La violencia no cesa

Nicaragua azotada por la represión de Ortega: 285 muertos

Van dos meses y medios de protestas reclamando la salida del gobierno y la convocatoria a elecciones.

Las manifestaciones en contra de Ortega están encabezadas por estudiantes. Foto: AFP
Las manifestaciones en contra de Ortega están encabezadas por estudiantes. Foto: AFP

Nicaragua lleva dos meses y medio de protestas contra el gobierno de Daniel Ortega y las violentas represiones de las fuerzas policiales y militares, que han dejado casi 300 muertos y más de 2.500 heridos.

Esta violenta crisis sociopolítica en Nicaragua se debe a que se han "desatado fuerzas tenebrosas que siembran el terror y la muerte" en el país, dijo ayer domingo el obispo Silvio Báez, durante una homilía en la Catedral Metropolitana de Managua. Báez advirtió que la crisis ya ha dejado "casi 300 nicaragüenses que no han muerto cuando tenían que morir, sino que han muerto cuando otros decidieron matarlo".

Ayer domingo se cumplieron en Nicaragua 75 días de la crisis sociopolítica, la más sangrienta desde la década de 1980, con Ortega también como presidente, que ha dejado 285 muertos y más de 2.500 heridos, según el último reporte ofrecido por la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH) el martes pasado.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.

Caravanas.

Dos muertos y 11 heridos dejaron tiroteos el sábado cuando miles de nicaragüenses marcharon en Managua contra el presidente Ortega, y en memoria de los menores que están entre los 285 fallecidos en dos meses y medio de represión del gobierno.

Una de las víctimas es un vendedor ambulante, de 23 años, que murió cuando un grupo que se separó de la marcha fue atacado a balazos al pasar por una propiedad ocupada por civiles encapuchados y fuertemente armados, en el suroeste de Managua.

El otro fallecido es un hombre que ayudaba a estudiantes atrincherados en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN), donde una barricada fue atacada a balazos por fuerzas de Ortega en momentos en que, cerca de allí, iniciaba la marcha, según grupos de derechos humanos.

Un equipo de AFP en la llamada "Marcha de las Flores" pudo ver cuando el joven, que vendía cintas a los manifestantes, cayó con el impacto de bala en la cabeza. Horas después murió en el hospital.

La marcha, convocada por la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia —de la sociedad civil—, concluyó en la rotonda Jean Paul Genie, pero quienes se apartaron de la ruta pretendían respaldar a los estudiantes de la UNAN.

Con flores y banderas, desafiando el temor, miles de nicaragüenses acudieron a la "Marcha de las Flores" en Managua y otras ciudades como León, Masaya y Granada, para exigir justicia por la veintena de menores muertos en la ola de violencia.

Esta fue la primera gran marcha celebrada desde la enorme manifestación del 30 de mayo en el Día de la Madre, que dejó 18 muertos por un ataque de policías, parapolicías y paramilitares.

Entre las muertes de menores que han conmocionado al país están la de un bebé de cinco meses, calcinado en el incendio a su casa, y otro de un año por un disparo en la cabeza en una calle de Managua. Sus familias culparon a policías.

Los manifestantes exigen la renuncia de Ortega, exguerrillero izquierdista de 72 años que llegó al poder con la insurrección popular que derrocó al dictador Anastasio Somoza en 1979, y volvió al gobierno por las urnas en 2007. Lo acusan de instaurar, junto a su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo, el nepotismo, una dictadura y desatar una brutal represión.

La marcha se suspendió hace una semana por la violenta incursión de fuerzas progobierno en varias ciudades, y la Alianza Cívica la reprogramó aprovechando la presencia de expertos de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para Derechos Humanos (ACNUDH) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Ambos organismos pidieron al gobierno, en sus Twitter, garantizar el derecho a la libertad de expresión, de reunión y manifestación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)