VENEZUELA

Juan Guaidó a Maduro: la presión “apenas comienza”

Líder opositor recibe apoyo de sindicatos; harán paros contra el régimen.

"Están ahogados en contradicciones. No tienen cómo responderle al pueblo", dijo el líder opositor sobre el régimen de Maduro. Foto: AFP
"Están ahogados en contradicciones. No tienen cómo responderle al pueblo", dijo el líder opositor sobre el régimen de Maduro. Foto: AFP

El líder opositor venezolano Juan Guaidó advirtió ayer martes que la presión contra el régimen de Nicolás Maduro “apenas comienza” y respaldó una propuesta de “paro escalonado” de funcionarios públicos, un día después de su desafiante regreso al país, tras haber burlado una prohibición de salida.

Guaidó, reconocido como presidente interino por más de 50 países, se reunió ayer con dirigentes sindicales del sector público, a los que pidió que apoyen sus esfuerzos para sacar del poder a Maduro.

“Pensaban que la presión máxima había llegado. Sépanlo claramente que la presión apenas comienza”, lanzó Guaidó tras la reunión con los dirigentes sindicales.

Guaidó ya había convocado, al llegar el lunes a Caracas, a sus seguidores a realizar el sábado manifestaciones multitudinarias en todo el país. Como es habitual, también Maduro llamó ayer martes a “manifestaciones antimperialistas” el mismo día, cuando se cumplirán cuatro años desde que el expresidente Barack Obama impuso las primeras sanciones al régimen chavista.

Guaidó, quien también es presidente de la Asamblea Nacional de mayoría opositora, logró reactivar las protestas y estrechar el cerco diplomático contra Maduro desde que el pasado 23 de enero se juramentó como presidente interino. La Asamblea Nacional declaró “usurpador” a Maduro.
“Aquí está el presidente encargado de Venezuela dándole la cara a los trabajadores, al trabajo con dignidad, sin que les regalen nada”, dijo Guaidó.

El líder opositor promueve un gobierno de transición y elecciones libres aduciendo que el segundo mandato iniciado por Maduro el pasado 10 de enero es resultado de un fraude electoral.

Según Guaidó, los representantes de los sindicatos le propusieron ayer avanzar hacia un “paro escalonado en la administración pública”.
Durante la era chavista, el sector público llegó a tener entre 4 y 4,5 millones de funcionarios, pero esa cifra pudo haberse reducido a raíz de la grave crisis económica, que incluye una contracción del PIB de 50% desde 2014, hiperinflación y escasez de bienes básicos.

Con tono retador tras su multitudinario recibimiento el lunes, Guaidó dijo ayer que la facilidad con la que ingresó muestra las contradicciones en el círculo del “dictador”, como se refiere a Maduro.

Sus seguidores temían que fuera arrestado al llegar a Venezuela, de donde salió el 22 de febrero para estar en el operativo de ingreso de la ayuda humanitaria desde la ciudad de Cúcuta, en Colombia. Maduro impidió el ingreso de los camiones con alimentos y medicamentos al bloquear los accesos por las fronteras terrestres y marítimas.

“Están ahogados en contradicciones. No tienen cómo responder al pueblo de Venezuela”, dijo Guaidó al referirse a que no haya habido represalia de parte del régimen de Maduro a su regreso.

En una entrevista con el diario La Nación de Argentina, Guaidó abundó en este punto: “El día de ayer (por el lunes) denota lo que ha sido la fractura en el régimen. Que me amenazaran con cárcel, desde quien usurpa hoy funciones, Maduro, hasta su segundo, Diosdado Cabello. Que no hayan ejecu-tado esa amenaza los deja en una posición de evidente debilidad”.
Antes de su vuelta a Caracas, Maduro había declarado que Guaidó tendría que responder ante la justicia, por haber evadido la prohibición de salida del país. Pero nada pasó. En el aeropuerto los que esperaban a Guaidó eran manifestantes opositores y un grupo de diplomáticos de países que lo reconocen como presidente.

Guaidó busca ahora elevar la presión interna para derrotar a Maduro. Para eso quiere sumar a sus filas a los empleados públicos, pese a que el régimen conserva su influencia en buena parte de la cúpula sindical.

“El paro escalonado es una propuesta de los trabajadores públicos para que más nunca trabajen para la dictadura”, sostuvo Guaidó, y anunció una ley para proteger a los funcionarios de eventuales despidos.

En la reunión de ayer participaron sindicalistas petroleros, de las industrias básicas, gobernaciones, alcaldías, hospitales y la banca pública, entre otros, dijo la dirigente Ana Yánez. “La administración pública está prácticamente paralizada. En las alcaldías van a trabajar solo tres veces a la semana y apenas medio día”, comentó Yánez.

El salario mínimo en Venezuela apenas alcanza para dos kilos de carne por una hiperinflación que el FMI proyectada en 10.000.000% para 2019.
Guaidó anunció también ayer que evalúa hacer una gira por Europa para sumar apoyos a su causa.

El líder de la oposición realizó entre el 22 de febrero y el pasado lunes una gira por Colombia, Brasil, Paraguay, Argentina y Ecuador, en la que fue recibido con honores de jefe de Estado por gobiernos que le reconocen como presidente legítimo de Venezuela.

La mayoría de los países de la Unión Europea reconocen a Guaidó como presidente interino y han pedido a Maduro que permita la celebración de unas elecciones libres.

Los mismo han hecho Estados Unidos y el Grupo de Lima, que integran 14 países de las Américas.

Oposición y chavismo se miden el sábado

El próximo sábado será un día de mucha agitación en Venezuela. A la movilización convocada por Juan Guaidó en contra del régimen, se suma la de Nicolás Maduro a favor del régimen. “Marcha antimperialista” la llamó.

“¡A las calles, el pueblo! ¡Al combate, el pueblo!”, dijo Maduro ayer martes durante un acto que conmemoró el sexto aniversario de la muerte de su antecesor Hugo Chávez (1999-2013).

Maduro declaró el 9 de marzo como el día del antimperialismo, luego de que en esa fecha, en 2015, el entonces presidente demócrata Barack Obama emitiera un decreto que declaró a Venezuela como una “amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad” de Estados Unidos e impusiera las primeras sanciones a funcionarios venezolanos.

Maduro no se refirió al multitudinario recibimiento que tuvo Guaidó el lunes, si bien antes había manifestado que tendría que enfrentar a la justicia por haber violado la prohibición de salida.

Sí reivindicó como una “victoria” el fallido intento de Guaidó para ingresar la ayuda humanitaria el pasado 23 de febrero por la frontera con Colombia.

En tal sentido, condecoró a varios oficiales de la Fuerza Armada que impidieron el paso de los cargamentos, entre ellos a Alberto Bermudes, comandante de la Zona Operativa de Defensa Integral del estado Bolívar, fronterizo con Brasil y donde murieron siete personas y decenas resultaron heridas en enfrentamientos con los militares. “Hoy más que nunca estamos victoriosos frente a la conspiración, frente al chantaje. Mientras una minoría alocada continúa con su odio, en su amargura, allá ellos, ni les paremos bolas (prestar atención) compatriotas”, exhortó.

Varios dirigentes chavistas conmemoraron el sexto aniversario del fallecimiento de Chávez. Maduro se expresó a través de su cuenta de Twitter: “Aún duele, como ayer, tu partida. Gracias a tus enseñanzas y a tu ejemplo, hoy continuamos en lucha permanente contra los enemigos que intentaron apagar tu voz tantas veces”.

Diosdado Cabello, el número dos del régimen, en la misma red compartió una foto que lo muestra llorando en el funeral. “Te Queremos Mucho, hoy más que nunca eres faro y guía, tu Pueblo y tus soldados te juramos que unidos Nosotros Venceremos”, escribió.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)