FRANCIA

El matrimonio argelino-uruguayo que paga las multas por usar burkini

El es francés de origen argelino. Ella tiene triple nacionalidad: es uruguaya, francesa y norteamericana. Juntos ya pagaron 250 mil euros para garantizar la libertad de las mujeres que quieren vestir prendas de origen musulmán.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Rachid Nekkaz y su perfil de Twitter. Foto: @Rachid_Nekkaz

Rachid Nekkaz tiene 44 años, es de origen argelino y se convirtió en un empresario multimillonario y activista político. Nació en París,en un barrio humilde, cerca del aeropuerto de Orly. Era el mayor de once hermanos. Estudió licenciatura en Historia y Filosofía en la Sorbona. Con la revolución de Internet, Nekkaz creó su propia empresa y comenzó a fundar su propio imperio. Su esposa, Cecile Leroux tiene triple ciudadanía: francesa, uruguaya y norteamericana. Estudió en Standford y un MBA en la Escuela Superior de Ciencias Económicas y Comerciales de París. Es experta en letras, traductora y se ha especializado en mentoreo y estrategias de negocios.

Juntos fundaron en 2011 una fundación llamada "Touche pas à ma Constitution" (no toques mi constitución, en francés), un fondo de más de un millón de euros que está destinado a pagar las multas que el estado francés aplicaba a las mujeres que usaban el velo islámico y la burka después de la ley del 11 de abril de 2011.

"No estamos en Afganistán, donde el uso de la burka es impuesto por las autoridades. Francia es un país libre, las mujeres que se cubren totalmente el rostro es porque decidieron hacerlo libremente, como quien se hace un tatuaje o se pone otra prenda", aseguró Leroux en una entrevista en 2011 al sitio británico BBC. El matrimonio se oponía a esta ley del gobierno del entonces presidente Nicolás Sarkozy y decidió ayudar a las mujeres que eran multadas por esta nueva normativa. 

Cinco años después, la polémica por las prendas que usan las mujeres musulmanas vuelve a surgir en Europa. El diario español El Mundo entrevistó por estos días a Nekkaz en París luego de la polémica por la prohibición del uso del burkini en las playas. 

Según publica El Mundo, desde la creación de la fundación del matrimonio Nekkaz - Leroux se pagaron 1300 multas y se gastaron 243 mil euros. "Vamos a pagar todas las multas que le pongan a las mujeres con burkini", cuenta Nekkaz a El Mundo. "Lo que pretendemos es neutralizar esta ley sobre el terreno ayudando a estas chicas a recuperar su libertad".

El mecanismo es fácil, en el sitio de la fundación, está el contacto de Nekkaz. Las mujeres multadas se contactan con él, y simplemente asisten a la oficina correspondiente y pagan la multa. Nekkaz no defiende el uso de burka, niqab o burkini. Pero asegura que las mujeres deben ser libres de usar lo que ellas quieran, ya sea por moda o por religión. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)