Publicidad

Milicias parapoliciales desataron caos en Río de Janeiro; Lula lo comparó con "escenas de la Franja de Gaza"

Incendiaron 35 ómnibus y un tren luego de que un operativo policial culminara con la muerte de uno de sus líderes, según indicaron las autoridades.

Compartir esta noticia
Conflicto en Río de Janeiro
Conflicto en Río de Janeiro.
Foto: O Globo/GDA

AFP
Milicias parapoliciales desataron el caos en la capital turística de Brasil, incendiaron 35 ómnibus y un tren luego de que un operativo policial culminara con la muerte de uno de sus líderes, según indicaron las autoridades.

El presidente Luiz Inácio Lula da Silva comparó las llamas y las nubes de humo con "escenas propias de la Franja de Gaza", y dijo que las milicias constituyen un problema de seguridad nacional.

"Es muy fácil ver esas escenas por televisión (...) y decir 'es un problema de Rio, del alcalde, del gobernador'. No, es un problema de Brasil al que tenemos que hallar una solución", afirmó.

Conflicto en Río de Janeiro
Conflicto en Río de Janeiro.
Foto: O Globo.

¿Qué son las milicias?

Fundadas hace unas cuatro décadas por expolicías, las milicias se formaron como una respuesta de grupos de autodefensa comunitarios al azote de las bandas narcotraficantes. Su cuna histórica es la zona oeste de Rio, donde predominan los barrios pobres y desatendidos por los servicios públicos. Un 40% de la población de la ciudad, es decir unos 2,6 millones de personas tienen su hogar ahí.

Inicialmente bien vistas por los habitantes, las milicias pronto comenzaron a parecerse a los grupos criminales que combatían, cobrando "protección" a los comercios locales, y luego extendiendo sus tentáculos, como las mafias, a todo tipo de servicios. Venta de bombonas de gas sobrefacturadas, desvío de líneas eléctricas o servicio de Internet... todo lo abarcan, incluso el mercado inmobiliario.

"Acaparan tierras, incluso públicas, para construir viviendas o centros comerciales -mayormente de forma irregular-, que alquilan o revenden a los habitantes", explica la socióloga Carolina Grillo, de la Universidad Federal Fluminense (UFF), estudiosa de las milicias. La opinión pública comenzó a desilusionarse con las milicias en 2008, luego del secuestro y tortura de un equipo de periodistas.

La Asamblea Legislativa de Rio abrió una comisión investigadora y más de 200 personas fueron arrestadas, incluyendo personalidades políticas

Conflicto en Río de Janeiro
Conflicto en Río de Janeiro.
Foto: O Globo/GDA

¿Por qué la situación ha empeorado?

Las milicias comenzaron en los últimos años a incursionar también en el tráfico de drogas, forjando alianzas puntuales con el narcotráfico. De igual manera han expandido sus operaciones a las periferias pobres del norte de Rio.

La situación se tornó explosiva en junio de 2021, cuando el poderoso jefe miliciano Wellington da Silva Braga, alias "Ecko", fue abatido en una operación policial, entonces estalló una guerra de sucesión interna y los narcotraficantes se aprovecharon.

"Las sangrientas luchas dieron una oportunidad a los narcotraficantes de recuperar y expandir sus territorios" en alianzas con algunas milicias, dijo Grillo.

El espiral de violencia ha enlutado la zona oeste de Rio y este año las muertes por armas de fuego aumentaron 127%, y los tiroteos, 55%, respecto a 2022, según datos de la plataforma especializada Fogo Cruzado.

¿Cuál es la respuesta de las autoridades?

Las milicias ya habían acaparado los titulares a inicios de mes, cuando tres médicos murieron baleados en un bar frente a la playa en el acomodado barrio Barra da Tijuca, en la zona oeste. Los investigadores sospechan que uno de ellos fue confundido con un líder miliciano que estaba jurado de muerte por rivales.

El gobernador de Rio de Janeiro, Cláudio Castro, advirtió al crimen organizado a "no desafiar al Estado", y prometió una lucha "sin descanso" para detener a los peces gordos de las milicias. Sin embargo, el presidente Lula adelantó que no quiere que "las Fuerzas Armadas en la favela peleen con criminales, ese no es el papel de las Fuerzas Armadas". "Mientras yo sea presidente no habrá Garantía de Ley y Orden", dijo a la prensa. Lo que sí se planea es reforzar la vigilancia aeroportuaria.

Para Lula, las Fuerzas Armadas deben destinarse a cuidar del país y defenderlo de posibles enemigos externos.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad