ESTADOS UNIDOS

Twitter echó a Donald Trump mientras demócratas avanzan con el juicio político

El presidente saliente es acusado de haber socavado las instituciones democráticas por alentar el asalto del miércoles al Capitolio.

Trabajadores retiran las vallas de seguridad en las inmediaciones del Capitolio. Foto: Reuters
Trabajadores retiran las vallas de seguridad en las inmediaciones del Capitolio. Foto: Reuters
Trabajadores retiran las vallas de seguridad en las inmediaciones del Capitolio. Foto: Reuters

Aunque al hombre le quedan menos de dos semanas en la Casa Blanca, los demócratas quieren que se vaya ahora, aunque hay pocas chances de que esto suceda. Twitter les ganó de mano, y ayer viernes anunció la suspensión permanente de la cuenta de Donald Trump.

El presidente saliente es acusado de haber socavado las instituciones democráticas por alentar el asalto del miércoles al Capitolio. La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, advirtió que el Congreso actuará si Trump no renuncia, tras informar que discutió con un alto jefe militar formas de asegurarse de que el mandatario no use códigos nucleares del arsenal de la nación.

Los demócratas en la Cámara de Representantes, que ya sometieron en 2019 a Trump a un juicio político del que fue absuelto en el Senado de mayoría republicana, se disponen presentar el lunes una segunda acusación del presidente.

Fuentes demócratas señalaron que los artículos del juicio político fueron elaborados por los representantes demócratas David Cicilline, Ted Lieu y Jamie Raskin.

Una copia que circula en el Congreso acusa a Trump de “incitar a la violencia contra el Gobierno de Estados Unidos” en un intento por revertir su derrota ante el presidente electo Joe Biden.

La acusación también cita la llamada telefónica de una hora de Trump al secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, en la que le pidió que “encontrara” suficientes votos para revertir la elección de ese estado, que ganó Biden.

“El presidente Trump puso en grave peligro la seguridad de Estados Unidos y sus instituciones de gobierno. Amenazó la integridad del sistema democrático, interfirió con la transición pacífica del poder y puso en peligro una rama coordinada del gobierno”, afirma el texto de la acusación.

Seguidores de Donald Trump se enfrentan a la policía en las afueras del Capitolio. Foto: AFP
Seguidores de Donald Trump se enfrentan a la policía en las afueras del Capitolio. Foto: AFP

El jefe de la minoría republicana en la Cámara baja, Kevin McCarthy, rechazó la posibilidad de un juicio político, advirtiendo que aumentaría la polarización. “Someter a un proceso de destitución al presidente cuando restan 12 días para el fin de su mandato solo dividirá más a nuestro país”, afirmó, aunque consideró lo ocurrido en el Capitolio como “inaceptable” y “antidemocrático”.

La acusación contra Trump, de prosperar, podría no avanzar en el Senado, que aún no cuenta con la mayoría demócrata que tendrá al asumir la vicepresidenta Kamala Harris y los dos flamantes senadores elegidos el martes en Georgia.

El senador Ben Sasse, un republicano que dijo que “definitivamente considerará” un juicio político, recomendó que Trump como mínimo dé un paso al costado y deje que el vicepresidente Mike Pence tome las riendas. “Creo que cuanto menos haga el presidente durante los próximos 12 días, mejor”, dijo a la radio NPR.

Trump con la cabeza baja, junto al vicepresidente Mike Pence. Foto: Reuters
Trump con la cabeza baja, junto al vicepresidente Mike Pence. Foto: Reuters

La poderosa central sindical AFL-CIO se sumó a un creciente coro de organizaciones empresariales y políticas que pedían la destitución inmediata de Trump.

El vicepresidente Pence ha sido llamado a invocar la 25ª Enmienda de la Constitución, que permite destituir a un presidente que se considere no apto para el cargo, pero se opone a apelar a este mecanismo porque teme un aumento de las tensiones.

Para Jeh Johnson, exsecretario de Seguridad Interior, cualquiera que tenga un poco de influencia sobre Trump debería enviarle un mensaje sencillo: “Súbase al Air Force One, vaya a Mar-a-Lago y quédese allí”.

Por lo pronto, Trump anunció que no estará el 20 de enero en la asunción de Biden.

El presidente electo por ahora se mantiene apartado del debate sobre un eventual juicio político a Trump.

Biden dijo ayer vienres que es “decisión del Congreso” iniciar un proceso de juicio político a Trump, pero subrayó que la forma más rápida de sacarlo del cargo es con la asunción del nuevo gobierno el 20 de enero. “La forma más rápida de que esto suceda es que prestemos juramento”, Biden.

“Lo que de hecho suceda antes o después, es una decisión que debe tomar el Congreso. Pero eso es lo que estoy esperando: que deje el cargo”, indicó el presidente electo.

Fuera de las redes.

Además de perder las elecciones y la mayoría que tenía el Partido Republicano en el Senado, Trump también se quedó en este final de su mandato sin redes sociales.

Durante los cuatro años de su presidencia, Trump usó permanentemente la red Twitter para anunciar medidas de gobierno, despedir funcionarios, imponer sanciones a otros países o criticar a aliados y adversarios políticos.

Ayer viernes, Twitter finalmente suspendió “de manera permanente” la cuenta de Trump, evocando los riesgos de “una mayor incitación a la violencia” de parte del mandatario saliente.

Joven usando un celular. Foto: Shutterstock
Foto: Shutterstock

“Después de una cuidadosa consideración de los tuits recientes de @realDonaldTrump y el contexto actual, incluida la forma en que se interpretan (...), hemos suspendido la cuenta por tiempo indefinido debido al riesgo de una mayor incitación a la violencia” del presidente saliente, dijo la compañía en un comunicado.

La red social había recientemente borrado varios tuits de Trump, que no ha dejado de cuestionar la legitimidad de su derrota electoral en noviembre, y ya había suspendido su cuenta por 12 horas antes de reactivarla el jueves.

Otras redes sociales como Facebook, Snapchat o Twitch ya habían tomado esa medida, pero en el caso de Twitter es significativo porque ha sido la preferida de Trump y donde tenía 88 millones de seguidores.

“Nuestras reglas de interés público existen para permitir que la gente escuche directamente lo que los funcionarios electos y los líderes políticos tienen que decir”, detalló la empresa con sede en California.

“Sin embargo, hemos dejado claro durante años que estas cuentas no están completamente por encima de nuestras reglas y que no pueden usar Twitter para incitar a la violencia, entre otras cosas”.

Las redes sociales han sido muy criticadas por no haber supervisado mejor los abusos del presidente y el uso de sus servicios por parte de grupos extremistas.

El 52% quiere que se vaya ya

El 57% de los estadounidenses quiere que Donald Trump sea destituido de inmediato, según una encuesta de Reuters/Ipsos. La mayoría de los que opinan así son demócratas. La encuesta, realizada el jueves y viernes, también mostró que siete de cada 10 de los que votaron por Trump en noviembre rechazan el asalto al Capitolio. Casi el 70% dijo que desaprueban las acciones de Trump en el período previo a los hechos del miércoles.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados