EL HOSTIGAMIENTO AL PARLAMENTO

Nicolás Maduro descarga su ira contra los diputados

Los servicios del régimen bloquearon ingreso al Parlamento.

Un legislador se saca una selfie frente a la sede de la Asamblea Nacional, bloqueada por la policía. Foto: Reuters
Un legislador se saca una selfie frente a la sede de la Asamblea Nacional, bloqueada por la policía. Foto: Reuters

Nicolás Maduro desplegó su artillería contra diputados de la oposición. Ayer martes bloqueó el ingreso de los legisladores a la sede del Parlamento, mientras la oficialista Asamblea Constituyente le quitaba los fueros a otros cinco diputados acusados de participar en el fallido alzamiento militar del 30 de abril.

La decisión de la Constituyente -un organismo que cumple con los deseos de Maduro y que está presidido por el número dos del régimen, Diosdado Cabello-, eleva a 14 el número de legisladores que serán sometido al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que también responde al régimen.

Entre los delitos por los que se acusa a los opositores figuran traición a la patria, conspiración, rebelión civil, instigación a la desobediencia, instigación a la insurrección y concierto para delinquir, de acuerdo con la comunicación que envió el TSJ a la Asamblea Constituyente.

Esta decisión se produce dos semanas después de un efímero levantamiento militar contra Maduro que fue encabezado por el presidente del Parlamento, Juan Guaidó.

Al levantar la inmunidad de los 14 legisladores señalados por el alzamiento, la Constituyente se ha atribuido competencias exclusivas del Parlamento, lo que hace desde que se instaló el órgano chavista en 2017.

Algunos de los diputados acusados por la rebelión de hace dos semanas están hoy refugiados en embajadas, exiliados, en la clandestinidad o tras las rejas, como el primer vicepresidente del Parlamento, Édgar Zambrano.

La detención de Zambrano fue condenada por Uruguay en la OEA.

Bloqueo chavista.

La sede del Parlamento, único poder en manos de la oposición, amaneció ayer tomada por la Guardia Nacional Bolivariana, policías y agentes del servicio de inteligencia (Sebin), que impidieron la entrada de los diputados para sesionar.

“Intentan secuestrar el Poder Legislativo mientras el dictador se atrinchera solo, en un Palacio en el que no debe estar”, tuiteó Guaidó.

La sede legislativa fue tomada “con la excusa” de la presencia de un artefacto explosivo, explicó a la AFP la diputada Manuela Bolívar.

Pero la oficialista Asamblea Constituyente sí sesionó en el mismo edificio en horas de la tarde. Cabello dijo durante la reunión que la policía de inteligencia seguía revisando oficinas, sin mayores detalles.

Funcionarios de la policía de inteligencia con armas largas y capuchas, así como grupos de policías nacionales y militares rodearon varias cuadras cercanas al Congreso a la hora de inicio de la sesión en la mañana, sin permitir la entrada de diputados, trabajadores y periodistas. Pero los funcionarios no bloquearon el tráfico en la zona, ni el paso de transeúntes.

“Cree que el Poder está en los edificios, en las gavetas, en un manojo de llaves. El poder que alguna vez tuvieron lo perdieron cuando perdieron al Pueblo”, escribió Guaidó en su cuenta de Twitter sobre la restricción en el acceso a la sede.

Por su lado, Estados Unidos denunció ayer martes ante el Consejo de Seguridad de la ONU un aumento de la represión por parte de Maduro y pidió al resto de países que se preparen para tomar “medidas concretas” en respuesta. Washington llamó la atención en especial sobre la detención de Zambrano.

“El régimen ha intensificado sus esfuerzos para encarcelar a líderes de la oposición”, denunció la misión estadounidense en un comunicado. “Estados Unidos llama a todos los Estados miembros a estar preparados para tomar medidas concretas en respuesta a la represión del régimen de Maduro en toda Venezuela”, insistió.

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunió ayer a pedido de los países europeos para informar las últimas acciones del Grupo Internacional de Contacto (GIC), mecanismo formado por varios países de la Unión Europea (UE) y latinoamericanos para impulsar una salida negociada. Uruguay integra este grupo.

Estados Unidos, en su comunicado, insistió en que Venezuela es escenario de una grave crisis humanitaria y de “un ataque contra los derechos humanos básicos” que empeoran cada día. “La brutalidad del régimen de Maduro parece no tener límites”, señaló.

La fractura en el Consejo de Seguridad, con países con derecho a veto como Rusia y China que respaldan a Maduro, hace muy difícil cualquier tipo de iniciativa desde este órgano.

Protagonistas.

MIKE POMPEO
Mike Pompeo. Foto: EFE
Secretario de Estado de EE.UU.

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, aseguró ayer martes tras reunirse con su colega ruso, Serguéi Lavrov, que llegó la hora de que Nicolás Maduro abandone el poder. “Estados Unidos y más de 50 países consideran que ha llegado la hora de que Maduro deje el poder”, señaló Pompeo en el balneario de Sochi, en el mar Negro. “Esperamos que el apoyo ruso a Maduro se termine”, comentó el secretario de Estado.

LUISA ORTEGA
Luisa Ortega, fiscal general de Venezuela. Foto: AFP.
Ex fiscal general de Venezuela

"China y Rusia deben participar en la solución a la crisis en Venezuela ofreciéndole opciones a Nicolás Maduro para que deje el poder, pero sin permitir que evada sus responsabilidades penales, dijo ayer martes la exfiscal venezolana Luisa Ortega. “Yo no lo descarto que se le haga un ofrecimiento (a Maduro), un ofrecimiento serio, pero tiene que hacerse de países como China, Rusia, yo sumaría estos países”, dijo Ortega en una entrevista con Reuters.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)