Publicidad

Olaf Scholz se impone en las elecciones alemanas y se perfila para suceder a Merkel

Olaf Scholz. Foto: AFP
German Finance Minister, Vice-Chancellor and the Social Democrats (SPD) candidate for Chancellor Olaf Scholz (C) waves on stage at the Social Democrats (SPD) headquarters after the estimates were broadcast in Berlin on September 26, 2021 after the German general elections. (Photo by Odd ANDERSEN / AFP)
ODD ANDERSEN/AFP

SOCIALDEMÓCRATA

El partido de la excanciller, Unión Cristiano-Demócrata (CDU), resultó vencido, pero será una parte clave en la coalición.

Los socialdemócratas alemanes liderados por Olaf Scholz, lideraban por poco las legislativas del domingo en Alemania , según las primeras estimaciones, con entre el 25,7% y el 26% de los votos, mientras que la alianza conservadora de la Unión Cristiano-Demócrata (CDU) de Angela Merkel, encabezada por Armin Laschet, obtendría alrededor del 24,5% de los sufragios.

Scholz afirmó que se trataba de un “gran éxito” y afirmó que “muchos ciudadanos [...] quieren un cambio de gobierno” y que él sea “el próximo canciller”. Pero los conservadores, pese a su resultado “decepcionante”, también prevén formar el próximo gobierno, advirtió no obstante Armin Laschet.

“Haremos cuanto podamos para construir un gobierno dirigido por la Unión” CDU-CSU, aseguró el candidato.

Los comicios arrojaban resultados muy repartidos, por lo que ambas formaciones mayoritarias necesitarán el apoyo de otros dos partidos para lograr una coalición con peso suficiente para gobernar. Esto no había sucedido desde los años 1950. El proceso podría sumir a la primera economía europea en un largo periodo de parálisis política mientras duren las negociaciones entre partidos.

Tanto Olaf Scholz como Armin Laschet afirmaron que desean que las negociaciones terminen “antes de Navidad”. No obstante, tras las últimas elecciones, en 2017, se necesitaron más de seis meses para alcanzar un acuerdo y formar la actual gran coalición de conservadores y socialdemócratas.

Para los democristianos, las “pérdidas son amargas”, admitió Paul Ziemak, número dos de la CDU. Su partido nunca había caído por debajo del 30% de los votos. En 2017, recabó el 32,8%.

En cualquier caso, los resultados que se van perfilando en Alemania presentan un renacimiento inesperado del partido socialdemócrata, dado por moribundo hace unos meses.

Los resultados de las encuestas fueron recibidos con alegría en la sede berlinesa de la formación. Sin embargo, gran parte de los electores votaron por correo, por lo que estas estimaciones podrían cambiar, conforme avance el escrutinio.

Pero todo apunta a que los democristianos podrían sufrir un revés sin precedente, que complicaría la sucesión de Angela Merkel dentro de la formación. Un resultado inferior al 30% sería una “catástrofe”, según el diario Bild.

Un descenso así ensombrecería, además, el fin del mandato de Merkel quien, pese a seguir siendo muy popular al término de cuatro legislaturas, parece haber sido incapaz de preparar su sucesión.

Los verdes

Liderados por Annalena Baerbock, el partido Verde, que hace un tiempo aparecía como favorito, recabaría, según encuestas, un 14,8%. De este modo, batirían su récord de 2009 (10,7% de los votos) y progresarían seis puntos respecto a las elecciones de 2017.

Los liberales del FDP quedarían cuartos, con alrededor del 11,5%, lo que les daría la llave del gobierno y haría del partido un actor ineludible para formar una futura coalición.

Por su parte, los ultraderechistas del AfD, cuya entrada en el Bundestag en las elecciones de 2017 fue muy comentada, confirmarían su permanencia en el tablero político de Alemania. Sin embargo, con entre el 10% y el 11% de los votos, este partido islamófobo debilitado por sus problemas internos, registraría un leve retroceso respecto a los anteriores comicios (12,6%).

Si la tendencia se confirma, Scholz podría estar en posición de suceder a Merkel y desencadenar el “cambio” que prometió al final de su campaña.

Con todo, deberá componer una coalición tripartita, algo nunca visto en la historia contemporánea de Alemania. Cerca de un 55% de los alemanes prefiere esta opción, según un sondeo de ZDF.

Los Verdes se reservan la posibilidad de aliarse tanto con el SPD como con la derecha, afirmando que lo que desean, por encima de todo, es promover su programa para luchar contra el cambio climático.

La opción de una coalición puramente de izquierdas, en cambio, parece descartada, pues la izquierda radical de Die Linke recabó unos resultados demasiado bajos, según las estimaciones.

El fin de la era Merkel podría desembocar en una nueva guerra de jefes en la derecha alemana, donde el liderazgo de Laschet podría ser puesto en entredicho, ocho meses después de su elección.

Temas

Merkel deja en Alemania un legado de estabilidad, que podría seguir con un período de incertidumbre, marcado por liderazgos que les costará brillar luego del contundente destaque de su predecesora, calificada como “inoxidable” por la prensa local.

Los temas sobre la mesa son: cómo apuntalar la economía pospandemia, el fenómeno migratorio con la llegada de miles de refugiados de Siria en los últimos años, la influencia del poder alemán en la Unión Europea y en la política internacional ante el vacío que deja Merkel, la relación con Rusia, seguridad, tecnología, educación y la lucha contra el cambio climático.

El concepto “protección del clima” ha sido mencionado en todas las sesiones del Bundestag como un asunto económico, durante el mandato de Merkel. Alemania era considerada líder en energías renovables, pero ya no lo es tanto.

Según una encuesta del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, los europeos consideran que la “edad de oro” de Alemania está llegando a su fin.

Por su parte, el director del Centro para las Políticas Europeas, Janis Emmanouilidis, dijo que no habrá una ruptura dramática en la política europea en la política europea de Alemania, considerando el poderío del país.

Por lo pronto, se espera que las grandes decisiones se posterguen hasta que el nuevo gobierno se haya instalado.

Unos 60,4 millones de ciudadanos con derecho a voto fueron convocados en las elecciones de ayer. Las primeras estimaciones señalan que la participación fue de 76%, similar a 2017. 

Insólito: Laschet, el candidato de Merkel, se equivocó al votar

Parece increíble, pero pasó. Armin Laschet, el candidato de la Unión Cristiano Demócrata (CDU) apuntalado por Angela Merkel, cometió el error de no ocultar su voto mientras depositaba su papeleta en la urna en las legislativas, tal como estipula la ley electoral.

Las cámaras de televisión y los presentes observaron que el candidato a jefe de gobierno tenía marcados los recuadros de su partido, en el momento en que insertaba la papeleta en el recipiente. La legislación alemana establece que el voto deber permanecer en secreto, por lo que corrió el riesgo de que fuera anulado.

Este no es el único traspié que cometió Laschet. Hace un tiempo, las cámaras lo captaron riendo durante un tributo a las víctimas de las inundaciones en el oeste de Alemania en junio, que dejaron 180 muertos y grandes daños materiales. Lashet se disculpó, pero su credibilidad se vio afectada.

Annalena Baerbok también tuvo sus reveses al haber sido acusada durante la campaña de plagio y primas sin declarar, que la habrían afectado en la contienda.

Por su parte, Olaf Scholz, del partido socialdemócrata (SPD), ha pisado más firme durante el proceso en el sentido de haber cometido “errores visibles”, aunque fue objeto de burlas por sus discursos sin brillo en su forma de expresión. El candidato sin carisma igual convenció al recurrir al pragmatismo, dice la DW.

Analistas proyectan que las negociaciones para la conformación del nuevo gobierno podrían tomar meses y retrasarán la partida de Merkel, quien ha pasado más de tres décadas en el poder.

Sánchez, el primero en felicitar al ganador

El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, felicitó anoche al líder de los socialdemócratas alemanes Olaf Scholz por los “magníficos resultados” en las elecciones y subrayó que España y Alemania trabajarán por una Europa más fuerte. Tras felicitar a Scholz en las redes sociales, el presidente español afirmo que “España y Alemania seguirán trabajando por una Europa más fuerte y por una recuperación justa y verde, que no deje a nadie atrás”.

Publicidad

Publicidad