CRISIS

La región conmovida por Bolivia

Bloque de izquierda denuncia “golpe de Estado”; Colombia convoca de urgente a la OEA.

Protestas en Bolivia. Foto: Reuters.
Protestas en Bolivia. Foto: Reuters.

La caída del gobierno de Evo Morales dividió a América Latina entre los que consideran que en Bolivia hubo un “golpe de Estado”, y los que dicen que fue una consecuencia de las denuncias de fraude en las elecciones del pasado 20 de octubre.

En el primer grupo se ubicaron varios dirigentes del Frente Amplio, pese a que el gobierno uruguayo prefirió la cautela. “Me parece muy apresurado que el gobierno tome posición sobre este asunto específico”, declaró ayer el canciller Rodolfo Nin Novoa.

Quienes salieron a respaldar a Morales fueron los gobiernos y políticos identificados con la izquierda latinoamericana.

El venezolano Nicolás Maduro fue uno de los primeros en repudiar el “golpe de Estado” contra Morales, su aliado histórico en la región. Por ello, advirtió, los “movimientos sociales y políticos del mundo” se declaran “en movilización para exigir la preservación de la vida de los pueblos originarios bolivianos víctimas del racismo”.

En la misma línea el mandatario cubano, Miguel Díaz-Canel, afirmó que “el mundo se debe movilizar por la vida y la libertad de Evo”, tras expresar en un tuit su “enérgica” condena al “golpe” utilizando las etiquetas #EvoNoEstásSolo y #SomosCuba.

Para el presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, este “quiebre institucional en Bolivia es inaceptable”, aunque llamó al pueblo boliviano a “escoger cuanto antes, en elecciones libres e informadas, a su próximo Gobierno”. En otro tuit, Fernández repudió la “violencia desatada que impidió a Evo Morales concluir su mandato presidencial y alteró el curso del proceso electoral”.

Fernández asumirá el gobierno en Argentina el próximo 10 de diciembre.

También el recién liberado expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, quien convivió en el poder con Morales y es otro de sus principales defensores, calificó de “golpe” la presión popular que llevó a la renuncia.

“Se vio obligado a renunciar. Es lamentable que América Latina tenga una élite económica que no sepa cómo vivir con la democracia y la inclusión social de los más pobres”, denunció en Twitter.

El canciller de México, Marcelo Ebrard, fue más allá y advirtió de que en Bolivia existe “una operación militar en curso”, la cual el Gobierno de su país rechaza al tiempo que dijo: “golpe no”.

La senadora mexicana Yeidckol Polevnsky, líder del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), del presidente Andrés Manuel López Obrador, calificó la situación como “un duro golpe a la democracia en América Latina” y “un regreso a la violencia”.

Fuera del bloque de gobiernos de izquierda, las reacciones fueron de llamados a una salida dentro del orden institucional.

protestas bolivia
Foto: Reuters.

Llamado a la OEA

Por ejemplo, el Gobierno colombiano de Iván Duque pidió ayer domingo a la Organización de Estados Americanos (OEA) que convoque una reunión “urgente” de su Consejo Permanente “a fin de buscar soluciones a la compleja situación institucional” que se vive en ese país.

“Colombia invita a los representantes de las instituciones del Estado, de los diferentes partidos políticos y de la sociedad en su conjunto, a trabajar de la mano por garantizar un proceso de transición pacífico”, añadió el comunicado de la Cancillería.

Añade que esa transición debe ser “en estricto apego a las disposiciones constitucionales que rigen el ordenamiento jurídico boliviano y con el acompañamiento de la comunidad internacional”.

Perú señaló también que “hace votos” para que dicha transición se desarrolle en “el marco de la ley”, así como para que se restablezca “la convivencia pacífica”.

“Ante la decisión del presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales Ayma, y del vicepresidente Álvaro García Linera, de presentar sus respectivas renuncias ante la Asamblea Legislativa, el Gobierno del Perú hace votos para que el proceso de transición en ese hermano país se desarrolle en el marco de la Constitución y leyes bolivianas”, expresó la Cancillería peruana en un comunicado.

Por su lado, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, estimó que las denuncias de fraude en las elecciones de Bolivia condujeron a la renuncia de Evo Morales.

“Las denuncias de fraudes en las elecciones culminaron en la renuncia del presidente Evo Morales. La lección que queda para nosotros es la necesidad, en nombre de la democracia y la transparencia, del conteo de votos que puedan ser auditados”, escribió en Twitter el mandatario brasileño.

Para Bolsonaro, “el voto impreso es señal de claridad para Brasil”. Horas antes, el gobierno brasileño había expresado en un comunicado su “profunda preocupación con las graves irregularidades” en los comicios de Bolivia, según señaló en un informe preliminar de la auditoria al proceso de la OEA.

En la nota emitida por la cancillería, el gobierno de Brasil estimó necesaria la convocatoria a nuevas elecciones en Bolivia bajo condiciones que garanticen su “transparencia y legitimidad” como una “respuesta a las legítimas manifestaciones del pueblo y a las recomendaciones de la OEA, después de la constatación de graves irregularidades”.

Argentina pide “paz social” y elecciones

El gobierno saliente del presidente argentino Mauricio Macri hizo un llamado a “preservar la paz social y el diálogo” en Bolivia. “Ante la renuncia a su cargo por Evo Morales Ayma, el gobierno argentino hace un llamado a todos los actores políticos y sociales bolivianos para preservar la paz social y el diálogo, enfatizando la importancia de encaminar este periodo de transición que se ha abierto por las vías institucionales que establece la Constitución de ese país”, indicó la cancillería argentina en un comunicado. “Resulta imprescindible que todas las fuerzas y dirigentes políticos bolivianos actúen en este delicado momento con responsabilidad y moderación”, señaló la cancillería, al sostener que unas nuevas elecciones son la mejor vía para superar la crisis actual. La declaración contrasta con la posición del presidente electo Alberto Fernández.

Detienen a presidenta de Tribunal Electoral

María Eugenia Choque Quispe, quien ayer domingo renunció a la presidencia del Tribunal Supremo Electoral (TSE), fue detenida anoche, en medio de las manifestaciones que se registran en Bolivia tras la dimisión de Evo Morales.

En un operativo que realizó el Departamento de Análisis Criminal e Inteligencia (DACI) de la Policía Boliviana en La Paz, se capturó a Choque Quispe dentro de las ordenes que hay contra los miembros de ese tribunal por el manejo que se le dio a las elecciones del 20 de octubre.

La Fiscalía anunció el inicio de un procesamiento a los miembros del TSE por irregularidades detectadas por la OEA en las elecciones, que pueden conllevar “ilícitos penales y electorales vinculados al cómputo de los resultados oficiales”.

Al presentar su renuncia, Choque Quispe dijo que lo hacía para someterse a “cualquier investigación”, luego de un informe de la OEA que señala “presuntos hechos irregulares” en las elecciones del 20 de octubre.

En una carta dirigida al ahora exvicepresidente Álvaro García Linera, Choque reafirmó su “voluntad para una investigación justa en apego a los derechos humanos y normativa del país”.

La OEA emitió ayer un informe que advierte de serias de irregularidades en el cómputo de resultados de los comicios, tras los que el órgano electoral dio vencedor al presidente Evo Morales para un cuarto mandato consecutivo.

“El equipo auditor no puede validar los resultados (..), por lo que se recomienda otro proceso electoral”, señala el informe.

Posteriormente Morales, sin citar el informe de la OEA, anunció que habría nuevos comicios y que cambiaría a los miembros del Tribunal Supremo Electoral.

“He tomado conocimiento del informe de hallazgos preliminares y en ese contexto presento mi renuncia irrevocable”, dijo la ahora expresidenta del TSE. (EFE)

Jair Bolsonaro
Presidente de Brasil
Jair Bolsonaro, este domingo en Emiratos Árabes Unidos. Foto: AFP

Dijo que “las denuncias de fraudes” precipitaron la caída de Evo Morales, y que la “lección” que deja esto es que los votos “deben ser auditados”. En ese marco, agregó que “el voto impreso es señal de claridad para Brasil”.

Nicolás Maduro
Presidente de Venezuela
Nicolás Maduro. Foto: AFP

Condenó lo que calificó como un “golpe de Estado” contra Evo Morales. “Condenamos categóricamente el golpe de Estado consumado contra el hermano presidente @evoespueblo”, escribió en Twitter.

Luiz Inácio Lula da Silva
Ex presidente de Brasil
Lula da Silva tras ser liberado en la cárcel de Curitiba, Brasil. Foto: AFP

Lamentó el “golpe de Estado” a Evo Morales. “Acabó de saber que hubo un golpe de Estado en Bolivia” y que “el compañero” Morales “fue obligado a renunciar”, escribió Lula en su perfil de la red social Twitter.

Alberto Fernández
Presidente electo de Argentina
Alberto Fernández, presidente electo de Argentina. Foto: AFP

“El quiebre institucional en Bolivia es inaceptable. El pueblo boliviano debe escoger cuanto antes, en elecciones libres e informadas, a su próximo gobierno”, escribió Fernández en Twitter.

MÁS

Versiones sobre pedidos de asilo político

El canciller de México Marcelo Ebrard dijo que su país estaría dispuesto a ofrecerle asilo a Evo Morales, en tanto el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador calificó de responsable la decisión de renunciar del mandatario boliviano. Ebrard detalló en Twitter que hasta ahora el gobierno mexicano ha recibido 20 funcionarios bolivianos del ejecutivo y del legislativo en la residencia oficial en La Paz, “de conformidad a su tradición de asilo y no intervención”. El mandatario mexicano, por su parte, anticipó que hoy lunes dará a conocer con amplitud la postura oficial sobre el tema. “Reconocemos la actitud responsable del presidente de Bolivia Evo Morales, quien prefirió renunciar que exponer a su pueblo a la violencia”, dijo López Obrador.

Argentina no había recibido hasta anoche una petición de asilo político de Evo Morales, confirmó el canciller Jorge Faurie. “Todavía no tenemos ninguna indicación en ese sentido. No podemos confirmar algo de esa índole. (El asilo) había que pedirlo y esto no ocurrió”, expresó el ministro al canal TN, después de que diversos medios advirtieran de que Morales podría haber solicitado refugio en Argentina. Según Faurie, en caso de que esa solicitud llegue a producirse, el presidente Mauricio Macri tendría que decidir si el país acepta recibir al renunciado mandatario. Se da la situación de que justo dentro de un mes asumirá como nuevo presidente Alberto Fernández, que ha calificado de “golpe de Estado” la salida de Morales. Fernández felicitó a Morales luego de las elecciones del 20 de octubre pasado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)