ESTADOS UNIDOS

Nueva York habilita una ola de demandas por abusos sexuales

Rige por un año la ley de víctimas infantiles, que habilita en el estado denunciar casos de décadas atrás.

Estatua de la Libertad en Nueva York. Foto: AFP
Un postal de Nueva York visitada por miles de turistas cada año. Foto: AFP

Cientos de personas que sufrieron abuso sexual siendo niños comenzaron a demandar ayer miércoles a varias instituciones, incluida la Iglesia Católica, en el primer día de una ley temporal con la que pueden presentar casos por delitos cometidos décadas atrás en el estado de Nueva York.

La mayoría de las demandas con contra sacerdotes por abusos sexuales y contra líderes de la Iglesia por encubrimiento.

La Ley de Víctimas Infantiles del estado de Nueva York, aprobada en enero, entró en vigor ayer miércoles y permite que, hasta dentro de un año, las víctimas de abusos sexuales que en su momento no pudieron reportarlo denuncien ahora, además de ampliar los plazos de prescripción de estos delitos.

Anteriormente, la mayoría de las víctimas de abuso sexual infantil sólo podían presentar acusaciones penales o pedir compensaciones por daños y perjuicios en demandas civiles hasta que cumplieran 23 años.

James Grein, actualmente de más de 60 años, fue uno de los que demandaron a la Iglesia ayer miércoles. Dijo que cuando era menor de edad fue abusado sexualmente por varios años en Nueva York y en otros lugares por el sacerdote que lo había bautizado, Theodore McCarrick, y demandó a la iglesia por negligencia. McCarrick llegó a ser una de las figuras más poderosas de la iglesia, sirviendo como arzobispo de Washington de 2001 a 2006. El Vaticano expulsó a McCarrick en febrero tras encontrarlo culpable de abusar sexualmente de niños y adultos, convirtiéndolo en una de las figuras de la Iglesia de más alto perfil en ser expulsado del sacerdocio.

La Archidiócesis de Nueva York lleva tiempo preparándose para esta avalancha de procesos legales: a principios del mes pasado, la propia institución demandó a una treintena de aseguradoras para que paguen los costes derivados de estas denuncias.

No solo en la Iglesia católica han sobresalido estos casos: también han ocurrido en Yeshivas -escuelas judías-, en los Boy Scouts o con individuos particulares como el malogrado millonario Jeffrey Epstein, fallecido el pasado sábado en su celda de Nueva York, donde estaba acusado por tráfico sexual de menores.

Jennifer Araoz, de 32 años y que recientemente había acusado a Epstein de violarla cuando era menor de edad, también demandó a la propiedad del empresario, así como a una de sus socias y a tres de sus empleados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados