PANDEMIA

El plan argentino para que uruguayos vayan a realizar compras a Buenos Aires

El gobierno de Argentina ultima un plan para abrir las fronteras a turistas de Uruguay, Brasil y Chile para que puedan ir a la ciudad de Buenos Aires estimulados por un tipo de cambio favorable.

Ciudadanos rechazan la reforma en Buenos Aires. Foto: AFP
Buenos Aires. Foto: AFP.

Después de siete meses de fronteras blindadas para los extranjeros por la lleagada del coronavirus, el gobierno de Argentina ultima detalles para hacer unas primeras concesiones a vecinos de la región. Puntualmente, avanza con dos iniciativas para permitir el ingreso de turistas desde Uruguay, Brasil y Chile, aunque no en un plan de paseo tradicional. Podrían viajar solo por un par de días a la ciudad de Buenos Aires, donde se espera que realicen compras estimulados por un tipo de cambio favorable.

Una de las iniciativas propone abrir las fronteras para personas provenientes de Brasil y Chile, que podrían llegar a Argentina solo por vía aérea, para que, según fuentes oficiales, haya mayor control de los ingresos y los egresos. En ambos casos se les exigiría que presenten el resultado de un PCR negativo antes de abordar el avión.

El pasado 10 de octubre, se informó que el gobierno argentino preparaba un plan piloto para que uruguayos crucen a comprar a Buenos Aires. En ese entonces, el ministro de Turismo argentino, Matías Lammens, confirmó que hay muchos uruguayos interesados en viajar en tour de compras a Buenos Aires, donde el tipo de cambio los favorece. "Evaluamos que puedan ingresar desde países limítrofes, con testeos previos a cargo de los pasajeros", dijo.

Para los turistas provenientes de Uruguay se prepara otro esquema. Los visitantes estarían autorizados a ingresar solo por Buquebus y se les exigiría un hisopado negativo, con la posibilidad de que el estudio se realice en el propio barco. Desde principios de julio la empresa naviera uruguaya cuenta con un laboratorio de testeo de coronavirus en una de sus unidades, que se utiliza para controlar a quienes tienen autorización para viajar en las frecuencias especiales vigentes.

En todos los casos se exigiría que los turistas cuenten con un seguro médico que los cubra durante toda la estadía en el país. Obviamente, quedarían eximidos de cumplir con el requisito de realizar 14 días de cuarentena, dado que la intención es que no estén por más de 48 horas en suelo argentino.

"Se está trabajando, no está cerrado aún, pero estamos detrás de ese esquema como primeras pruebas piloto o primeras aperturas", confirmaron a La Nación fuentes del Gobierno. El plan de las autoridades nacionales se está discutiendo también con el Ente de Turismo porteño, ya que el plan es que los turistas que ingresen puedan desplazarse solo por la ciudad de Buenos Aires y no desplazarse por todo el país.

Si bien no hay una fecha definida, en el Gobierno esperan poder concretar estos primeros ensayos entre fines de octubre y principios de noviembre. Es decir, en los próximos días. En caso de que se concrete, los extranjeros podrían recorrer las calles porteñas como turistas antes que los propios argentinos.

Esto cambiaría además la normativa vigente. Hasta ahora solo está permitido el ingreso al país a argentinos, residentes en Argentina o personas con permisos especiales.

Obviamente, el componente económico es uno de los motivos fundamentales para avanzar en esta decisión. En el gobierno consideran que permitir el ingreso de las personas que están deseosas de realizar compras dinamizará el comercio local y aportará divisas al país, aún cuando es de esperar que gran parte del cambio de monedas se concrete en el mercado informal. Cabe recordar que en lo que va del año el tipo de cambio paralelo multiplicó por 2,3 veces su valor.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados