CRISIS EN ECUADOR

Protestas contra el gobierno de Lenin Moreno terminan en una batalla campal

Quito fue escenario ayer de otra jornada violenta de protesta contra el gobierno ecuatoriano, quien inicia el diálogo con los indígenas.

Violentos incidentes durante las protestas contra las medidas económicas del gobierno ecuatoriano. Foto: AFP
Manifestantes armados con un mortero que ellos fabricaron, lanzan proyectiles contra las fuerzas de seguridad en Quito. Foto: AFP

Las movilizaciones en Ecuador, encabezadas principalmente por organizaciones indígenes, pero de las que también participaron sindicatos, se intensificaron ayer miércoles con una multitudinaria marcha que buscaba torcer el brazo al gobierno del presidente Lenin Moreno, y derivó en violentos enfrentamientos de los manifestantes con las fuerzas de seguridad.

Después de una semana de protestas que se iniciaron como consecuencia de un conjunto de ajustes económicos que incluyen la eliminación de los subsidios a los combustibles -lo que disparó un aumento del 123% en el precio de la nafta-, miles de ciudadanos llegaron a Quito para redoblar la presión. El clima de alarma había llevado al presidente Moreno a cambiar la sede del gobierno a Guayaquil, donde la policía cerró el paso a los manifestantes, que realizaron una marcha en rechazo a la política económica. Sin embargo, ayer, Moreno retornó a Quito al recrudecer las protestas en la capital.

En los últimos días se produjeron disturbios, saqueos, episodios de violencia y hasta un intento de tomar por asalto la sede de la Asamblea Nacional (Parlamento), acciones de rechazo a las medidas económicas que aplica el gobierno y responden a un acuerdo crediticio con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y otros organismos de crédito.

Ayer, resurgieron en el casco colonial de Quito los violentos choques y cargas policiales para dispersar a miles de manifestantes del sector indígena, jóvenes y obreros que secundaron una movilización nacional.

Al grito de “¡fuera Moreno fuera!” y “el pueblo unido jamás será vencido”, la multitud indígena inició una marcha poco antes del mediodía en el parque de El Arbolito y se sumó a otra de sindicatos en la Avenida 10 de Agosto, que confluyeron en una marea humana hacia la ciudad vieja de la capital.

El objetivo de los manifestantes era acceder a la Plaza Grande y el aledaño Palacio de Carondelet, sede del gobierno, pero el trazado colonial en cuadrícula que emana desde ese lugar estaba reforzado por diferentes cordones de seguridad, y en cada esquina había una numerosa presencia policial detrás de grandes vallas, que en algunos casos, eran reforzadas con alambrada de púas.

Las órdenes de las fuerzas de seguridad eran impedir el acceso de los movilizados al emblemático edificio de la Presidencia ecuatoriana.

Violentos incidentes durante las protestas contra las medidas económicas del gobierno ecuatoriano. Foto: Reuters
Una enorme manifestación tomó zonas de la capital. Foto: Reuters.

Enfrentados.

La marcha la encabezaban movimientos indígenas, aunque a ella se sumaron diferentes grupos sociales, que intentaban romper el cerco en su avance, en general de manera pacífica, según habían pedido sus dirigentes, y en algunos puntos lo lograron mientras los uniformados observaban transcurrir la procesión que aplaudía. Con las manos en alto, haciendo sonar bocinas y ondeando banderas tricolores de Ecuador, los manifestantes se aproximaban a las vallas, y las fuerzas del orden les decían, a través de altavoces, que desistieran de acercarse y de provocaciones.

En algunos puntos hubo intensas cargas policiales como en la Plaza del Teatro, situada a medio kilómetro de Carondelet, o en la de Santo Domingo, a menor distancia, que se convirtieron en escenario del disparo masivo de gases lacrimógenos y pimienta, que hacían retroceder a los movilizados, que volvían a la carga. Algunos participantes arrojaron piedras y palos a las fuerzas de seguridad, lo que desembocó en disturbios que convirtieron las callejuelas en escenario de una batalla campal.

En la calle Guayaquil, aledaña a la Plaza de Santo Domingo, la acción policial se produjo sin que mediara provocación. Encaramado en un pórtico patrimonial flanqueado por dos columnas, Alejandro Sangucho, 21 años y encapuchado observaba junto a dos adolescentes de 15 y 17 el intento de romper la barrera en esa vía.

En las marchas de indígenas por el centro histórico se podían leer pancartas que rezaban “Sin justicia social no hay paz. Fuera el FMI” o “Ecuador libre de minería”.

Violentos incidentes durante las protestas contra las medidas económicas del gobierno ecuatoriano. Foto: AFP
Grupos que protestan y policías se enfrentan en Quito. Foto: AFP

Los manifestantes abandonaron el centro de la ciudad a media tarde y se replegaron al lugar donde comenzaron la marcha por la mañana, en el parque de El Arbolito, donde hubo nueva carga policial con granadas de gas lacrimógeno.

Oleducto paralizado y pérdidas millonarias

Ecuador, que acaba de retirarse de la OPEP, paralizó el transporte de petróleo por el principal de sus dos oleoductos por las protestas contra el alza de combustibles, informó el ministerio de Energía.

“Se analiza declarar la eventualidad de Fuerza Mayor en esta infraestructura”, con lo que el país no recibirá castigos al aplazar los embarques para la exportación. Por el ducto se bombea un 68% de los 531.000 barriles diarios (b/d) que produce. De esa producción registrada de enero a julio últimos, Ecuador exportó casi un 72%, por lo que recibió alrededor de 4.619 millones de dólares (a un precio promedio de 57,07 dólares por barril).

Las protestas sociales por la reciente alza de hasta 123% de los precios de los combustibles más utilizados en el país desencadenaron el lunes la ocupación de “instalaciones por grupos de personas ajenas a la operación” en tres campos, cuyas actividades fueron “suspendidas”.

Debido a eso, la producción cayó 31% (165.000 b/d). Ecuador, para el cual el crudo es su principal producto de exportación, paralizó la operaciones del Sistema de Oleoducto Transecuatoriano por un “bajo stock” en los depósitos en la selva de la Amazonia, donde manifestantes ocuparon instalaciones petroleras que derivaron en que varios pozos debieran ser “apagados”, indicó el ministerio.

“Se estiman, hasta hoy, pérdidas por alrededor de USD 12,8 millones, debido a que se han dejado de producir 231.800 barriles de crudo”, agregó.

También cuenta con un oleoducto de propiedad privada, con capacidad para unos 450.000 b/d, que utiliza para evacuar parte de su producción desde la selva. (Con información de AFP)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)