LA MARCHA DEL CORONAVIRUS

Origen de la pandemia del COVID-19: la OMS apuesta por la transmisión animal

El informe llega 15 meses después de la aparición de los primeros casos en Wuhan, en el centro de China, y cuando la pandemia ya mató al menos 2,7 millones de personas.

La misión de la OMS, luego de varias trabas, visitó la ciudad donde se detectó el primer caso. Foto: AFP
La misión de la OMS, luego de varias trabas, visitó la ciudad donde se detectó el primer caso. Foto: AFP

El esperado informe sobre los orígenes de la pandemia de COVID-19 elaborado por expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y chinos finalmente dice que la transmisión del virus al hombre probablemente se debe a un murciélago, vía otro animal que no identificó, y descartó prácticamente que la pandemia tuviera su origen en un laboratorio.

El informe llega 15 meses después de la aparición de los primeros casos en Wuhan, en el centro de China, y cuando la pandemia ya mató al menos 2,7 millones de personas y devastado la economía mundial.

En este momento, el número de contagios mundiales (más de 127 millones) sigue aumentando debido a variantes más contagiosas, que obligan a los países a tomar severas medidas de restricción, especialmente en Europa y América Latina.

El informe será oficialmente publicado hoy martes, pero ayer fue adelantado por algunas agencias de noticias, como AFP y AP. El documento no tiene sorpresas ni resuelve el misterio del origen del virus y subraya la necesidad de realizar estudios en otras zonas.

“Todas las hipótesis están sobre la mesa y merecen más estudios en profundidad”, precisó el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en su primera reacción a este documento.

El informe de 400 páginas ya fue enviado a los representantes de los 194 estados miembro de la OMS, afirmó Tedros.

Su difusión suscitará sin duda críticas sobre la supuesta complacencia hacia las autoridades chinas que se reprocha hace tiempo a la OMS.

Para los expertos, la transmisión del virus del COVID-19 vía un animal intermedio es una hipótesis “entre probable y muy probable”. Concretamente, se inclinan por la teoría de que el virus se transmitió probablemente de un murciélago al hombre vía otro animal sin identificar. No obstante, la transmisión directa entre el animal inicial y el hombre es todavía considerada entre “posible y probable”.

Aunque los virus más parecidos se hallaron en murciélagos, la distancia evolutiva entre esos virus y el SARS-CoV-2 que causa el COVID-19 se estima en varias décadas, lo que sugiere un “eslabón perdido” entre ambos, según el informe.

Otros virus muy parecidos también se detectaron en pangolines, lo que sugiere que la transmisión entre especies a partir de los murciélagos ocurrió al menos una vez.

También señala que se observó un paso intermedio que implica un huésped amplificador para otros virus.

Coronavirus. Foto: AFP
Coronavirus. Foto: AFP

El informe concluye, como ya adelantaron los expertos antes de terminar su misión en China en febrero, que es “extremadamente improbable” que el coronavirus se deba a un accidente o un escape de patógenos desde un laboratorio.

El expresidente estadounidense Donald Trump había acusado al Instituto de Virología de Wuhan de haber dejado escapar el virus, de manera voluntaria o involuntaria.

La misión a China estuvo formada por científicos de Estados Unidos, Japón, Rusia, Reino Unido, Holanda, Dinamarca, Australia, Vietnam, Alemania y Catar, procedentes, no sólo de la OMS sino también de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE).

China obstaculizó en principio el trabajo de esta misión, como prueba el hecho de que llegara a Wuhan más de un año después de que se detectaran los primeros casos de coronavirus, si bien equipos de la OMS también visitaron el país asiático en febrero y julio de 2020.

Los expertos señalan además que los estudios llevados a cabo en el mercado de Huanan de Wuhan y en otros lugares de esa ciudad no sirvieron para encontrar “elementos que confirman la presencia de animales infectados”.

“Debe haber investigaciones en zonas más amplias y en un mayor número de países”, concluye el informe.

Tejón turón, el intermediario

Los expertos de la OMS sospechan que el tejón turón es uno de los posibles intermediarios en la transmisión del coronavirus de los murciélagos a los humanos. En la página 96 del informe de la OMS hay una lista de animales que podrían haber desempeñado el papel de vector, desde gatos, conejos o visones, hasta especies menos comunes como pangolines. El informe también cita la civeta y al tejón turón, dos especies que eran portadoras del SARS a principios de los años 2000 en la provincia de Cantón, en el sur de China. El tejón turón es un miembro de los mustélidos (Mustelidae), la familia de mamíferos que incluye comadrejas, tejones, hurones, nutrias, turones y visones. Con una longitud de en torno a los 33-43 centímetros y forma alargada es similar a los hurones. Su peso es de 1 a 3 kilos. Tienen marcas blancas en la cabeza y una raya en el lomo, unos rasgos comunes a varias especies de tejones.

El tejón turón se parece a una civeta de las palmeras que, aunque no es un mustélido, fue identificado como un vector entre los murciélagos y humanos en el brote del SRAS de 2003.

Las teorías en torno al laboratorio de Wuhan
Wuhan sigue en cuarentena desde enero; en un mercado de animales de esta urbe de 11 millones de habitantes habría surgido el virus a fines de 2019. Foto: AFP

El equipo de la OMS que investigó el origen del coronavirus en Wuhan concluyó que es “extremadamente improbable” que el patógeno se originara en el laboratorio de máxima seguridad de la ciudad china.

Pero esto quizá no acabe de descartar la teoría que impulsó el ex presidente estadounidense Donald Trump, y que ganó peso con el secretismo chino.

El Instituto de Virología de Wuhan alberga el Centro de Cultivo de Virus, el banco de virus más importante de Asia donde se preservan más de 1.500 variedades y es capaz de manejar patógenos de clase 4 (P4, la más alta posible), es decir virus peligrosos que se transmiten de persona a persona, como el Ébola.

El laboratorio P4 costó 300 millones de yuanes (42 millones de dólares) y se terminó en 2015, aunque no se abrió hasta 2018. El instituto también tiene un laboratorio de nivel P3, que incluye varios coronavirus y que está operativo desde 2012.

En febrero de 2020, un grupo de investigadores publicó un trabajo que concluía que la constitución genética del nuevo virus era un 80% similar al coronavirus del SARS, y el 96% era idéntico al coronavirus encontrado en los murciélagos.

Liang Wannian, el jefe de los científicos chinos de la misión de la OMS, dijo al término de la misma que la transmisión animal sigue siendo la vía más probable, pero que aún “queda por identificar el huésped reservorio”.

Con anterioridad, cables diplomáticos estadounidenses, de los que se hizo eco el Washington Post, habían revelado la preocupación en el gobierno de Trump sobre las medidas de seguridad del laboratorio de Wuhan.

El ex secretario de Estado Mike Pompeo insistió el año pasado en que había “pruebas significativas” de que el virus procedía del laboratorio aunque no las presentó.

Publicaciones como Le Monde y el Wall Street Journal, así como científicos de Harvard y Stanford, mantuvieron viva la teoría con la publicación de artículos e informes que aseguraban que era una posibilidad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados