GUERRA COMERCIAL Y TECNOLÓGICA

Sospecha de espionaje: Huawei contraataca y demanda a EE.UU.

En la guerra por el control de la tecnología 5G, Trump vetó los equipos del gigante chino.

EE.UU dice que China podría usar los equipos de Huawei para espiar; la empresa hizo oficial la demanda. Foto: AFP.
EE.UU dice que China podría usar los equipos de Huawei para espiar; la empresa hizo oficial la demanda. Foto: AFP.

El grupo chino Huawei, al que el gobierno de Donald Trump acusa de espionaje, contra- atacó ayer jueves al anunciar una demanda contra Estados Unidos por haber prohibido a su administración adquirir sus equipos.

El gigante mundial de los teléfonos inteligentes lleva así la batalla ante los tribunales, después de haber lanzado una campaña mediática destinada a combatir las acusaciones de Estados Unidos, que afirma que en los equipos de Huawei para la futura red 5G podría estar infiltrado el régimen chino.

Según Estados Unidos, el Partido Comunista en el poder en China podría utilizar potencialmente los equipos de Huawei para espiar.

Huawei impugna la Sección 889 de la Ley de Autorización de Defensa Nacional (NDAA, por sus siglas en inglés), promulgada en agosto por el presidente Trump, la cual prohíbe a las agencias federales y sus contratistas adquirir equipos y servicios de la empresa china.

La demanda marca la última confrontación entre China y Estados Unidos, que estuvieron gran parte de 2018 aplicándose mutuamente aranceles a las importaciones de bienes por miles de millones de dólares.

El año terminó con la detención de la directora financiera de Huawei en Canadá a solicitud de Estados Unidos, un hecho que generó indignación en el gobierno chino.

La ley NDAA prohíbe al gobierno de Estados Unidos hacer negocios con Huawei, la también china ZTE Corp o cualquier compañía que tenga equipos de ambas firmas como un “componente sustancial o esencial” de sus sistemas.

Desde el Ministerio de Asuntos Exteriores de China, su portavoz Lu Kang consideró este jueves que es “totalmente legítimo y comprensible” que Huawei “intente defender sus propios intereses”, al tiempo que aseguró no tener constancia de posibles acciones legales al respecto por parte de China.
Huawei presentó su demanda en Plano, en el estado de Texas. “El Congreso de Estados Unidos nunca pudo proporcionar la más mínima prueba para respaldar sus restricciones a los productos Huawei. Nos vemos obligados a tomar esta acción legal como último recurso”, indicó en un comunicado Guo Ping, uno de los presidentes rotatorios de la empresa.

“Si se retira esta ley, como debe ser, Huawei podrá aportar a Estados Unidos tecnologías más avanzadas y ayudarlo a construir las mejores redes 5G”, la quinta generación de tecnología móvil, destacó Guo. Además, precisó que el grupo chino reclamará daños e intereses debido a las restricciones “inconstitucionales” en su contra.

“El gobierno estadounidense no escatima en esfuerzos para mancillar a la empresa”, denunció Guo durante una conferencia de prensa organizada en la sede de Huawei en Shenzen, en el sur de China.

Guo también acusó a Estados Unidos de haber pirateado los servidores de la empresa y de haber robado correos electrónicos y códigos fuente.

Huawei defiende su reputación. Foto: AFP.
Huawei defiende su reputación. Foto: AFP.

Huawei lanzó una intensa campaña de comunicación para defender su reputación. El otrora muy discreto fundador de Huawei, Ren Zhengfei, de 74 años, ha salido a la palestra en las últimas semanas, brindando varias entrevistas.

La operación de seducción fue aún más lejos el miércoles, cuando la empresa organizó una visita a sus instalaciones de producción e investigación y desarrollo en el sur de China.

Huawei es el líder mundial de equipos de telecomunicaciones, pero su control del mercado genera una creciente preocupación en Estados Unidos, que quiere mantenerse a la cabeza del sector tecnológico.
También dice estar preo- cupado por el hecho de que Pekín emplee las “backdoors”, las puertas de entrada en los equipos que permiten potencialmente espiar las comunicaciones.

Esta preocupación tiene su origen en el pasado del fundador de Huawei, un exingeniero del ejército, y en una ley que obliga a los grupos cuyas sedes sociales están en China a proporcionar una ayuda técnica a los servicios de inteligencia.

Sobre este último punto, el responsable jurídico de Huawei reconoció el miércoles que el grupo responderá a las solicitudes del gobierno chino pero sólo para casos de terrorismo o por actividades criminales.

“Pero si la solicitud fuera más allá de lo que estipula la ley, la rechazaremos”, indicó Song Liuping, el asesor jurídico. Según Liuping la instalación de “backdoors” sería un “suicidio” comercial si se conociese.

Juicio a la hija

En su ofensiva contra Huawei, Estados Unidos también prevé juzgar a su directora financiera, Meng Wanzhou, por violación de las sanciones contra Irán. Meng, detenida en Canadá y actualmente en libertad vigilada, es hija del fundador del grupo.

La saga legal de Meng se prolongará al menos hasta el próximo 8 de mayo después de que una jueza canadiense aceptara este miércoles postergar la vista de extradición a Estados Unidos hasta esa fecha.

La magistrada Heather Holmes, del Tribunal Supremo de la provincia canadiense de Columbia Británica, decidió aceptar el acuerdo de la fiscalía y la defensa de Meng para celebrar la próxima vista de la causa el 8 de mayo.

El retraso permitirá a la defensa y la fiscalía preparar el caso que los abogados de Meng calificaron de “inusual” y complejo, con implicaciones “políticas” que se extienden hasta el propio Trump.

La referencia a Trump la realizó el abogado de Meng, Robert Peck, quien tras indicar a la jueza que el caso es inusual hizo mención a los “comentarios” realizados por el presidente estadounidense. Peck se refería a las palabras pronunciadas por el mandatario en diciembre de 2018 en las que sugirió que usaría el arresto de Meng en Canadá y la petición de extradición, como herramienta en las negociaciones comerciales con China.

Los comentarios de Trump alimentaron la postura de China, que desde un principio ha criticado la detención de Meng, de la que considera que se han violado sus derechos como consecuencia de la “persecución política” que sufre Huawei.

Meng, que se encuentra en libertad bajo fianza, fue arrestada el 1º de diciembre de 2018 a petición de Estados Unidos cuando hacía escala en Vancouver de camino a México.

Las autoridades estadounidenses creen que Huawei y Meng cometieron fraude para violar las sanciones comerciales impuestas contra Irán.
Meng fue puesta en libertad el 11 de diciembre con una fianza de 10 millones de dólares canadienses (unos 7,5 millones de dólares estadounidenses) y está obligada a permanecer en una de las dos mansiones que posee en Vancouver.

Citación

Un tribunal federal de Nueva York convocó al grupo Huawei a comparecer el próximo 14 de marzo, para que responda varias acusaciones de fraude bancario al haber violado presuntamente las sanciones a Irán, así como por supuesto robo de secretos comerciales a un rival estadounidense. Huawei responderá ante el juez Ramón Reyes, en la corte de Brooklyn. La Fiscalía general presentó una demanda el pasado 28 de enero contra Huawei, dos compañías afiliadas y su directora financiera, Meng Wanzhou.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)