Publicidad

Se conoció la herencia de Berlusconi: cuánto dejó a su pareja, un “regalo” inesperado y una carta manuscrita

El contenido del testamento del Cavaliere, fue abierto ayer ante los abogados de sus cinco hijos de dos matrimonios en la oficina de su escribano, en Milán.

Compartir esta noticia
Silvio Berlusconi y su pareja, Marta Fascina
Silvio Berlusconi y su pareja, Marta Fascina
Foto: La Nación /GDA

Elisabetta Piqué - La Nación /GDA
Después de semanas de gran expectativa, finalmente se conoció hoy el testamento de Silvio Berlusconi, el magnate y cuatro veces expremier que murió el 12 de junio pasado, a los 86 años, provocando una ola de gran conmoción y dejando un patrimonio estimado en entre 4500 y 6000 millones de euros.

El contenido del testamento del Cavaliere, que fue abierto ayer ante los abogados de sus cinco hijos de dos matrimonios en la oficina de su escribano, en Milán, fue dado a conocer esta mañana antes de la apertura de la Bolsa de Milán, ya que cotizan allí el coloso mediático Mediaset (que hace un año y medio cambió de nombre en Mfe-Mediafor Europe), la editorial Mondadori y el banco Mediolanum, que forman parte del holding Fininvest.

No hubo demasiadas sorpresas sino que, como quiso evidentemente el fundador de Forza Italia y figura controvertida que dominó la política durante treinta años, todo quedó en armonía entre sus seres más queridos: sus cinco hijos –Marina, Pier Silvio, Barbara, Eleonora y Luigi-, su última pareja y su hermano menor, Paolo. Es más, en una carta manuscrita reservada a sus cinco hijos, Berlusconi escribió: “Gracias, mucho amor a todos ustedes, su papá”.

Carta manuscrita en la que Berlusconi indicó a quién dejaba sus bienes
Carta manuscrita en la que Berlusconi indicó a quién dejaba sus bienes
Foto: La Nación /GDA

Como se había anticipado en los últimos días, Marta Fascina, diputada de Forza Italia y novia de 33 años con quien Berlusconi se casó simbólicamente en una fiesta el año pasado, a quien llamaba “mi mujer” y se quedó a su lado, en el hospital, hasta el final, herederá nada menos que 100 millones de euros. Fascina había aparecido en lágrimas y de la mano de la hija mayor del Cavaliere, Marina, la líder de la dinastía, el día del funeralde Estado de su gran amor, que tuvo lugar en el Duomo de Milán.

La misma cifra, 100 millones de euros, irá a su hermano menor, Paolo. Y, en lo que resultó en una sorpresa y sonó como un resarcimiento de los malos tiempos que debió padecer, 30 millones de euros fueron dejados a Marcello Dell’Utri, abogado y amigo siciliano que, en diciembre de 2004, fue condenado a 9 años de cárcel por asociación mafiosa. Dell’ Utri se manifestó sorprendido y conmovido ante este regalo: “Silvio no me debía nada, no me lo esperaba. Yo le di todo a él, mi vida, todo. Y de él tuve a cambio afecto”, dijo el exsenador, en declaraciones al Corrierre della Sera.

Carta manuscrita

“Por lo mucho que los quise y por cómo ellos me quisieron”, explicó Berlusconi sobre la herencia a Dell’Utri y Fascina, en la misma carta manuscrita de dos carillas y unos quince renglones de tinta negra, fechada en Arcore el “19 de enero 2022″ y dirigida a sus hijos. Entonces estaba yendo a internarse al hospital San Raffaele, de Milán, donde le habían diagnosticada una leucemia crónica: “Si no llego a volver, les pido que tengan presente estas disposiciones”, había pedido.

Según anticipó ANSA, Berlusconi decidió, por otro lado, dejar la mayoría del holding Finivest a sus dos hijos mayores, Marina y Piersilvio –que tuvo con su primera esposa Carla Dall’Oglio-, que retendrán un 53% del grupo. El Cavaliere les cedió a ellos dos su cuota disponible, que representaba el 20%, mientras que el 40% restante fue repartido de modo igualitario entre los cinco hijos de dos matrimonbios distintos.

No obstante, un comunicado difundido por Marina Berlusconi, la mayor y jefa de la dinastía, precisó que ninguno de los hermanos “tiene el control solitario” del holding. “Marina, Pier Silvio, Barbara, Eleonora y Luigi Berlusconi, recibida la lectura de las voluntades testamentarias del padre, Silvio Berlusconi, informan que de ellas resulta que ningún sujeto detendrá el control solitario indirecto sobre Fininvest spa, precedentemente ejercido por el padre mismo”, aseguró.

La muerte del Cavaliere, que falleció en el hospital San Raffaele de Milán por una leucemía crónica y otras dolencias, había abierto especulaciones sobre una posible venta de parte del imperio, algo que ayer su segundo hijo mayor, Pier Silvio, al dar a conocer la programación de los próximos meses de Mediaset, que dirige, negó tajantemente.

Manuscritos del testamento de Berlusconi
Manuscritos del testamento de Berlusconi
Foto: La Nación /GDA

En vísperas de que se conociera el testamento más esperado de los últimos tiempos, Pier Silvio, de 54 años, aprovechó la ocasión para destacar, también, la unidad la familia: “Dentro de la familia no queremos dar la impresión de que hay unidad, sino que hay unidad”, sentenció. Aseguró, por otro lado, que no piensa “bajar” a la arena política como hizo su padre a los 58 años, trastocando el escenario político italiano, pese a que el apellido Berlusconi sigue pesando en Forza Italia, partido de centroderecha que quedó huérfano y que nadie sabe si sobrevivirá.

Finalmente y cuando aún no se cumplió el primer mes de la muerte del Cavaliere, Pier Silvio no ocultó sus sentimientos. “La falta de él que siento es enorme. Me habían dicho que la pérdida de los padres es la experiencia peor de la vida y debo decir que pasan los días y las semanas y lo extraño cada vez más”, confesó, ante la prensa. “Pero para ser honesto, la falta es más afectiva, filial, más que profesional. Mi padre fue un gran padre”, dijo.

Barbara, Eleonora y Luigi Berlusconi son los hijos que Berlusconi tuvo con su segunda esposa, la actriz y vedette Veronica Lario, de la que se divorció en forma escandalosa después de que ella se rebelara a las traiciones y fiestas “bunga bunga” de su marido, entonces primer ministro, con jóvenes modelos.

En verdad, la decisión sobre el imperio Fininvest y sobre su patrimonio ya había sido tomada en 2006, también según ANSA, que accedió a los esperados documentos finales. En un anotador amarillo, el 2 de octubre de ese año Berlusconi escribió, siempre a mano, su voluntad, en once líneas muy claras: “Dejo la (cuota) disponible en partes iguales a mis hijos Marina y Pier Silvio. Dejo todo el resto en partes iguales a mis 5 hijos Marina, Pier Silvio, Barbara, Eleonora y Luigi”. En 2020, en cambio, agregó las indicaciones en favor de su hermano Paolo, empresario de 73 años.

Las indiscreciones salidas en los últimos días coincidían en el hecho de que el Cavaliere hubiera decidido dejar su inmensa fortuna repartida de modo de consolidar la armonía entre sus cinco hijos y la solidez del grupo. Sin que hubiera ninguna revolución, como finalmente ocurrió.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Silvio Berlusconiitalia

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad