CRISIS POLÍTICA Y SOCIAL

Iván Duque se reunió con líderes sindicales y empresarios; siguen las protestas en Colombia

Las protestas han sido en gran medida pacíficas, aunque al principio estuvieron marcados por saqueos y actos de vandalismo que obligaron a que se estableciera un toque de queda en Bogotá y Cali.

Un manifestante con máscara antigases y la bandera de Colombia en la manifestación pacífica, que planteó varios reclamos, realizada ayer en Bogotá. Foto: Reuters
Un manifestante con máscara antigases y la bandera de Colombia en la manifestación pacífica, que planteó varios reclamos, realizada ayer en Bogotá. Foto: Reuters

En la segunda etapa del diálogo social que inició el domingo, el presidente de Colombia, Iván Duque, se reunió ayer lunes con líderes sindicales y de gremios empresariales en busca de aplacar las protestas contra la política económica y social del Gobierno, que entraron en su quinto día.

En las protestas, que han ido decreciendo desde el primer día -cuando se reunieron unas 250.000 personas-, los manifestantes han marchado contra supuestos planes de reformas, como el recorte al salario mínimo para los jóvenes y el aumento de la edad de jubilación, lo que Duque ha negado.

Los manifestantes también se han enfocado en rechazar la corrupción, lo que consideran la falta de acción del gobierno para detener el asesinato de cientos de activistas de derechos humanos y de algunos líderes indígenas, y la implementación por completo de un acuerdo de paz con los exrebeldes de las FARC, que Duque intentó modificar sin éxito. Asimismo, reclaman contra una reforma tributaria, las privatizaciones que, según los sindicatos, pretende hacer Duque y el incremento de las tarifas eléctricas. Los reclamos incluyen elevar el salario mínimo y que se cumplan acuerdos con varios sectores sociales.

Ante la prolongación de las marchas, Duque prometió un diálogo o conversación nacional, centrado en los problemas sociales y la lucha contra la corrupción, que se extendería hasta mediados de marzo, e invitó a los ciudadanos a presentar propuestas sobre cómo mejorar el país.

Iván Duque, presidente de Colombia. Foto: AFP
Iván Duque, presidente de Colombia. Foto: AFP

Las protestas han sido en gran medida pacíficas, aunque los dos primeros días estuvieron marcados por saqueos y actos de vandalismo que obligaron a que se estableciera un toque de queda en Bogotá y Cali por una noche.

En el marco del diálogo abierto el domingo, el presidente Duque reconoció ante los alcaldes y gobernadores electos, que la inquietud y el reclamo ciudadano son grandes y que los llamados serán interpretados y materializados.

Gobiernos no tienen varitas mágicas, dice Duque.

“Es muy importante entender que los gobiernos no pueden ni ser promeseros ni los gobiernos tienen varitas mágicas con las que se producen soluciones milagrosas e inmediatas”, explicó el mandatario. Refiriéndose a la coyuntura social, Duque indicó: “Son muchos los gobernantes en el mundo que se concentran en lo popular, pero no en lo urgente y lo necesario, y esos principios de la administración pública son muy importantes hoy”.

De la misma manera, señaló respecto a la educación: “La gran apuesta por la educación que le planteamos a Colombia no tiene color político, no es ideológica; la educación no la podemos dejar en un debate de izquierda o de derecha, la educación es un principio que todos debemos abrazar por el bien y por el futuro del país”.

Duque destacó que, a pesar de las diferencias, se debe actuar de manera conjunta: “Entre nosotros, el Gobierno Nacional y los nuevos alcaldes y gobernadores, mostremos que nos une el progreso de nuestra gente, el progreso de nuestros ciudadanos”.

Movilización en paz.

Grupos de feministas, cristianos, estudiantes, jubilados y de la comunidad LGBTI se juntaron ayer lunes en el centro de Bogotá para dar un toque de diversidad al quinto día de protestas pacíficas contra las políticas del presidente colombiano, Iván Duque.

El punto de encuentro fue el Parque Nacional, adonde llegaron miles de personas para continuar lo que comenzó el jueves como un “paro nacional” convocado por las centrales obreras contra posibles reformas laboral, de pensiones y tributaria, entre otras causas, y ya se convirtió en un multitudinario movimiento cívico.

También se reunieron para conmemorar el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer y para apoyar a Dilan Cruz, de 18 años, que fue herido gravemente el sábado en la cabeza por una bomba aturdidora disparada por el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía en el centro de la ciudad.

Como en los cuatro días anteriores, los estudiantes salieron a las calles para reclamar al Gobierno el cumplimiento de los acuerdos firmados y medidas contra la corrupción en las universidades públicas.

“La crisis en la universidad pública se ha vivido desde hace mucho tiempo y como estudiante veo muchas problemáticas dentro de la universidad que impiden que vaya a aprovechar todas las herramientas que me dan”, afirmó a Efe Sebastián Trujillo, estudiante de Educación Física de la Universidad Pedagógica.

También entonaron canciones que decían “Vamos compañeros, vamos a luchar, que esto se gana con la lucha popular”, pues Trujillo explicó que lo único que están pidiendo es “mejores espacios para la educación y tener un país libre”.

Expulsan a 59 venezolanos por vandalismo

La autoridad migratoria de Colombia expulsó a 59 venezolanos acusados de perpetrar “actos vandálicos” durante las protestas contra el gobierno del presidente Iván Duque.

Los extranjeros, a los que se reprocha poner “en riesgo el orden público y la seguridad nacional”, serán entregados a las autoridades venezolanas en una zona fronteriza poco transitada, San Fernando de Atabapo (suroeste), para “dificultarles” el regreso al país, explicó Christian Krüger, director de Migración Colombia.

“Si bien es cierto que los extranjeros pueden marchar (...), lo que no pueden hacer es afectar el orden público y generar actos vandálicos poniendo en riesgo los bienes públicos, los bienes privados y, lo más complicado, la integridad de las personas que están en esas marchas”, agregó.

Los expulsados no pueden volver a Colombia por diez años. (Con información de AFP)

Áñez proclama retorno a normalidad en Bolivia
Jeanine Áñez, presidenta interina de Bolivia. Foto: Reuters

Bolivia recobra paulatinamente su ritmo habitual tras más de un mes de convulsión social, luego de que el gobierno transitorio y los movimientos sociales, muchos de ellos leales al expresidente Evo Morales, pactaran la paz tras acordarse una nueva elección.

La aprobación unánime en el Congreso bicameral y la posterior promulgación por la presidenta interina de una ley que permitirá el llamado a nuevos comicios generales, en una fecha aún por determinar, logró descomprimir la peor crisis de los últimos quince años.

“Estamos volviendo a la normalidad después de algo tan duro y tan dramático”, resumió ayer lunes la presidenta provisional, Jeanine Áñez, en las puertas del palacio de Gobierno.

La mayoría de las rutas estaban expeditas al transporte terrestres, a excepción de la región central del Chapare, donde los sindicatos de cocaleros afines a Morales continuaban efectuando cortes. Los cocaleros exigen justicia para los nueve muertos el pasado 15 de noviembre en la región de Sacaba (centro), durante una represión de fuerzas combinadas del ejército y la policía que les impidieron avanzar hacia Cochabamba donde esperaban efectuar un mitin.

“Todavía continúan los bloqueos en diferentes puntos a pesar del acuerdo que se ha firmado” el domingo con el gobierno, reportó el coronel Franz Celis, subcomandante de la Policía de Cochabamba, en cuya jurisdicción se encuentra el Chapare. El tráfico urbano en las principales ciudades como La Paz y Santa Cruz, centro de las protestas civiles que provocaron la caída de Morales, también se había reanudado, lo que permite el abastecimiento de combustible.

Los mercados populares de comestibles se iban abasteciendo mientras la banca y el comercio habían reanudado su funcionamiento. Los restaurantes, que durante los días de conflicto estaban cerrados, abren nuevamente al público. (Con información de AFP)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados