Estados Unidos

Trump cree versión saudita: periodista murió en una pelea

El presidente choca con los legisladores e inteligencia de EE.UU.

Donald Trump. Foto: Reuters
Donald Trump. Foto: Reuters

El presidente Donald Trump discrepa con el servicio de inteligencia de Estados Unidos, porque parece aceptar la explicación que dio el reino de Arabia Saudita de que el periodista Jamal Khashoggi fue muerto por accidente durante una pelea a golpes de puño en el Consulado saudita en Estambul (Turquía), mientras las agencias de espionaje estadounidenses están cada vez más convencidas que fue asesinado como consecuencia de órdenes de alto nivel de la corte real saudita.

Trump, que ha cultivado a Mohamed bin Salmán -el príncipe heredero de 32 años, que ejerce el poder-, hace de Arabia Saudita el pilar de la estrategia en Medio Oriente y por tanto, se ha mostrado renuente a apuntar el dedo acusador hacia el príncipe, pese a pruebas que lo vinculan a funcionarios sauditas que entraron a la sede del consulado, el mismo día en el que Khashoggi desapareció allí.

Al ser preguntado durante una visita a una base de la Fuerza Aérea en Arizona si considera creíble la explicadión saudita, Trump respondió de manera afirmativa.

El presidente sostuvo que igual tiene preguntas para el príncipe Mohamed y calificó la muerte de Khashoggi de inaceptable. Asimismo, señaló la posibilidad de aplicar sanciones a Arabia Saudita, aunque manifestó que espera que el Congreso no intente bloquear US$ 110.000 millones de ventas de armas al reino, que expone como prueba de los frutos que da la alianza con ese país.

La respuesta de Trump abre el camino para un choque con el Congreso, donde tanto legisladores republicanos como demócratas rechazaron la explicación saudita por carecer de credibilidad. El diputado por California, Adam B. Schiff, el principal demócrata en la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, manifestó: “El reino y todos los involucrados en este asesinato brutal deben ser sometidos a responsabilidad, y si la administración de Trump no lidera en este tema, el Congreso debe hacerlo”.

El senador republicano por Carolina del Sur, Lindsey Graham, un aliado de Trump, declaró en un posteo en Twitter que “decir que soy escéptico sobre la nueva narrativa saudita sobre Khashoggi, es un eufemismo”. Agregó que “resulta difícil considerar que la última explicación es creíble”.

Las crecientes pruebas de que Khashoggi, periodista saudita con residencia en Estados Unidos y columnista de The Washington Post, fue asesinado por orden de la familia real ponen a Trump en una situación cada vez más insostenible. El presidente elogió la declaración emitida por el gobierno saudita, que confirmó la muerte de Khashoggi, como “un buen primer paso”.

El presidente considera que Arabia Saudita es un aliado clave, pero también un socio complicado. El apoyo saudita es crucial para su esfuerzo de aislar a Irán. Pero, ha visto cómo el príncipe Mohamed se involucró en una desastrosa guerra en Yemen, rompió relaciones con su vecino Catar, encarceló a varias mujeres disidentes con el gobierno y detuvo a cientos de magnates sauditas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)