MASIVA MARCHA EN CHILE

Histórica movilización en Santiago; Piñera dijo que escuchó el mensaje de los ciudadanos

La mayor manifestación desde el retorno de la democracia a Chile se realizó ayer en Santiago: reunió a 1,2 millones de personas, a las que se sumaron cientos de miles que participaron de movilizaciones similares en otras ciudades.

Impresionante: La movilización realizada ayer en Santiago en rechazo a las medidas del gobierno, tuvo enorme alcance. Foto: AFP
La movilización realizada ayer en Santiago en rechazo a las medidas del gobierno, tuvo enorme alcance. Foto: AFP

Más de un millón de personas solo en Santiago y cientos de miles más en otras ciudades estremecieron al país en la mayor concentración en las calles desde el retorno a la democracia en Chile, una semana después de que estallaron protestas contra el modelo económico y tres días después de que el presidente Sebastián Piñera anunció medidas sociales ante el descontento.

A los gritos de “¡Chile despertó!” y “¡El pueblo unido jamás será vencido!”, gruesas columnas de manifestantes avanzaron por una avenida céntrica de Santiago para concentrarse en “la marcha más grande de Chile”, según rezaba una convocatoria realizada en las redes sociales.

El gobierno cifró la participación en 1,2 millones -informó el diario La Tercera-, mientras que muchas otras ciudades se plegaban a la movilización en todo el país, pese a la presencia militar desde que el presidente Piñera decretó el estado de emergencia.

La masiva movilización se realizó de manera pacífica y solo derivó en hechos violentos aislados frente a La Moneda, sede del gobierno, donde las fuerzas de seguridad lanzaron agua, gases lacrimógenos y balas de goma para dispersar a los manifestantes.

Ante la magnitud de la movilización en reclamo de soluciones a los profundos problemas que afectan a la sociedad y en rechazo a las medidas sociales que aprobó el gobierno, el presidente Piñera indicó que escuchó el mensaje y que la movilización abre caminos de futuro.

“La multitudinaria, alegre y pacífica marcha, donde los chilenos piden un Chile más justo y solidario, abre caminos de futuro y esperanza”, comentó Piñera en un posteo en Twitter. “Todos hemos escuchado el mensaje. Todos hemos cambiado. Con unidad y ayuda de Dios, recorreremos el camino a ese Chile mejor para todos”, señaló.

El Presidente siguió, desde la sede del gobierno, todo el desarrollo de la movilización.

La jornada del viernes comenzó en Santiago con caravanas de camiones que interrumpieron el tránsito en las principales autopistas hacia la capital, en una protesta de los transportistas contra los altos cobros por el uso de las rutas, que en su mayoría administran privados.

Protesta: el fuego fue encendido en medio de la manifestación que se desplegó ayer en Santiago en desafío al gobierno. Foto: Reuters
El fuego fue encendido en medio de la manifestación que se desplegó ayer en Santiago en desafío al gobierno. Foto: Reuters

Reclamos.

Por la tarde, comenzaron las marchas que se convirtieron en una multitudinaria concentración en Santiago. “Pedimos justicia, honestidad, ética en el gobierno, no queremos socialismo ni comunismo, sino menos empresas privadas, más Estado. Las propuestas que hizo Piñera van a arruinar el presupuesto para subsidiar a las empresas privadas”, dijo a AFP Francisco Anguitar. de 38 años, quien trabaja en el sector de inteligencia artificial.

“Esto me recuerda a la Marcha del No antes del plebiscito del 88”, dijo a Reuters la profesora jubilada Clotilde Soto, de 82 años, recordando la consulta que el 5 de octubre de 1988 sacó al dictador Augusto Pinochet del poder.

A su vez, Carmen Gloria Rojas Pizarro, de 40 años, indicó a AFP mientras marchaba, que el gobierno “ha tratado de entregar soluciones parche que no resuelven el problema de fondo que tiene que ver directamente con la desigualdad”.

“En Santiago tenemos muchas diferencias entre la gente que vive en los barrios acomodados y el pueblo. Eso no se ha abordado de la manera correctas”, indicó sobre la situación del país, en el que el salario mínimo es unos 420 dólares, mientras un empleado profesional de los sectores de clase alta supera los 4.000 dólares mensuales.

Manifestación histórica en Santiago de Chile, este viernes. Foto: AFP
Manifestación histórica en Santiago de Chile, este viernes. Foto: AFP

Mejores jubilaciones, sueldos más altos, educación de calidad, atención de la salud incluyendo medicamentos accesibles y tarifas públicas más bajas, son demandas de larga data de la sociedad chilena que comenzaron a sumarse al reclamo inicial de la protesta contra el incremento de la tarifa del metro de Santiago.

Las movilizaciones, que muchas veces derivaron en saqueos, ataques incendiarios y choques con la policía, dejaron hasta ahora 19 muertos, más de 5.000 personas detenidas, cientos de heridos y daños millonarios.

Decisiones.

La fuerte movilización social llevó a Piñera, el martes pasado en un mensaje a los ciudadanos, a pedir perdón por su gestión inicial y por la falta de visión que tuvieron él y otros gobernantes para detectar el malestar de la sociedad.

Anunció una serie de medidas que incluyen el aumento del 20% en la jubilación básica y del mismo porcentaje al Aporte Previsional Solidario, un tope al gasto en atención de la salud, un seguro para cubrir parte del gasto en medicamentos, el aumento del ingreso mínimo a 350.000 pesos (482 dólares), un impuesto a las personas que tengan ingresos superiores a los 11.000 dólares mensuales, la reducción de las dietas de los legisladores y de los sueldos más altos de la Administración Pública, y la derogación del aumento de 9,2% en la tarifa de energía eléctrica.

Pero, la enorme movilización realizada ayer deja en evidencia que la amplia mayoría de los ciudadanos considera que las medidas anunciadas no resuelven la desigualdad ni los otros problemas que enfrentan.

Las protestas estallaron hace una semana como consecuencia del incremento de la tarifa del metro. Hubo actos de vandalismo que destruyeron 77 estaciones del metro y saqueos a numerosos comercios.

Jubilación promedio es de 220 dólares

El cambio del sistema de jubilaciones chileno, instaurado en 1980 durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) con un esquema privatizado y basado en la capitalización individual, es uno de los mayores reclamos en las masivas manifestaciones.

-El ahorro individual obligatorio es el pilar básico que sostiene el sistema previsional chileno. Cada trabajador aporta un 10 % mensual de su sueldo bruto a un fondo de pensiones personal del que puede disponer cuando se jubila y que es gestionado por las denominadas Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP).

-Las AFP son empresas privadas que invierten en los mercados en busca de rentabilizar sus fondos. Es obligatorio estar afiliado a una de ellas y existen seis.

-A los 65 años, en el caso de los hombres, y a los 60, en el de las mujeres, el trabajador puede jubilarse y recibir de la AFP una jubilación mensual con cargo al fondo que ha generado con el aporte mensual del 10 % de su sueldo durante su vida activa y de la rentabilidad que haya generado.

-La cuantía de la jubilaciónse actualiza cada año, va disminuyendo con el tiempo y depende del saldo de su cuenta individual y de otros parámetros como la expectativa de vida del afiliado.

-El promedio de la jubilación mensual pagada el pasado mes de agosto por las AFP fue de unos 220 dólares. En comparación, el salario mínimo chileno, que está en 422 dólares.

-El Estado participa en el sistema previsional con el llamado Pilar Solidario, dirigido a los más pobres y a quienes tienen las pensiones más bajas.

-En octubre de 2018, Piñera anunció una reforma del sistema que contempla elevar un 4 %, de forma gradual y a cargo del empleador, la cotización en las cuentas de ahorro de los trabajadores. Este incremento se sumará al 10 % mensual que actualmente paga cada trabajador a las AFP. (Fuente: EFE)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)