Publicidad

INN CONTENT PARA ENSIGREEN

Agua potable: nuevas tecnologías alemanas e innovadoras para Uruguay

Dos empresas —ZEE y ENSIgreen— invertirán más de 60 millones de euros.

Compartir esta noticia
bc56b119-e38d-4de6-a640-9950e196122d.jpg
La planta generadora de energía a partir de biomasa puede producir hasta 3000 kilovatios
Foto: Gentileza.

El agua y su calidad, quién puede dudarlo, es cada vez más importante. No solo para la salud y la supervivencia de las personas. También para la economía de un país. La reciente sequía en Uruguay y Argentina provocó importantes pérdidas en la producción agrícola de los respectivos países y también tuvo un impacto negativo en el abastecimiento de agua potable de nuestra población. Este fenómeno no se limita a esta parte del mundo, como bien sabe el consorcio alemán formado por tres empresas: ZEE, ENSIgreeny WME.

Dos de sus representantes, Dirk Siebert y Mario Rajic, se instalaron en Uruguay no solo para comenzar de nuevo sus vidas aquí. También para aportar el know-how acumulado a lo largo de varios años de trabajo en distintos continentes. “Elegimos Uruguay por su seguridad política, la infraestructura existente, la seguridad que brinda ante las inversiones extranjeras y —sobre todo— el uso ejemplar de energías renovables en todo el mundo, en consonancia con nuestra filosofía”, dice Rajic de ENSIgreen y agrega: “Con Wolfgang Flach (propietario de ZEE), Dr. Ulrich Plantikow y Werner Haase (propietarios de WME), tenemos a nuestro lado socios fuertes y, en su campo, exitosos. El grupo de inversores en torno a Wolfgang Flach proporciona los medios financieros para ello”.

c99663f1-f7b2-401a-8d38-29b90c4a319c.jpg
Ulrich Plantikow, en una máquina de potabilización y purificación de agua, es parte del conglomerado que ahora se instala en el país.
Foto: Gentileza.

La primera inversión incluye la instalación de una planta para la producción de carbón activado de alta calidad. Eso se hace en una central eléctrica de biomasa. Por otra parte, también se oferta una máquina que elimina el carbón activado ya usado (que es contaminante)de una forma respetuosa con el medio ambiente. Esto porque el grupo empresarial se especializó en la fabricación de productos sostenibles, ya que la protección del medio ambiente es prioritaria en todos sus procesos.

En concreto, el grupo pretende introducir en el mercado nacional varias tecnologías de vanguardia. Una de ellas es la planta de tratamiento, purificación y desalinización de agua de WME, que puede producir agua para consumo humano, y también uso industrial y agrícola. Estas funcionan por evaporación y ya están en uso en África y Europa, entre otros lugares. Por su parte, Siebert señala que se trata de una tecnología de punta en el tratamiento del agua, con un proceso sin los productos químicos habituales y que tampoco arroja residuos ácidos o en forma de sales metálicas.

28297dbd-1749-4e49-89df-86d4008d373c.jpg
Esquema de algunas de las tecnologías del conglomerado alemán.
Foto: Gentileza.

En este sentido, la planta cumple los objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. Esta tecnología fue certificada por la Comisión Europea como Solución Energéticamente Autosuficiente con “Sello de excelencia”. El representante de ENSIgreen Rajic indica que la planta de tratamiento, depuración y desalinización de agua puede trasladarse de un lugar a otro en muy poco tiempo, según las necesidades: “Las máquinas son extremadamente compactas, ya que están basadas en contenedores”. Una de estas unidades puede producir hasta 460.000 litros diarios de agua de máxima pureza.

Por otro lado, la planta en la que las tres empresas desean invertir puede arrojar 2.000 toneladas de carbón activado de alta calidad por año, y destruir el carbón activado acabado de forma respetuosa con el medio ambiente. Para lograrlo, la planta necesita hasta 50.000 toneladas de heces humanas o animales. El subproducto de este proceso es abono de alta calidad, así como también agua industrial para agricultura.

El carbón activado es necesario en numerosos procesos, como filtros de aire, filtros de agua y acondicionadores de aire, entre otros. “Nuestro carbón activo se vende en forma de pellets, polvo o pellets prensados a todos los países del Mercosur al precio del mercado mundial”.

La máquina utiliza la tecnología ecológica de ZEE, que se basa en la conversión de biomasa (acá puede verse un video sobre eso). Las centrales de biomasa pueden producir desde 300 kilovatios hasta 3 megavatios por hora y quienes estén interesados, pueden asesorarse sobre una solución individual para el suministro de energía (se puede consultar, también, la cuenta de Twitter de una de las empresas). La central de biomasa puede funcionar en base a insumos como maíz, paja, colza y caña de azúcar, por ejemplo. Una posible futura inversión destruye el carbón activado acabado de forma respetuosa con el medio ambiente.

2ea2deb2-fb39-41aa-b258-32c9fb277ea7.jpg
La generación de energía a través de biomasa es otra de las propuestas tecnológicas del grupo empresarial germano para el mercado.
Foto: Gentileza.

Se están llevando a cabo conversaciones con varios departamentos sobre posibles ubicaciones para la inversión, y Rajic añade que cuenta “con el apoyo de nuestros socios uruguayos, Pablo Leonardi y Diego Braggio, en las distintas acciones desarrolladas”. Se calcula que se crearán hasta 50 puestos de trabajo y los ingenieros alemanes capacitarán a los trabajadores calificados cuando la inversión se implemente en Uruguay. “También están previstos proyectos sociales, porque nuestras familias han recibido una bienvenida tan cálida que nos gustaría devolver algo a este maravilloso país”.

ae9847db-1c07-4bad-935a-838fb937d98a.jfif
Mario Rajic, Stefan Hofmeister y Dirk Siebert quieren invertir en Uruguay en tecnologías para mejorar la calidad del agua y, también, la generación de energía a partir de biomasa, con enfoques sustentables.
Foto: Juan Manuel Ramos.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

NoAdsINNContent

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad