La naturaleza desata su fuerza y destruye

Tormenta potente deja destrucción y muerte en EE.UU.

Nueve personas mueren, un millón quedan sin energía eléctrica y rutas caminos y miles de casas son dañadas por desastrosas inundaciones.

Grandes zonas de la costa este de Estados Unidos sufren las consecuencias de Florence, que causa seis muertos y daña rutas y miles de casas. Foto: AFP
La costa este de Estados Unidos sufre las consecuencias de Florence. Foto: AFP

Florence, un huracán que desarrolló vientos superiores a los 160 kilómetros por hora y después bajó al nivel de tormenta potente con vientos de 90 kilómetros por hora, golpeó con dureza gran parte de la costa este de Estados Unidos, dejó un camino de devastación que causó nueve muertos, dejó a un millón de personas sin energía eléctrica y dañó miles de viviendas, rutas y calles, al desatar desastrosas inundaciones.

Después que embistió la costa en la zona de Wilmington, Carolina del Sur como huracán de categoría uno, tras aminorar su fuerza, se encaminó hacia el norte, generando inundaciones y poniendo a millones de personas en riesgo, como consecuencia de las inudnaciones, tornados y eventuales deslizamientos de tierra.

Entre las nueve personas que perdieron la vida están una madre y su hijo, que tuvieron un trágico final cuando un árbol cayó sobre su vivienda en Wilmington y una mujer de 61 años identificada como Amber Dawn Lee, quien conducía su vehículo en Union County, Carolina del Sur, terminó haciendo impacto contra un árbol en la carretera.

Autoridades locales y federales realizan numerosos operativos de emergencia, con la participación de los equipos profesionales de rescate y la ayuda de miles de voluntarios para prestar asistencia y socorrer a las personas que se encuentran en peor situación.

Del millón de personas que carecen de energía eléctrica, 840.000 residen en Carolina del Norte, donde más del 20% del estado quedó a oscuras, debido a que los vientos derribaron líneas de transmisión y de alta tensión. Los habitantes saben que todavía les espera hoy otra jornada de riesgo y dificultades, como consecuencia de las inundaciones. "Esperamos lluvias muy fuertes", comento Jeff Bryard, uno de los jerarcas de FEMA, la agencia federal administradora de las situaciones de emergencia.

Bryard manifestó que la Guardia Costera destinó 43 helicóperos para concretar numerosos rescates, en tanto el Cuerpo de Ingenieros del Ejército estaba dedicado a verificar si el fenómeno había provocado daños en represas, así como prestar asistencia en los operativos de rescate.

La decisión del presidente Donald Trump de declarar las zonas afectadas por Florence como de desastre de alto grado, permite destinar varios millones de dólares de asistencia a las personas afectadas por las lluvias torrenciales y las inundaciones.

Emily Jones, vocera del Condado Roberson, en Carolina del Norte, dijo que decenas de voluntarios ayudaron a llenar 5.000 bolsas con arena en un esfuerzo por contener al avance de las aguas, porque en algunas zonas el nivel de las mismas superó los cinco metros, dejando sumergidas a innumerables viviendas.

El Servicio Nacional de Meteorología además ha advertido de posibles riadas "mortales" en Carolina del Norte y del Sur, Virginia y Virginia Occidental en los próximos días.

El Centro Nacional de Huracanes prevé que Florence tendrá hoy domingo un movimiento lento hacia el oeste-suroeste, mientras que el centro del sistema se seguirá moviendo a través del extremo este de Carolina del Sur.

Asimismo, los expertos estiman que en esa trayectoria, mañana lunes se dirija hacia el norte a través del Valle de Ohio.

Todavía se encuentra en vigencia un alerta de marejada ciclónica para Myrtle Beach hasta Ocracoke Inlet (Carolina del Norte) y Pamlico Sound, incluyendo los ríos Neuse y Pamlico Rivers.

La combinación de la peligrosa marejada ciclónica y la marea causará que áreas que son normalmente secas cerca de la costa se inunden por un aumento en el nivel del agua moviéndose tierra adentro desde la costa.

De igual forma hay un aviso de tormenta tropical para South Santee River (Carolina del Sur) hasta Cape Lookout (Carolina del Norte) y Pamlico Sound.

Las autoridades federales advirtieron que hoy y mañana el mayor peligro son las inundaciones en zonas alejadas de la costa, como consecuencia del desborde de ríos y arroyos.

Una vez que la tormenta pase, comenzará la tarea de evaluación de los daños y la intensa labor de reconstrucción de las viviendas afectadas, así como de los caminos y rutas que han sido dañadas y requieren urgente repavimentación.

Los habitantes de las zonas más cercanas a la costa están acostumbrados a la adversidad y ya enfocan esa labor.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º