La nota de la cumbre

Trump se pone del lado de Putin y critica servicios de inteligencia

En la cumbre de Helsinki, coincidieron que Rusia no intervino en las elecciones de EE.UU.

Trump dijo creerle a Putin sobre que Rusia no intervino en las elecciones en EE.UU. Foto: Reuters
VEA EL VIDEO. Foto: Reuters

Donald Trump se distanció aún más de los servicios de inteligencia de Estados Unidos, al negarse a condenar, frente a Vladimir Putin, la injerencia de Rusia en las elecciones de 2016 que lo llevaron a la Casa Blanca. Ambos mandatarios salieron de su cumbre en Helsinki ayer lunes expresando su deseo de cooperar en los desafíos globales, después de conversaciones sobre una serie de temas que incluyeron desde Siria, Ucrania y China hasta la imposición de aranceles y el tamaño de sus arsenales nucleares.

Pero el tema más espinoso de la cumbre fue la investigación abierta en Estados Unidos sobre la injerencia de Rusia en las elecciones de 2016 y los nexos de los servicios de inteligencia rusos con el comando de campaña de Trump.

De pie junto a Putin en la conferencia de prensa conjunta que cerró la cumbre en Helsinki, Trump dijo que habían "pasado bastante tiempo" hablando sobre la supuesta injerencia electoral de Rusia. Sin embargo, evitó entrar en detalles o condenar explícitamente cualquier interferencia de Rusia, luego que 12 agentes rusos fueron acusados la semana pasada por este caso en Estados Unidos.

Cuando se le preguntó si confiaba en las agencias de inteligencia estadounidenses que concluyeron que Rusia interfirió en las elecciones, dijo que el jefe de la CIA le había dicho que era Rusia, pero que no tenía ninguna razón para creerlo. "El presidente Putin fue extremadamente firme y convincente en su negativa hoy", dijo Trump.

Antes de que comenzara la cumbre, Trump había culpado a su propio país del deterioro de las relaciones en Twitter. "Nuestra relación con Rusia NUNCA ha sido peor gracias a muchos años de insensatez y estupidez de EEUU y ahora, ¡la Caza de Brujas Amañada!".

Donald Trump y Vladimir Putin
Encuentro histórico entre ambos presidentes. Foto: AFP

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia le dio "me gusta" al tuit y respondió: "Estamos de acuerdo".

Además, Trump reiteró un vez más que la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre la trama rusa había sido un "desastre".

Al preguntársele si Rusia era el culpable de las tensas relaciones, Trump dijo: "Considero responsable a ambos países. Creo que Estados Unidos ha sido tonto. Todos hemos sido tontos", dijo, antes de cambiar de asunto a su triunfo electoral. "Le gané a Hillary Clinton con facilidad (...) Ganamos esa competencia y es una lástima que haya incluso una pequeña sombra sobre ella", dijo.

Mientras, Putin sostuvo: "El Estado ruso nunca ha interferido y no planea interferir en los asuntos internos de Estados Unidos".

Cuando se le preguntó si Putin era un adversario, dijo: "En realidad lo llamaría un competidor y un buen competidor. Creo que la palabra competidor es un cumplido".

Tanto Trump como Putin se empeñaron ayer en resaltar los puntos positivos.

Putin, felicitado por Trump y otros tantos líderes mundiales por la exitosa organización del Mundial Rusia-2018, dijo: "Ha llegado el momento de hablar de manera sustantiva sobre nuestras relaciones y áreas problemáticas del mundo".

Trump y Putin se dan la mano luego de la conferencia en Helsinki. Foto: EFE
Trump y Putin se dan la mano luego de la conferencia en Helsinki. Foto: EFE

Trump agregó: "Francamente, no nos hemos llevado bien durante los últimos años. Y realmente creo que el mundo quiere que nos llevemos bien. Somos las dos grandes potencias nucleares".

El encuentro solo con sus respectivos traductores duró más de dos horas en un salón del palacio presidencial de la capital finlandesa, que tiene una larga tradición como sede de cumbres Este-Oeste.

"Me complace enormemente que nos encontremos", "ha llegado el momento de hablar sobre nuestras relaciones de fondo", dijo Putin. Y Trump también aclaró con su tono habitual: "Llevarse bien con Rusia es algo bueno, no es algo malo".

En Washington disgustó a muchos la decisión de Trump de sentarse a solas con Putin, preocupados por lo que podría negociar después de haberse codeado con los líderes de China y Corea del Norte.

De hecho, algunos políticos en Estados Unidos querían la suspensión de la cumbre, después que el viernes fueran acusados formalmente por el fiscal Mueller 12 agentes rusos por la supuesta piratería a el Partido Demócrata de Hillary Clinton.

Pese a la "buena onda" que buscaron mostrar Trump y Putin frente a las cámaras, la cumbre tuvo sus momentos tensos.

Ambos compitieron por llegar últimos a la reunión y minimizaron el contacto físico.

Media hora antes del inicio de la cumbre, muchos periodistas se hacían la misma pregunta: ¿dónde está Putin? La idea de Trump era llegar a las 13.00 a la sede de la cumbre, el Palacio Presidencial, pero no abandonó su hotel hasta que Putin llegó al lugar de la cita, en un aparente intento de marcar músculo ante el mandatario ruso y provocar que fuera él quien tuviera que esperarle.

Ese tira y afloja molestó claramente a ambos presidentes y se reflejó en sus caras cuando por fin se encontraron, 50 minutos más tarde de lo previsto.

Va pelota, un momento incómodo

Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: Reuters

Los gestos muchas veces expresaron más que las palabras. Un periodista preguntó a Trump y Putin por la afirmación que hizo este domingo en Twit-ter el secretario de Estado, Mike Pompeo, de que la "pelota está en el campo de Rusia" en lo relativo a los esfuerzos para mejorar las relaciones bilaterales. "Hablando de fútbol, señor presidente, le daré este balón, y ahora la pelota está en su campo", le dijo Putin a Trump. El presidente ruso trató de suavizar el gesto al recordar que Estados Unidos será el anfitrión, junto a México y Canadá, del Mundial de fútbol en 2026, pero Trump pareció algo desconcertado. "Es muy amable de su parte. Se lo regalaré a mi hijo Barron, está claro. Melania, aquí tienes", afirmó al lanzarle la pelota a su esposa, que se encontraba en la primera fila.

Reacciones en Estados Unidos
"Débil" y "al borde de la traición"
Senador republicano John McCain

Donald Trump se tornó ayer el centro de una avalancha de críticas en Estados Unidos por su desempeño en la cumbre con Vladimir Putin. "Peligroso y débil", "vergonzoso", "al borde de la traición", fueron algunos de los comentarios que generó. El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, apuntó que Trump "debería apreciar que Rusia no es nuestro aliado". Por su parte, el líder del partido Demócrata en el Senado, Chuck Schumer, dijo que Trump exhibió un comportamiento "peligro y débil".

Los legisladores no escondían su irritación por el gesto de Trump de aceptar la palabra de Putin negando cualquier injerencia de Rusia en las elecciones de 2016, como afirman los servicios estadounidenses de inteligencia.

Para el senador republicano John McCain (foto), la conferencia de prensa en Helsinki "es uno de los desempeños más vergonzosos de un presidente estadounidense que podamos recordar". "Ningún presidente se ha humillado de forma más abyecta ante un tirano" que Trump, afirmó McCain. Otro senador republicano, Jeff Flake, apuntó de su lado que el desempeño de Trump fue "vergonzoso". "Nunca pensé que viviría para ver a un presidente estadounidense subir al escenario con un presidente ruso, y culpar a Estados Unidos por una agresión de Rusia. Es vergonzoso", afirmó en Twitter. El legislador demócrata Jimmy Gomez fue aún más lejos. "Aliarse con Putin contra los servicios estadounidense de inteligencia es asqueroso; pero no defender a Estados Unidos está al borde de la traición", apuntó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º