Publicidad

Talibanes prohibieron la entrada a mujeres turistas sin velo obligatorio a parque nacional de Afganistán

“No contentos con privar a las niñas y mujeres de la educación, el empleo y la libre circulación, también quieren quitarles los parques y el deporte, e incluso la naturaleza”, denunció directora de HRW.

Compartir esta noticia
Las mujeres afganas en el parque Band-e-Amir de Afganistán
Las mujeres afganas en el parque Band-e-Amir de Afganistán.
AFP fotos

EFE, AFP
El régimen talibán en Afganistán prohibió a las mujeres entrar en un parque nacional, al considerar que muchas no usaban el velo obligatorio o hiyab y que el turismo no es un derecho, una medida que provocó ayer lunes las críticas de organizaciones internacionales.

“No contentos con privar a las niñas y mujeres de la educación, el empleo y la libre circulación, los talibanes también quieren quitarles los parques y el deporte y ahora incluso la naturaleza”, denunció en un comunicado la directora asociada de Derechos de la Mujer de HRW, Heather Barr.

“Paso a paso, los muros se cierran para las mujeres, cada casa se convierte en una cárcel”, denunció Barr, calificando esta decisión de “cruel” y “totalmente deliberada”.

Los talibanes prohibieron el pasado sábado el acceso de las mujeres al parque nacional de Band-e-Amir, ubicado en la céntrica provincia de Bamyan.

El ministro afgano de la Propagación de la Virtud y Prevención del Vicio, Mohammad Khalid Hanafi, justificó el sábado la decisión en una visita a la provincia de Bamiyán porque el uso del hiyab (un velo que cubre cuerpo y cabeza) no había sido respetado en los últimos dos años.

“Tenemos que tomar medidas graves desde hoy” para evitar esta falta de respeto por el hiyab, dijo. “Las mujeres y nuestras hermanas no podrán ir más a Band-e-Amir mientras no hayamos establecido directivas (...). El turismo existe, pueden hacer turismo, pero el turismo no es obligatorio”, dijo.

El Relator Especial de la ONU sobre derechos humanos en Afganistán, Richard Bennett, trasladó ayer su malestar con la medida en la red social X, preguntándose por qué esta restricción “es necesaria para cumplir con la Sharia y la cultura afgana”.

“¿Alguien puede explicar por qué es necesaria esta restricción impuesta a las mujeres que van a Band-e-Amir para cumplir la ‘sharia’ y la cultura afgana?”, se pregunta Bennett.

El parque Band-e-Amir está compuesto por media docena de lagos creados naturalmente con formaciones y estructuras geológicas especiales, y fue el primer parque nacional en ser establecido en Afganistán, en 2009.

A unos kilómetros del parque se encuentra el valle de Bamiyán, incluido en el patrimonio mundial de la Unesco en 2003 y famoso por unas estatuas gigantes de budas que los talibanes destruyeron en 2001.

Corazón vacío

Tras el anuncio de la medida, varias mujeres afganas mostraron su indignación en las redes sociales con imágenes de su visita a este parque, en el centro del país.

“Band-e-Amir habla de paz y belleza. Espero que los talibanes encontrarán un día estos conceptos en su corazón vacío”, escribió una de ellas en X, antes Twitter.

Desde la toma de Kabul hace dos años, los talibanes han coartado severamente los derechos de las mujeres y las han apartado casi por completo de la vida pública, impidiéndoles que accedan a la educación secundaria y universitaria, o que trabajen en la mayoría de los espacios públicos salvo algunas excepciones.

Además, la autoridades han dictado restricciones que les obligan a salir a la calles con el rostro cubierto, la segregación por sexos o ir acompañadas en viajes largos de un miembro familiar masculino.

La realidad que viven las afganas a día de hoy se asemeja cada vez más a la época del primer régimen talibán entre 1996 y 2001, cuando en base a una rígida interpretación del islam y su estricto código de conducta social conocido como pastunwali recluyeron a las mujeres en el hogar.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

talibanesafganistan

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad