Publicidad

Lo destacado del juicio

Las claves del juicio del crimen de Fernando Báez Sosa: testimonios, chats y la fecha de la resolución

Durante casi veinte días, más de 100 testigos declararon en uno de los casos que más resonancia mediática tuvo en Argentina.

Compartir esta noticia
Cartel pedido de justicia por el asesinato de Fernando Báez Sosa
Cartel pedido de justicia por el asesinato de Fernando Báez Sosa.
Foto: La Nación (GDA)

Este miércoles fue el último día para la presentación de pruebas en el juicio contra los ocho acusados de asesinar a golpes a Fernando Báez Sosa, el joven argentino estudiante de Derecho que fue asesinado un 18 de enero de 2020. El juicio comenzó formalmente el pasado 2 de enero de 2023, y desde ese día desfilaron ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N° 1 más de 100 testigos. Se exhibieron los videos, chats, audios y declaraciones que ayudaron a reconstruir los movimientos previos y posteriores de los ocho acusados.

Los acusados son ocho, y se los acusa de un delito de “homicidio doblemente agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas”: Máximo Thomsen (23), Enzo Comelli (22), Matías Benicelli (23), Blas Cinalli (21), Ayrton Viollaz (23), y Luciano (21), Ciro (22) y Lucas Pertossi (23).

El delito por el que se los acusa tiene una pena de prisión perpetua, y esa es la pena que exige la defensa de la familia de Báez Sosa, liderada por el abogado Fernando Burlando.

Durante los primeros días del juicio declararon amigos de la víctima, testigos que presenciaron el ataque, los médicos que lo asistieron y Virginia Pérez Antonelli, quien intentó reanimarlo tras los golpes, y cuyo testimonio fue puesto en duda por la defensa de los acusados, quienes pusieron en ella responsabilidad por la muerte de Báez Sosa.

Crimen Fernando Baez Sosa imputados. Foto La Nación.PNG
Crimen Fernando Baez Sosa imputados.
Foto La Nación.

La defensa de los acusados le achacó a la joven que los movimientos de reanimación que realizó pudieron haber detonado la muerte del joven. Diferentes testimonios y pericias señalan que, si tuvo un efecto en el deceso, fue residual, y que su muerte se debió principalmente a los golpes que recibió.

También declararon los policías que arrestaron al grupo agresor, el forense que realizó la autopsia y los encargados de las pericias que se hicieron durante el proceso, como la scopometría, el estudio de sangre en la ropa de los implicados, el análisis de videos, chats y audios. También declaró Pablo Ventura, el joven involucrado por el grupo y señalado por este como autor del homicidio.

La estrategia de la defensa

La estrategia que persigue el abogado defensor de los ocho, Hugo Tomei, es clara. Se busca establecer que sus defendidos no urdieron un plan para atacar y matar, sino que ellos fueron agredidos y se defendieron en un contexto de una pelea espontánea. Su idea-fuerza es eludir una condena por homicidio calificado por alevosía y por el concurso de dos o más personas (con una pena de prisión perpetua) y, eventualmente, aceptar una por homicidio en riña, que tiene un máximo de seis años de cárcel.

Paralelamente, la defensa también acordó la estrategia de hacer hablar a los acusados. El primero en hacerlo fue Luciano Pertossi, que, al dar declaración, cambió el rumbo del juicio, ya que no estaba planificado que hablara.

En una breve intervención, el joven buscó desmarcarse y contradecir a un grupo de peritos que lo ubicaban entre los presuntos agresores directos de la víctima, rol en el que también fueron identificados su hermano Ciro, Máximo Thomsen, Enzo Comelli, Matías Benicelli y Blas Cinalli, a partir de los testimonios de más de 70 testigos.

“Yo no estaba ahí”, dijo tras pedir declarar de manera sorpresiva, luego de que especialistas en reconocimiento facial forense de la Policía Federal Argentina (PFA) lo identificaran entre quienes golpeaban a Fernando la madrugada del 18 de enero de 2020, en base a un relevamiento cuadro por cuadro de los videos incorporados a la causa, según consignó Télam.

El peritaje, detallada por los testigos Andrés Bruzzese, Yanina Cuenca, Ricardo Pisoli y Agostina Matticol reforzó otros indicios aportados previamente en ese sentido por al menos dos testigos convocados durante la primera semana del juicio, y detonó a su vez la decisión del joven de poner fin al silencio compacto de los ocho acusados desde que el proceso se puso en marcha el último 2 de enero.

Después de Pertossi fue el turno de Máximo Thomsen, uno de los acusados que más comprometido se encuentra, ya que se lo señalada como el que le dio la patada final. Lloró y pidió hablar. No confesó, pero pidió perdón. Y dio su versión de los hechos, que, en varios tramos, se dio de bruces con los indicios que hay en el expediente y que se desarrollaron en el juicio.

maximo thomsen foto. archivo.PNG
Máximo Thomsen
Foto: archivo

“Quiero pedir disculpas… Es algo que nunca hubiese buscado… Jamás en la vida tuve intención de matar a nadie porque vengo escuchando todos los días que yo organicé, que soy líder”, afirmó. Fundamentalmente, admitió que después de haber sido echado de Le Brique, ya en la calle, vio que le estaban pegando a un amigo y fue a defenderlo, que pegó “una o dos patadas” a alguien que “quizás estaba arrodillado”, y que hoy ya no recuerda si también le pegó cuando esa persona estaba en el piso y que, “por lo que dedujo”, era la víctima del homicidio ocurrido la madrugada del 18 de enero de 2020.

Una declaración clave: Juan Pedro Guarino

Juan Pedro Guarino, quien estuvo preso y fue sobreseído tras unas semanas, declaró como testigo en el juicio por el asesinato de Báez Sosa, y dio un testimonio clave para el caso, ya que, más allá de las pericias que parecen confirmar el grado de violencia del ataque, este testimonio nació desde el propio grupo. “Vengo a ayudar, justicia por Fernando”, aseveró el joven que arribó escoltado por un policía.

Las primeras preguntas fueron del abogado Burlando, que representa a la familia de la víctima. “¿Qué pasó el 18 de enero de 2020?”, preguntó, y le pidió al testigo un relato del día completo.

“Que yo me acuerde, nos levantamos tarde porque nos acostamos tarde. Fuimos a la playa, volvimos a la casa, nos bañamos, nos cambiamos y nos preparamos. Hablé con una compañera de colegio y fuimos a una casa. Ya habíamos comprado las entradas para ir a Le Brique. El boliche estaba muy lleno de gente”, comenzó el joven.

“Yo esperé a poder entrar. Dije: ‘Me voy’. Hasta que por una de las puertas pudimos entrar. Después fue normal hasta que estaba parado en las escaleras de la pista de abajo y veo que cerca mío, en la barra, estaba discutiendo Máximo Thomsen y [Matías] Benicelli con dos o tres chicos. Después me entero [que era] porque le habían tirado un vaso”, siguió el testigo, que dijo observar luego cómo sacaron a Thomsen y a los demás acusados del boliche.

juan guarino.JPG
Juan Pedro Guarino, sobreseído de la causa de Fernando Báez Sosa, declaró como testigo
Foto: (Captura) TN

Guarino alegó que supo que a sus compañeros le habían tirado un vaso adentro del boliche por los medios. “¿Jamás hablaste con compañeros de la casa sobre ese altercado?”, le preguntó Burlando. “No”, respondió, a la vez que repitió que los que discutieron fueron Thomsen y Benicelli, por lo que dijo no saber por qué los demás fueron echados de Le Brique.

“Salgo por decisión propia, salgo más tarde que ellos. Salgo caminando por atrás y veo a mi izquierda que Luciano Pertossi está peleando con otro chico. Llego cuando Luciano ya no se estaba peleando más. Voy a ver cómo estaba él. Lo siento en un banco. Viene Ciro Pertossi. Luego escucho gritos a mi derecha, Luciano y Ciro se levantan y se van, imaginé que iban a pelearse de vuelta, no lo podía creer”, indicó y reveló: “Miro, veo a Máximo Thomsen y a un chico tirado en el piso, y después me entero de quién era. Cuando vi eso no lo podía creer, me enojó muchísimo, me fui solo”.

Cuando Burlando lo consultó sobre qué vio, Guarino indicó: “A Máximo al lado de un chico tirado, me imaginé que se estaban peleando”. El testigo sostuvo que luego se retiró del lugar. “¿Por qué no lo podías creer”, preguntó Burlando. “Porque habíamos ido de vacaciones a pasarla bien. Ellos ya se habían peleado en otras ocasiones. Había hablado con mi mamá y mi novia que si volvía a pasar me iba a volver de las vacaciones. Nunca lo pude creer”, respondió Guarino.

En tanto, dijo no haber visto cómo le pegaron a Báez Sosa ni con quién discutió ni adentro ni afuera del boliche. “Contame con el panorama que te encontrás”, continuó Burlando. “Algo que no lo podía creer. Máximo al lado de alguien tirado en el piso”, detalló Guarino. “¿Se movía la persona tirada en el piso?”, interrogó el abogado. “Lo que llegué a ver, no”, dijo contundente el joven, que acotó: “Sentí hasta vergüenza, me da mucho dolor”.

La composición de la escena: chats, videos y fotos

Un croquis presentado ante los jueces Castro, Christian Rabaia y Emiliano Lázzari por los peritos de la PFA que declararon -elaborado a partir del análisis de una decena de cámaras de seguridad privada y pública y de tres teléfonos celulares , entre ellos el de Lucas Pertossi-, precisó que los ocho acusados estaban en presentes en el lugar del crimen.

Fernando Baez Sosa ubicación de los imputados en la escena Foto La Nacion.PNG
Reconstrucción de la ubicación de los acusados.
Foto: La Nación

Los chats, audios y mensajes que se enviaron los acusados entre ellos y con otras personas también fueron claves para desentrañar el después del ataque. “Nos sacaron todos los patovicas, lo recagamos a palos mal”, le esribió Blas Cinalli a un interlocutor. “Nos agarraron del cuello, nos sacó la Policía, pero ganamos igual”, agregó.

Fernando Baez Sosa imputados. Foto La Nacion.PNG
Registros fílmicos de los acusados del asesinato de Báez Sosa.
Foto: La Nación

Luego, siguió: “Ey, amigo, ni bien llegamos mandame, vamos a estar en la casa con Lucas y Ayrton”, en referencia a Pertossi y Viollaz. “Posta, posta, estamos llegando a Mc Donald’s, vamos de vuelta al centro a ver qué onda, capaz que los cruzamos”, le pidió.

Durante una de las audiencias fue de suma importancia el trabajo del Instructor de la causa Javier Pablo Laborde, que analizó los teléfonos de los acusados. Durante su exposición, se dedicó a los chats de los celulares.

Sobre el teléfono del Cinalli, habló de un grupo llamado “El club del Azote”, integrado por 13 personas de Zárate, entre las cuales estaba el acusado, quien a las 5.08 de ese 18 de enero de 2020 refirió lo siguiente: “Nos peleamos, ganamos contra unos chetos, los rompimos. Nos vamos al centro a premiar”.

Alguno de los integrantes del chat le contestó: “Representá a Zárate, guacho”. Cinalli se jactó: “Había un rubio que estaba agarrado a mi tobillo”. Esta frase se conecta con el testimonio de Tomás D’Alessandro, un amigo de Fernando que refirió en su testimonio que le agarró los tobillos a uno de los agresores.

“Amigo, flasheamos. Creo que matamos a uno, todo Gesell está diciendo eso”, fue uno de los textos más fuertes que se revelaron del celular del rugbier y que fue enviado a las 5:15 del 18 de enero de 2020.

Su interlocutor le contestó: “Los demoledores”.

Luego, a las 6.47 AM alguien le preguntó: “¿Qué onda Blas, se dieron masa?”. Cinalli contestó: “Dos convulsionaron, a uno lo mandamos al hospital, sin signos vitales”. Minutos después detalló: “Le dimos murra a uno con ‘El Perto’, lo recargamos a palos, pero mal. Vinimos corriendo a casa”.

¿Cuándo se conocerá la sentencia?

El juicio por el asesinato de Fernando Báez Sosa va a durar todo el mes. Tras la presentación de las pruebas, será el turno de los alegatos de los abogados acusadores y defensores y, tras un receso, se leerá la sentencia, que se estima será el 31 de enero.

Mediante las audiencias, que comenzaron el pasado lunes 2 de enero, se busca esclarecer las responsabilidades en el crimen ocurrido el 18 de enero de 2020 a la salida del boliche Le Brique de Villa Gessell.

Los magistrados María Claudia Castro, Christian Rabaia y Emiliano Lazzari, integrantes del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N° 1 de Dolores, son los encargados de emitir la sentencia sobre los acusados, sobre los que pesa un pedido de condena perpetua para todos los acusados.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Fernando Báez Sosa

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad