MINAS GERAIS

El miedo de volver a casa tras la tragedia en la mina de Brasil

Ayer retomaron la búsqueda de 287 desaparecidos; se rescataron 37 cadáveres en Brumadinho

Brumadinho. Ayer se temió que otra represa cediera y ordenaron evacuar a 3.000 personas. Foto: Reuters.
Brumadinho. Ayer se temió que otra represa cediera y ordenaron evacuar a 3.000 personas. Foto: Reuters.

Brasil sigue conmovido por la tragedia del viernes en Brumadinho. Hasta ayer domingo se habían recuperado 37 cadáveres, en tanto la cifra oficial de desaparecidos era de 287. La búsqueda de esta personas se reanudó ayer, tras descartarse el riesgo de resquebrajamiento de otra represa en esta localidad.

“Ya no hay más riesgo” en el segundo dique, dijo el teniente coronel Flávio Godinho, portavoz de la Defensa Civil del estado de Minas Gerais. “Las labores de búsqueda ya se reanudaron (...) por tierra, con aeronaves y con perros”, explicó desde el centro operacional en Brumadinho, una ciudad de 39.000 habitantes.

Ayer a primera horas de la mañana la compañía Vale, propietaria de la mina Córrego de Feijao donde están los diques, accionó las alarmas ante el riesgo de rotura de una presa cargada con hasta 4 millones de metros cúbicos de agua. Cerca de 3.000 personas fueron evacuadas hacia lugares altos en medio del pánico.

Luego Vale indicó que el nivel de riesgo había bajado de 2 a 1, con lo cual las personas que habían dejado sus casas fueron autorizadas a regresar.

Pero muchos optan por quedarse en los refugios. “La gente tiene miedo de que la sirena vuelva a sonar, volver a sus casas y no saber qué hacer” si ocurre otra catástrofe, dijo el médico Maicon Nunes.

Las autoridades han conseguido recuperar hasta ahora 37 cadáveres -solo 16 de los cuales fueron identificados- y contabilizan en el último balance oficial 287 desaparecidos.

La desesperación se apoderó de quienes perdieron o desconocen el paradero de familiares y amigos y algunos deambulan con fotos de allegados sin saber bien a quién recurrir.

El presidente Jair Bolsonaro aceptó la ayuda tecnológica para buscar desaparecidos ofrecida por Israel, un país con el que busca estrechar relaciones, en tanto la Gobernación de Minas Gerais informó que 136 efectivos y 16 toneladas de equipos israelíes llegarán en estas horas a la región.

Bolsonaro se comprometió el sábado a “investigar los hechos, reclamar justicia y prevenir nuevas tragedias como las de Mariana y Brumadinho”.

Vale era también una de las propietarias del dique que se rompió en el municipio de Mariana en noviembre de 2015, dejando 19 personas muertas y ocasionando el peor desastre ecológico en Brasil.

La justicia ordenó el bloqueo cautelar 11.000 millones de reales (unos 3.000 millones dólares) de Vale, para resarcimiento de daños personales y ambientales por esta nueva tragedia.

“Vale fue inconsecuente e incompetente, acabó con nuestra ciudad. Esperábamos que Vale aprendiera la lección con lo que ocurrió en Mariana. Ocurrió hace tres años y ahora ocurre en nuestra ciudad”, declaró el alcalde de Brumadinho, Avimar de Melo.

La represa que se rompió el viernes no era usada desde hacía tres años y había sido verificada regularmente, según Vale.

La tragedia desató críticas de organizaciones ambientalistas, como Greenpeace o SOS Mata Atlántica, líderes políticos y expertos en gestión de riesgos.

“Éste es un gobierno que no indica que actuará con mayor control en el tema ambiental (...). Va a considerar que las corporaciones a priori funcionan de manera responsable y lo que venimos viendo es lo contrario”, dijo a la AFP Luiz Jardim Wanderley, especialista en minería de la Universidad Estatal de Río de Janeiro (UERJ).

Wanderley afirmó que “casi 10% de los diques o no tienen la estabilidad garantizada o no hay información suficiente para definir su condición”, por lo que “muy probablemente vamos a tener otros casos, de magnitud menor o mayor. Esos desastres podrían ser aún mayores”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados