EL DISCURSO DEL RÉGIMEN

"Jamás me rendiré", dice Nicolás Maduro

Rompió relaciones con Colombia y desafió a Juan Guaidó a que convoque a elecciones.

Maduro y su esposa bailan al final del acto que hizo ayer el gobierno con miles de chavistas en Caracas. Foto: AFP
VEA EL VIDEO. Foto: AFP

Nicolás Maduro no dio ninguna señal ayer sábado de flexibilizar su posición y dejar entrar la ayuda humanitaria. Por el contrario, haciendo un juego de palabras con su apellido, dijo que estaba "más duro que nunca", y anunció el rompimiento total de las relaciones con Colombia, base de operaciones de la ayuda humanitaria que el líder opositor Juan Guaidó intentó hacer ingresar ayer a Venezuela.

En un acto en Caracas, ante milesde chavistas, Maduro volvió a rechazar la ayuda humanitaria e insistió sobre su teoría de un golpe de Estado para derrotarlo.

"Estoy más duro que nunca, más duro que esta madera, duro de pie, gobernando esta patria", dijo ante la concentración chavista convocada "en defensa de la revolución".

"Soberano coñazo (puñetazo) le estamos metiendo al golpe, a la intervención gringa", gritó. Y minutos después, anunció la ruptura de relaciones con Colombia.

"He decidido romper todas las relaciones políticas y diplomáticas con el gobierno fascista de Colombia y todos sus embajadores y cónsules deben salir en 24 horas de Venezuela", disparó.

Nicolás Maduro este sábado en Caracas. Foto: AFP
Nicolás Maduro este sábado en Caracas. Foto: AFP

"La paciencia se agotó, no podemos seguir soportando que se preste el territorio de Colombia para una agresión contra Venezuela. ¡Fuera de aquí, oligarquía!", agregó.

Maduro aseguró que "nunca antes un gobierno de Colombia había caído tan bajo". "Eres el diablo Iván Duque, eres el diablo, y te secarás por meterte con Venezuela. Vade retro satanás, fuera de aquí diablo", afirmó en referencia al presidente colombiano.

Luego apuntó sus dardos a Guaidó. "Estamos esperando al señor fantoche, payaso, títere del imperialismo norteamericano y mendigo", dijo Maduro sin nombrare al líder opositor.

Maduro agregó que ante cualquier circunstancia jamás se "doblegará" y pidió a los militares, a la milicia y a sus simpatizantes defenderlo si lo derrocan.

"Mi vida está consagrada totalmente a la defensa de la patria, que en cualquier circunstancia jamás me doblegaré, jamás me rendiré, siempre defenderé a nuestra patria con mi vida misma si es necesario defenderla", afirmó.

En su mensaje pidió a militares, milicia y seguidores salir en "unión cívico-militar" si algún día "le ocurre algo".

En el discurso que ofreció desde las cercanías del palacio presidencial de Miraflores, Maduro volvió a referirse a la ayuda humanitaria como una "trampa cazabobos" de la oposición y de Estados Unidos para tomar el poder en Venezuela, y desafió a Guaidó a convocar elecciones ya que "supuestamente es presidente encargado".

Reacción colombiana.

Poco después de que Maduro anunciara que rompía relaciones con Colombia, el gobierno de Duque reaccionó. Colombia dijo que no reconoce al gobierno "usurpador" de Maduro, ni su anuncio de romper relaciones diplomáticas.

El gobierno de Duque reconoce "al presidente Juan Guaidó a quien le agradece la invitación que hace a los funcionarios diplomáticos y consulares colombianos a permanecer en territorio venezolano", señaló el canciller Carlos Holmes Trujillo.

De todos modos, el canciller señaló que dispondrá el regreso de los funcionarios colombianos, "con el fin de preservar" su vida e integridad. "Colombia responsabiliza al usurpador Maduro de cualquier agresión o desconocimiento de los derechos que tienen los funcionarios colombianos en Venezuela", añadió.

Iván Duque. Foto: Reuters
Iván Duque. Foto: Reuters

La vicepresidenta Marta Lucía Ramírez agregó por su parte que "Maduro no puede romper relaciones diplomáticas que Colombia no tiene con él", en su cuenta de Twitter.

Bogotá prácticamente no tiene relaciones con el gobierno chavista desde mediados de 2017.

Colombia ha acusado en reiteradas oportunidades al régimen de Maduro de darle protección a elementos de la guerrilla del ELN y a narcotraficantes que operan en la frontera.

Enviada de Trump en Brasil y Paraguay

La subsecretaria de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Kimberly Breier, viajará a Brasil y Paraguay con Venezuela en la agenda. Breier, que hoy domingo llegará a Brasil, irá a Río de Janeiro, Brasilia y San Pablo "para profundizar la cooperación entre Estados Unidos y Brasil en apoyo a la democracia en el Hemisferio Occidental, especialmente en Venezuela", dijo el Departamento de Estado. Breier tiene previstas reuniones con el canciller Ernesto Araújo; el ministro de Justicia, Sergio Moro; y el diputado Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente Jair Bolsonaro, entre otras autoridades.

También se encontrará con embajadores del Grupo de Lima, un bloque de países latinoamericanos y Canadá que busca una salida pacífica a la crisis venezolana, así como con migrantes venezolanos.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, visitará Estados Unidos la segunda quincena de marzo, según anunció a principios de febrero Araújo, confirmando la sintonía con el gobierno de Donald Trump.

En Paraguay, Breier se reunirá con el presidente Mario Abdo y otros miembros de su gobierno. Abdo rompió relaciones diplomáticas con Venezuela el 10 de enero, el mismo día en que Nicolás Maduro se juramentó como presidente hasta 2025, tras su reelección en comicios desconocidos por Washington, el Grupo de Lima y países europeos.

Comisión de OEA pide por militares detenidos

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pidió al Estado venezolano proteger a cuatro militares y a un civil acusados de atentar contra Nicolás Maduro, por considerar que sus derechos se encuentran en grave "riesgo de daño irreparable". La CIDH, organismo de la OEA, otorgó medidas cautelares en favor del coronel en retiro Oswaldo García Palomo, el coronel José Romel Acevedo Montañez, el primer teniente Alberto José Salazar Cabañas, el sargento Miguel Ambrosio Palacio Salcedo y el ciudadano José Labichela Barrio.

"Maduro es un burro, Chávez era el peor"

La actriz venezolana Catherine Fulop, que desde hace años vive en Argentina, afirmó que Nicolás Maduro es un "títere" y un "burro" rodeado de personas "maquiavélicas" y consideró que la solución a la crisis de su país pasa porque los "delincuentes" abandonen el poder. "Atrás de él ha habido personas más maquiavélicas. Él es un burro, pobre. Tú le escuchas hablar y te das cuenta de que lo manejan, que dice lo que le dicen que diga, porque solito como que mucho no puede", señaló a EFE en su casa de Buenos Aires.

Para la protagonista de telenovelas como Abigail o Pasionaria, detrás de Maduro hay gente "muy mala" como el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, o como lo fue el fallecido exmandatario Hugo Chávez, el "peor de todos", que "vendió" la patria y "dejó que entrara lo peor del mundo solo para acumular poder". "Si él hubiera estado, no sé... capaz que no hubiéramos llegado a esta situación tan dramática. Pero se le fue de las manos y cuando tú tratas con lo peor del mundo, nada puede terminar bien", dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados