COVID-19

Trump prevé pico de muertos en EE.UU. al final de Semana Santa

Extendió la recomendación de “distancia social” hasta el 30 de abril.“En la Pascua se debería llegar al número máximo”, dijo Trump sobre la fiesta cristiana que se celebra el 12 de abril.

Donald Trump. Foto: Reuters.
Donald Trump. Foto: Reuters.

El presidente Donald Trump estimó ayer domingo que el máximo nivel en la tasa de mortalidad en Estados Unidos por la pandemia del nuevo coronavirus se alcanzará probablemente en dos semanas. También anunció que extendió las recomendaciones del gobierno para guardar distancia social hasta el 30 de abril.

“En la Pascua se debería llegar al número máximo”, dijo Trump sobre la fiesta cristiana que se celebra el 12 de abril.

“Los modelos estiman que el pico en la tasa de mortalidad probablemente se alcanzará en dos semanas”, señaló durante la sesión informativa diaria que brinda en la Casa Blanca.

“Por lo tanto, ampliaremos nuestras pautas hasta el 30 de abril para frenar la propagación” del virus, que ha infectado a casi 140.000 personas en Estados Unidos, con más de 2.400 fallecimientos.

“A partir de ese momento, el total de casos debería comenzar a bajar, y es de esperar que sea muy sustancial”, agregó.

“Nada sería peor que cantar victoria antes de que se produzca la victoria”, dijo. “Es muy importante que todos sigan estrictamente las pautas”.

Trump también dijo que espera que el país “esté en camino hacia la recuperación” para el 1 de junio y adelantó que mañana martes hará un anuncio “importante” sobre los planes y la estrategia del gobierno en el combate al COVID-19.

Mortalidad

El anuncio de Trump se conoció horas después que Anthony Fauci, experto en enfermedades infecciosas y asesor del presidente Trump, lanzó ayer domingo la cautelosa predicción de que el nuevo coronavirus podría cobrar la vida de hasta 200.000 personas en Estados Unidos.

“En función de lo que vemos hoy, diría que entre 100.000 y 200.000”, dijo Fauci en CNN sobre el posible número de decesos. También habló de “millones de posibles contagios”.

Pero cauto, el director del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas e integrante del equipo asesor de la Casa Blanca ante el coronavirus recordó, no obstante, que los modelos se basan siempre en diferentes hipótesis.

“Dan el peor y el mejor escenario. Y generalmente la realidad se ubica en algún punto intermedio”, explicó.

“Entre las enfermedades con las que he trabajado, nunca he visto un modelo donde se dé el peor de los casos. Siempre están sobreestimadas”, agregó.

NY sin cuarentena

El presidente anunció el sábado que no aplicará la cuarentena en los estados de Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut. “Una cuarentena no será necesaria”, dijo Trump en Twitter.

Un cerco de ese tipo habría sido la medida más dura que hubiera tomado el gobierno de Estados Unidos para frenar la propagación de la enfermedad.

“A algunas personas les gustaría que Nueva York sea puesta en cuarentena porque es un punto caliente”, dijo Trump el sábado en la Casa Blanca.

El estado de Nueva York es, con mucho, el más afectado por el coronavirus en el país.

Pelosi al ataque

En tanto, la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, cuestionó la estrategia de Trump. “Deberíamos tomar todas las precauciones. En cuanto al presidente, su rechazo del principio fue mortífero”, dijo Pelosi a CNN, en referencia las declaraciones de Trump de hace una semanas cuando quitaba importancia a la crisis del coronavirus, y aseguraba que acabaría con la llegada de la primavera en el hemisferio norte.

Ante el aumento de los casos en el país, que lidera el número de contagios a nivel mundial, Pelosi criticó el grado de conocimiento del mandatario respecto a la crisis. “No sé lo que los científicos le dijeron, pero ¿cuándo supo el presidente de esto? ¿Qué sabía y cuándo lo supo? Esto es para revisarlo después de que tome acción -agregó-. Pero conforme el presidente está jugando, la gente se muere. Y tenemos que tomar todas las precauciones”.

Un éxito de audiencia diaria

Donald Trump hizo alarde ayer domingo de la gran audiencia televisiva de sus sesiones informativas diarias sobre la pandemia de coronavirus. “Por los altos ‘raitings’ de mis conferencias informativas... los medios (...) se están volviendo LOCOS”, tuiteó el presidente.

“El presidente Trump es un éxito de audiencia”, escribió citando la primera oración de un artículo publicado en The New York Times.

Pero omitió el resto de la oración, que indicaba que algunos periodistas y expertos de salud pública advertían sobre el peligro de que los dichos del mandatario llegaran a un público tan amplio. El diario estadounidense señaló que Trump “ha entregado repetidamente informaciones que médicos y funcionarios de salud pública han calificado como engañosas o directamente incorrectas”.

Sin embargo, Trump ignoró esos comentarios y se concentró en los números que decían que la audiencia de sus sesiones informativas era similar a la del programa de partidos de la liga NFL Monday Night Football o del final del exitoso The Bachelor.

El presidente también arremetió contra los medios, que según dijo, querrían que fracasara, pero “¡eso NUNCA ocurrirá!”.

Las encuestas están mostrando una “tremenda desaprobación” de la cobertura mediática sobre el virus, agregó Trump.

DEMÓCRATAS

Campañas virtuales para Biden y Sanders

De mitines multitudinarios a la soledad de sus casas: la pandemia del coronavirus ha trastocado las campañas de Joe Biden y Bernie Sanders, forzando a los candidatos a la investidura demócrata a reinventarse en una inédita carrera por la Casa Blanca.

Frente a sus bibliotecas flanqueadas por la bandera estadounidense, en habitaciones de sus casas, el gran favorito Joe Biden, de 77 años, y su rival Bernie Sanders, de 78, respondieron la semana pasada preguntas sobre la COVID-19 en encuentros virtuales.

Los dos candidatos exploran todas las opciones ofrecidas por internet para intentar mantener su imagen entre los electores.

Pero “en este momento, Biden y Sanders no tienen ninguna forma para hacerse realmente escuchar”, apunta Larry Sabato, politólogo de la universidad de Virginia. “La pandemia es la única historia que cuenta, junto con el deterioro de la economía”, dijo a AFP.

El 10 de marzo Sanders y Biden anularon sus mitines electorales previstos para esa noche en Ohio, aconsejados por las autoridades locales para evitar la propagación del coronavirus.

Desde entonces, los candidatos no se presentan ante multitudes, y varias primarias han sido postergadas, mientras el país registra la cifra más alta de infectados en el mundo.

Sanders, que desde antes ya tenía mayor presencia en internet, ocupó más rápidamente el espacio en línea, gracias también a su entorno activo en redes sociales, como la joven congresista Alexandria Ocasio-Cortez.

Mientras que Biden, quien luego de una serie de victorias aplastantes se instalaba firmemente como el favorito, desapareció algunos días de la primera línea de la campaña. Surgió en redes la etiqueta #DóndeestáJoe y con ella los rumores más disparatados corrieron en Twitter, algunos apuntando a que el exvicepresidente de Barack Obama estaba enfermo. Su directora de comunicación Kate Bedingfield salió al paso en Twitter. “No tiene coronavirus, pero ahora tiene una cámara, “¡abróchense los cinturones!”, dijo. (AFP)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados