MODELO DE NEGOCIOS

Empresas de TV cable: “No aguantamos más”, alertan

Presidente de la Cámara Uruguaya de Televisión para Abonados advierte que la viabilidad de las firmas del sector “está seriamente amenazada”.

Desafío. Está en mantener y captar clientes y mercados.
Hombre usando un control remoto. Foto: Archivo El País

Creada hace 25 años, la Cámara Uruguay de Televisión para Abonados (CUTA) está integrada por 83 empresas del interior del país, “en su mayoría pequeñas con la generación de 2.000 empleos, estables y de buena remuneración”, pero “la viabilidad de las empresas de TV cable está seriamente amenazada porque todo está orientado al crecimiento de Internet y nos estamos quedando sin producto; las empresas no aguantamos más”, advirtió su presidente Washington Mello a El País.

El modelo exclusivo de TV para abonados está “obsoleto” y “agotado”, añadió.

"Hoy estamos en la meseta de nuestras posibilidades aunque, si se mantiene este modelo de negocios, vamos a desaparecer", afirmó Mello y remarcó que hubo un esfuerzo de varios emprendedores que "se lanzaron con esfuerzo y valentía a recorrer el desarrollo de un sector que presentaba múltiples desafíos" hace más de 25 años.

Precisamente, el presidente de la CUTA destacó que las empresas llevan más de 25 años de inversión en incorporación de tecnología, innovación y creatividad.

"Se fue construyendo año a año este negocio, que pasó del mundo analógico a la era digital con una atractiva propuesta de contenido en valor", sostuvo.

Según Mello los cables del interior "lograron terminar con la brecha cultural que existía” entre Montevideo y el resto del país, abriendo una ventana al mundo para tener acceso a la información, el deporte y múltiples actividades de interés general.

"Todas las localidades del interior hoy cuentan con servicio de TV para abonados, inclusive con un nivel de difusión mayor al de Montevideo, de acuerdo con los últimos datos de la Unidad Reguladora de Servicios de Comunicación (Ursec)", agregó.

Con el avance de las nuevas tecnologías, el sector a nivel global fue migrando hacia la convergencia de servicios sobre el tendido de la misma red de cable. Así se sumó la prestación de servicios de telefonía, acceso a Internet, entre otros.

"En Uruguay quedamos rezagados en ese proceso. En la anterior política de telecomunicaciones se decide que es conveniente priorizar a la empresa estatal, como prestador fuerte en servicios de telecomunicaciones con el despliegue de la red de fibra óptica en casi todo el territorio nacional", indicó Mello.

Un freno.

Más allá de los aspectos tecnológicos, también hay diferencias de enfoques en aspectos clave que hacen a las normas vigentes.

"El artículo 56 de la ley de Medios vigente establece una incompatibilidad de que quien presta servicio de Internet no puede cumplir servicios de TV para abonados y viceversa. Si bien esto fue un freno para el desarrollo de nuestro sector, también se presentó como una protección para las empresas nacionales. Hubo acuerdos con Antel para la optimización de recursos", explicó el presidente de la CUTA.

Sin embargo, la tecnología y la innovación siguieron su evolución en el tiempo con la creación de nuevas plataformas de contenidos on demand.

"Los contenidos comienzan a circular directamente por Internet, sin llegar a la TV por cable, de modo que la protección prevista fue vulnerada; quedó por el camino", agregó Mello.

Control remoto
Persona usando un control remoto. Foto: Archivo El País.

Desde el enfoque jurídico, la problemática reviste aún mayor gravedad, dado que la Suprema Corte de Justicia estableció la inconstitucionalidad de la prohibición del artículo 56 de la actual Ley de Medios, entre otras disposiciones.

Por su parte, los proveedores de contenidos ya anunciaron que comenzarán a limitar contenido a la TV para abonados para llegar al cliente final desde Internet, de modo que "nos encontramos con un modelo que está agotado en Uruguay y el mundo", alertó Mello.

Esperanza renovada.

Con la llegada de un nuevo gobierno se presenta un proyecto de ley de Medios a consideración del Parlamento, donde “queda plasmado el compromiso electoral del presidente Luis Lacalle Pou, con la derogación del impedimento legal a la comercialización de servicios de telecomunicaciones a la TV para abonados”, según Mello.

Es propósito de las empresas de televisión para abonados "profundizar los acuerdos con Antel, con el objetivo de poder brindar servicios de telecomunicaciones", añadió.

Sin embargo, todo indica que las expectativas de la CUTA han quedado nuevamente relegadas. "Lamentablemente, hace más de un año y medio se sigue estudiando la nueva ley de Medios. Y cuando ya estaba para votarse en el Parlamento, aparecieron nuevos artículos y quedó todo trancado pese a la urgencia que afronta nuestro sector", criticó el presidente de la CUTA.

Llamado a la reflexión al sistema político

Poniendo fin a la prohibición de prestar servicios de telecomunicaciones a las empresas de TV para abonados, Mello aseguró que llegarán nuevas inversiones estimadas en más de US$ 15 millones inicialmente, con la creación de nuevos empleos y mayores beneficios para los usuarios, inclusive desde la cercanía.

Ante las graves urgencias del sector, que cobra cuerpo con la caída del número de usuarios, aumento de costos y la pérdida de contenidos, la actitud a nivel político actualmente no sólo genera “desconcierto”, sino “disconformidad” y “molestias” por las “demoras” en la búsqueda de definiciones que permiten retomar la dinámica de la actividad, cuestionó el presidente de la CUTA.

“Las empresas afiliadas a la CUTA no reclaman subsidios ni exoneraciones y tampoco privilegios, sino que quieren poner fin a una prohibición ilegal para ingresar al mundo de Internet y de las telecomunicaciones con el objetivo de seguir apostando por el país con más inversiones, empleos y opciones para la gente”, aseguró Mello.

“Hacemos un llamado a la reflexión de todo el sistema político, ya que las empresas de TV para abonados siempre tuvieron sus puertas abiertas para todos los partidos y sectores políticos; acá estamos planteando derogar un artículo que es inconstitucional, que también altera y no respeta la libertad de comercio y la libertad de elección de la gente”, concluyó el presidente de la CUTA.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados