MAGNICIDIO

Haití lanzó una cacería de los asesinos del presidente Jovenel Moïse

El asesinato de Moïse, ocurrido la madrugada del miércoles, ha causado conmoción internacional y ha llevado al Gobierno haitiano a declarar el estado de sitio por un plazo de quince días.

Operativo policial en Puerto Príncipe para encontrar a los asesinos del presidente de Haití. Foto: AFP
Operativo policial en Puerto Príncipe para encontrar a los asesinos del presidente de Haití. Foto: AFP

El comando que en la madrugada del miércoles asesinó al presidente de Haití, Jovenel Moïse, estaba integrado por 26 colombianos y dos estadounidenses, informó anoche el director general de la Policía, León Charles. Por ahora, fueron arrestados quince colombianos y dos estadounidenses de origen haitiano.

En Haití se desató una cacería de los asesinos del presidente Jovenel Moise por un comando armado que invadió la residencia del presidente en la madrugada del miércoles.

Charles dijo que ocho “mercenarios” colombianos están fugados y son buscados “activamente”, mientras que los otros tres murieron en tiroteos con las fuerzas de seguridad.

Previamente, las autoridades habían informado de la muerte de cuatro sospechosos, pero rebajaron este número sin dar explicaciones.

Dos de los arrestados fueron capturados por un grupo de civiles, que los llevaron atados con cuerdas hasta una comisaría en el barrio de Pétion-Ville, en Puerto Príncipe.

En ese lugar se concentraron decenas de personas con la intención de linchar a los sospechosos y prendieron fuego a tres automóviles incautados por la Policía a los detenidos.

El asesinato de Moïse, ocurrido la madrugada del miércoles, ha causado conmoción internacional y ha llevado al Gobierno haitiano a declarar el estado de sitio por un plazo de quince días.

Al medio día la Policía había presentado a los primeros detenidos en la sede de la Dirección General del Poder Judicial, esposados y algunos de ellos ensangrentados.

Una ciudad en caos.

Puerto Príncipe, la capital de Haití, quedó al borde del caos. Tiendas, bancos, estaciones de servicios de gasolina y pequeños comercios cerraron sus puertas.

Se cerró el aeropuerto de la capital al igual que la frontera con República Dominicana, país con el que Haití comparte la isla La Española.

En Haití todos están en alerta y tratan de entender cómo pudo ocurrir el magnicidio.

Policía de Haití trabaja en la búsqueda de evidencia en los alrededores de la casa de Jovenel Moise. Foto: AFP
Policía de Haití trabaja en la búsqueda de evidencia en los alrededores de la casa de Jovenel Moise. Foto: AFP

“¿Dónde estaban los policías bien equipados que vigilan al presidente día y noche? ¿Por qué no reaccionaron?”, se preguntó Julia, una abogada de 28 años.

La fiscalía de Puerto Príncipe se hace la misma pregunta, por lo que ordenó interrogar a los dos responsables de la seguridad del mandatario.

“Si eres responsable de la seguridad del presidente, ¿dónde estabas? ¿Qué hiciste para evitarle este destino al presidente?”, se preguntó Me BedFord Claude, comisario del gobierno de Puerto Príncipe y encargado de iniciar los procedimientos judiciales.

El comando que mató a Moise estaba formado por asesinos a sueldo “profesionales” que se hicieron pasar por funcionarios de la agencia antidrogas estadounidense, la DEA, según el embajador de Haití en Estados Unidos.

Vacío político.

El crimen desestabiliza aún más al país más pobre de las Américas, que ya estaba sumido en una crisis política y de inseguridad, plagado de pandillas que entre otros delitos se dedican a los secuestros extorsivos.

Dos hombres pretenden actualmente conducir el país de 11 millones de habitantes, la mitad de los cuales tiene menos de 20 años.

Una de las últimas decisiones de Moise, de 53 años, fue designar el lunes a Ariel Henry como nuevo primer ministro. Pero Henry aún no había asumido el cargo.

Jovenel Moïse, quien fue presidente de Haití. Foto: AFP
Jovenel Moïse, quien fue presidente de Haití. Foto: AFP

Y horas después del asesinato, fue el primer ministro en funciones, Claude Joseph, quien impuso el estado de sitio y reforzó las potestades del Poder Ejecutivo. Se supone que esto último debería durar 15 días.

“¿Hay varios primeros ministros nombrados en el país?”, se preguntó Henry y aseguró que Joseph era solo ministro de Relaciones Exteriores.

La oposición también acusó a Joseph de acaparar el poder.

La Constitución haitiana establece que en caso de vacante presidencial, “el Consejo de Ministros, bajo la presidencia del Primer Ministro, ejerce el poder ejecutivo hasta la elección de otro presidente”.

Haití ya estaba sumido en una crisis institucional. Moise no convocó a elecciones tras su arribo al poder en 2017 y el país carece de Parlamento desde enero de 2020.

Acusado de inacción ante la crisis y enfrentado a buena parte de la sociedad civil, Moise gobernaba principalmente por decreto.

Doce balazos.

Moise fue asesinado en la madrugada del miércoles cuando un comando armado entró a su residencia particular en Puerto Príncipe. Su esposa resultó herida de gravedad y fue trasladada a Miami para su recuperación.

Moise recibió 12 impactos de bala durante, según afirmó el juez de paz encargado del informe forense. El juez Carl Henry Destin dijo al diario Le Nouvelliste que el cadáver de Moise tenía doce orificios realizados con armas de gran calibre y también de 9 milímetros. “Lo encontramos acostado boca arriba, pantalón azul, camisa blanca manchada de sangre”, relató.

El responsable de levantar el cuerpo dijo que aparte de Moise, la única persona que resultó herida fue su mujer Martine, que está hospitalizada en Miami.

La hija de la pareja consiguió esconderse en la habitación de su hermano, que también resultó ileso. El juez de paz dijo que el escritorio y la habitación de Moïse fueron “saqueados”.

EE.UU. reconoce a Claude Joseph

Estados Unidos reconoce a Claude Joseph como primer ministro de Haití porque ocupaba ese puesto antes del asesinato del presidente Jovenel Moise, y reveló que ha estado en contacto con Ariel Henry, quien fue nombrado primer ministro el pasado lunes por el mandatario asesinado. “Él (Claude Joseph) era el titular que estaba en ese cargo, él estaba ejerciendo como primer ministro antes del asesinato del presidente Moise y nosotros seguiremos trabajando con Claude Joseph como tal”, dijo el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price. Joseph, que es el canciller, ejerce el puesto de primer ministro interino desde el pasado abril, y ha asumido el poder de forma efectiva desde el magnicidio. Sin embargo, Henry, nombrado primer ministro el lunes, en el último decreto que firmó Moise, reclama el cargo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados