NUEVO GOLPE DE MADURO 

Luis Parra, sin partido y acusado de corrupción en Venezuela 

Nuevo presidente de la Asamblea fue vinculado a una operación de sobornos a diputados opositores.

El legislador Luis Parra habla durante una ceremonia de juramentación en la Asamblea Nacional de Venezuela en Caracas. Foto: Reuters.
El legislador Luis Parra habla durante una ceremonia de juramentación en la Asamblea Nacional de Venezuela en Caracas. Foto: Reuters.

El diputado Luis Parra, desde ayer domingo nuevo presidente de Parlamento venezolano en sustitución de Juan Guaidó, fue expulsado del partido opositor Primero Justicia (PJ) por sus supuestos vínculos en una trama de corrupción con el régimen de Nicolás Maduro.

Parra, de 41 años, militó hasta diciembre en Primero Justicia (PJ), el partido del ex candidato presidencial Henrique Capriles y del diputado ahora suspendido Julio Borges, ex presidente de la Asamblea Nacional. Parra llegó al Parlamento en 2015 como diputado por el estado de Yaracuy (norte).

Su elección ha sido considerada por la mayoría opositora como “un golpe al Parlamento”, que considera que la sesión de ayer domingo se realizó sin el quórum requerido. Además se impidió el ingreso de Guaidó a la sede del Parlamento. (Ver página B1).

Además de Parra, los diputados Franklyn Duarte y José Gregorio Noriega fueron electos, con los votos del chavismo, como primero y segundo vicepresidentes, respectivamente.

Parra y Noriega fueron expulsados en diciembre de los partidos opositores PJ y Voluntad Popular (VP), respectivamente, después de que fueran involucrados en la “Operación Alacrán”, una supuesta trama de sobornos a legisladores antichavistas con el objeto de impedir la reelección de Guaidó.

Esa denuncia, realizada por primera vez en noviembre por el diputado de PJ José Guerra, involucró al menos nueve diputados, señalados días después por el diario digital Armando.info de haber hecho gestiones ante gobiernos extranjeros a favor de empresarios sancionados por Estados Unidos por tener negocios con el gobierno de Nicolás Maduro.

En particular, Parra y Brito son acusados de interceder ante autoridades de Colombia y Estados Unidos para librar de responsabilidad al empresario colombiano Carlos Lizcano en casos de presuntos sobrecostos en la importación de alimentos para el régimen de Maduro. Tras esa denuncia, ambos rompieron con Guaidó.

Según Armando.info, el grupo de nueve legisladores habría entregado a la Fiscalía colombiana una carta “de buena conducta a favor de los responsables de los negociados en torno a las importaciones para los combos CLAP (Comité Local de Abastecimiento y Producción)”, programa de alimentos subsidiado del régimen señalado de corrupción.

El grupo estaba integrado por los diputados Adolfo Superlano, José Brito, Conrado Pérez Linares y Emilio Fajardo, del partido Primero Justicia; Richard Arteaga y Guillermo Luces, de Voluntad Popular, y Chaim Bucaram, Héctor Vargas y William Barrientos, de Un Nuevo Tiempo (UNT), con Parra como coordinador.

Las partidos PJ, VP y UNT anunciaron casi de inmediato la suspensión de los diputados de lo que se ha llamado “fracción CLAP” y solicitaron la realización de una investigación.

Reconocimiento de Maduro

Nicolás Maduro reconoció de inmediato a Luis Parra como nuevo presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela. “La Asamblea Nacional ha tomado una decisión y hay una nueva junta directiva (...). Venía sonando que el diputado Juan Guaidó iba a ser sacado de la Asamblea Nacional con los votos de la propia oposición”, dijo Maduro en un acto transmitido por la televisora estatal VTV. Maduro aseguró que Guaidó “no quiso dar la cara” y por eso no entró a la sesión del Parlamento en la que debía ser reelegido como presidente de la cámara. “No las tienes puestas porque si uno tiene que enfrentar una situación da la cara pero no quiso dar la cara”, afirmó Maduro.

Hasta el momento la comisión legislativa no ha publicado los resultados de la referida investigación, realizada en diciembre pasado.

Prácticamente un desconocido para el resto del país antes de diciembre, Parra lideró al PJ en el estado de Yaracuy hasta que fue expulsado por el supuesto caso de corrupción.

En su gestión parlamentaria, Parra formó parte de la Subcomisión de Recursos Naturales del Parlamento donde promovió investigaciones de los efectos del llamado Arco Minero, nombre que recibe la explotación de recursos minerales en la región amazónica del país bajo autorización del régimen.

“La explotación del arco minero afecta las reservas de agua dulce más importante del planeta y de la nación”, dijo al diario opositor El Nacional en octubre de 2018.

Hasta su expulsión de PJ no había dudas de su filiación con la oposición venezolano. En agosto de 2017 afirmó en su cuenta de Twitter que la oposición “es una alianza plural, no somos como el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV)” de Maduro.

En ese momento aseveró que “en Venezuela queremos contar votos, no balas ni muertos. Del lado de la MUD (coalición opositora) no está el adversario, el adversario es este gobierno corrupto”.

En diciembre pasado, cuando ya no formaba parte de Primero Justicia, Parra firmó un comunicado junto al diputado Brito en el que afirmaban ser objeto de una “condena sin fórmula de juicio” por las críticas que recibieron después de haber rechazado la reforma del reglamento de la Asamblea Nacional que permitiría el voto telemático.

En esa misiva, que titularon “Nuestra verdad ante el país”, afirmaron que en “obediencia a los valores y principios” de PJ no podían “avalar” la modificación del reglamento del Parlamento que denominaron un “intento fraudulento de seguir repitiendo los errores que nos han conducido al fracaso”.

Por este motivo, avisaban que construirían “una nueva oposición”.

Ayer domingo Parra fue elegido para presidir el Parlamento con el voto del chavismo y de un sector minoritario de la oposición, aunque en la transmisión del acto no se observó que se haya producido la obligada verificación de quórum en la sesión.

El nuevo escenario

Lo sucedido ayer domingo en Venezuela, con la policía del régimen de Nicolás Maduro impidiendo el ingreso al Parlamento de diputados opositores, y una sesión que proclamó a los gritos a un nuevo presidente de la Asamblea Nacional, sin siquiera contar los votos, puede ser calificado de muchas maneras, menos de un proceso democrático. Este es el nuevo escenario que se abre ahora en Venezuela.

¿Quién gobierna?

Venezuela sigue teniendo de hecho dos presidentes: Maduro apoyado por los militares y Juan Guaidó por la oposición y la mayoría de la comunidad internacional. Pero si hasta ahora tenía dos parlamentos (la oficialista Asamblea Constituyente y la opositora Asamblea Nacional), ahora tiene tres legislativos. Se mantiene la Constituyente, que hace lo que quiere Maduro; la Asamblea Nacional, ahora controlada por el chavismo que ayer votó a Luis Parra como su presidente; y la otra Asamblea Nacional, opositora, que también ayer ratificó a Guaidó. El Supremo Tribunal de Justicia, que responde al régimen y que en 2016 declaró en desacato a la Asamblea Nacional, ¿a cual reconocerá, a la de Parra o a la de Guaidó?

Elecciones

Maduro anunció ayer domingo que con la elección de Parra al frente de la Asamblea Nacional, se convocará a elecciones este año. Lo que no dijo Maduro es si esta vez serán elecciones libres o con la oposición proscrita, como cuando se eligió a la Asamblea Constituyente.

Apoyos

Con uno, dos o tres parlamentos, es claro que Maduro continuará respaldándose en aliados internacionales como China y Rusia. Guaidó, por su lado, obtuvo ayer la renovación del apoyo de los países que lo habían reconocido como presidente interino de Venezuela, con Estados Unidos a la cabeza.

Parra

Lo que no está claro es qué función cumplirá el nuevo presidente de la Asamblea Nacional. ¿Un títere de Maduro?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error