Negociaron hasta los últimos minutos pero se cerraron todas las puertas

Grecia entró en default y se encienden las alarmas

Grecia entró en default ayer, cuando las oficinas centrales del Fondo Monetario Internacional (FMI) cerraron sus puertas en Washington y el pago por unos 1.600 millones de euros no se había hecho efectivo. Hubo negociaciones hasta el final del plazo, pero las dos últimas propuestas continuaban alejadas entre sí.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Temor: una manifestación gigante según los medios locales, de partidarios del "Sí".

El Eurogrupo tampoco hizo lugar al último pedido de Atenas en cuanto a aceptar un préstamo a dos años que le permitiera pagar y continuar con la negociación. Otra puerta que se cerró a último momento.

Con esta perspectiva Grecia ingresa en una zona desconocida. La incertidumbre ya ganó terreno entre los propios griegos. Así lo evidenció la demostración gigante de ayer de los partidarios del "Sí" ("Nai", en griego) en la plaza Syntagma, frente al Parlamento.

Las alternativas están abiertas, incluso la de suspender el referendo del domingo.

El punto final.

Lo puso ayer la canciller alemana, Angela Merkel, que descartó más negociaciones con Grecia hasta después de que se vote sobre una propuesta de sus acreedores. Y con ello se esfumaban las esperanzas de Atenas de impedir el ingreso en default.

Cuando el reloj avanzaba hacia el vencimiento del plazo de miles de millones de euros en fondos del rescate inmovilizados, los ministros de Finanzas de la zona euro convocaron a una teleconferencia para discutir la petición griega de último minuto para extender el programa de ayuda.

Merkel aseguró que no habrá nuevas reuniones hasta después del referendo del 5 de julio, convocado por el primer ministro griego, Alexis Tsipras, para decidir sobre la oferta hecha la semana pasada por los acreedores y en el que pidió a sus ciudadanos que voten por el "No". El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, pidió a Atenas que acepte el acuerdo, mientras mantenía la esperanza de que se puedan realizar algunos ajustes aún.

Tsipras se mantuvo en su postura acerca de que las propuestas de los acreedores de bajar las pensiones y subir los impuestos arruinarán al país. En cambio, respondió con una contrapropuesta, solicitando un acuerdo de dos años de ayuda financiera y la reestructuración de su deuda, que fracasó.

Un alto funcionario de la zona euro afirmó que "no hay manera" de que los ministros de Finanzas de la zona euro pudieran liberar fondos a tiempo para el pago al FMI.

Merkel, cuyo país es el mayor acreedor de Grecia, dejó claro que piensa que el tiempo se acabó. "El programa expira esta noche (ayer), exactamente a la medianoche del horario central europeo. Y no estoy al tanto de indicios concretos de algo más", comentó en una conferencia de prensa.

Más tarde dijo que Atenas será la culpable de permitir la expiración del programa de rescate. Fuentes de la UE y de Grecia dijeron que Juncker, que habló con Tsipras el lunes, ofreció convocar a una reunión de emergencia de ministros del Eurogrupo para aprobar un pago de ayuda e impedir que Atenas caiga en moratoria si el líder heleno enviaba una aceptación por escrito de los términos. El creciente riesgo de que Atenas pueda ser forzada a salir del bloque monetario puso en el tapete el caos que podría desatarse en Grecia y los riesgos para la estabilidad del euro.

"Si Grecia se va del euro, ¿por qué no puede otro país abandonarlo en el futuro? Hay un mensaje que no es bueno: decir que el euro no es irreversible", se preguntó en una entrevista radial el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, quien dijo hace una semana que no temía un contagio por Grecia.

Sin precedentes.

En un escueto comunicado minutos después del final del plazo, firmado por el portavoz del organismo, Gerry Rice, ratificaba que Grecia no había efectuado el pago debido y, por lo tanto, el país era declarado "en mora".

"Confirmo que el pago de cerca de 1.600 millones de euros debidos por Grecia al FMI hoy (ayer) no ha sido recibido. Hemos informado al Directorio Ejecutivo de que Grecia está ahora en mora y solo puede recibir fondos una vez que los atrasos hayan sido cumplidos", señaló Rice.

De este modo, Grecia inaugura la categoría de países desarrollados que no han cumplido con sus vencimientos debidos con la institución creada en 1944, junto con el Banco Mundial (BM), para velar por la estabilidad financiera internacional. Hasta ahora, solo países de bajos ingresos y afectados por graves problemas, como Afganistán controlado por los talibanes o Haití tras el grave terremoto 2010, habían incumplido recientemente sus obligaciones con el FMI en los últimos años, y el último impago de gran volumen había corrido a cargo de Zimbabue en 2001.

Como consecuencia, y de acuerdo con la normativa interna del FMI, Grecia queda de manera automática impedida de acceder a fondos adicionales por parte de la institución internacional.

"Hemos informado al Directorio Ejecutivo de que Grecia está ahora en mora y solo puede recibir fondos una vez que los atrasos hayan sido cumplidos", agregó Rice.

Ese fue el corolario de un día complicado. Ahora Grecia comienza un camino más complicado aún. La permanencia en el euro si bien supone algunas certezas, podría polarizar a la población terriblemente golpeada por la crisis.

Cancillería de Uruguay recomienda llevar euros.

El Gobierno de Uruguay recomendó a sus ciudadanos que quieran visitar Grecia en los próximos días llevar consigo "una reserva mínima de euros proporcional al período previsto de estadía en el país, con el fin de evitar eventuales dificultades de retiro". "Se recuerda a los ciudadanos uruguayos que han decidido viajar próximamente a Grecia, que el Gobierno de ese país ha adoptado el pasado fin de semana una serie de medidas provisionales para el control de las transacciones financieras en el país", añade la Cancillería uruguaya.

FMI tenía mecanismos para evitar la caída en el default.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) se cuidó muy bien de decirlo, pero contó con la posibilidad legal de evitar a último momento un default de Grecia antes de la hora fatídica de las 22.00 GMT, que corresponde al cierre de sus oficinas de Washington. Su carta constitutiva le permite, "a pedido de un Estado miembro" y sin votación, "postergar" la fecha de un reembolso por un límite de entre 3 y 5 años, un plazo que corresponde a la duración máxima de sus préstamos. Un ministro griego, Ioannis Dragasakis, aseguró que su país había hecho llegar al FMI una demanda de ese tipo que podría evitar a la institución el mayor default de su historia. Esta posibilidad fue utilizada en dos oportunidades en la historia del Fondo, las dos en 1992 y en favor de países pobres: Nicaragua y Guyana.

Podía incluso ir más lejos. Si el 70% de su consejo de administración lo aprobaba, podía postergar los reembolsos más allá del plazo de cinco años en caso de que los vencimientos financieros condujeran a someter al país deudor a una situación "excepcional". 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)