera) afectado.

Los consumidores que quieran utilizar el BNPL como método de financiamiento también serán analizados por la financiera, ya que de acuerdo a su perfil crediticio pueden determinar el monto a prestar.

¿Cuándo conviene más?

Si bien cada consumidor conoce su situación financiera, hay métodos que pueden ser más convenientes dependiendo la compra que se vaya a realizar.

Según los consultados, este servicio es conveniente para ser usado con compras chicas, casuales, ya que de esta forma se evita utilizar el crédito disponible de la tarjeta de crédito, pudiendo utilizar este último para compras más grandes o como contingente para una emergencia.

Asimismo, el uso de BNPL genera otro punto de información para el score crediticio del consumidor, permitiendo el acceso a mejores condiciones de este método en un futuro.

Para comercios

Este nuevo método también presenta posibilidades a los comercios y financieras, según los consultados. Si bien los comercios pagan una arancel a la financiera que otorga el crédito al brindar este servicio, tasa por momentos mayor que al tomar pagos con tarjetas de crédito, les habilita un nuevo segmento de consumidores al que antes tal vez no podían ofrecer sus productos.

Por otro lado, el BNPL también presenta un beneficio para las empresas financieras que lo otorgan, ya que es una vertical más que les permite llegar a un nuevo segmento de clientes tomadores de crédito al que les resulta más difícil y caro llegar mediante el crédito tradicional.

¿Cómo cuidar de no endeudarse más de lo que uno puede pagar?

Buenos hábitos para la salud financiera

Si en los últimos dos meses no tuvimos un momento para organizar nuestras finanzas, no sabemos exactamente cuánto gastamos en alimentación el mes pasado o no podemos identificar los tres consumos más significativos en nuestro presupuesto, es una señal de que nuestros ingresos, ahorros y consumos no están siendo gestionados apropiadamente, según la economista y formadora financiera de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Alessandra Crosignani.

En este sentido, señala que los gastos fijos pueden ser bajos, pero las compras impulsivas por internet o al salir de casa pueden volverse irresistibles. Más aún cuando existen medios de pago “casi invisibles” que facilitan montos en pequeñas cuotas, simulando una ampliación de sueldo que realmente no se tiene.

Si no contamos con los recursos económicos para consumir algo, dividir los pagos no ayudará, porque de todos modos se continúa sin tener los medios para hacerlo.

Por esto, explicó que es necesario gestionar el presupuesto familiar, buscar nuevas fuentes de ingresos, minimizar los gastos que estén al alcance, conocer hábitos, preferencias y patrones de consumo para fortalecer la relación con el dinero y desarrollar consciencia financiera.

Empieza a haber BNPL para empresas

Esta nueva forma de financiamiento para el consumo pensado para personas también está empezando a ver su llegada a diferentes industrias, focalizadas en el negocio y no en el consumo. Por ejemplo, el head of Product Design de Agrotoken, Martín Mateo, explicó que ya hay servicios, como el de su empresa, que ofrecen a productores, comercios y acopios de la industria del agro a transformar sus activos físicos en activos digitales mediante la tecnología blockchain, abriendo otro tipo de BNPL.

La principal diferencia entre un BNPL estándar y uno que utiliza tokens colateralizados en commodities, es la forma en que se garantiza el préstamo. En este servicio estándar, la empresa que presta el dinero generalmente realiza un análisis de riesgo crediticio para determinar si el prestatario es capaz de pagar el préstamo. En tanto, en un BNPL que utiliza tokens colateralizados en commodities, el prestatario utiliza un token que representa un activo tangible, como el oro, la plata, maíz o soja, como garantía para el préstamo, explicó.

Asimismo, en el caso del BNPL estándar, si el que toma el préstamo no puede pagarlo, la empresa prestamista puede tomar medidas legales para recuperar el dinero adeudado, mientras que en esta otra vertical, la empresa prestamista puede tomar el token colateralizado en commodities como forma de pago.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad