EL AVANCE DEL VIRUS

Europa flexibiliza restricciones para Navidad, pero sigue alerta por la pandemia del COVID-19

Esta Navidad será una prueba de fuego para los países que enfrentan la segunda ola de contagios antes de que comiencen a vacunar contra el coronavirus.

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) espera poder tener para antes de Navidad una opinión científica sobre las vacunas. Foto: Reuters
La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) espera poder tener para antes de Navidad una opinión científica sobre las vacunas. Foto: Reuters

A menos de un mes de la Navidad, varios países en Europa -continente que enfrente una feroz segunda ola de la pandemia de COVID-19- están fijando pautas para estas celebraciones, como limitar el número de familiares que pueden reunirse. En la mayoría de los casos, en la mesa navideña podrán sentarse entre seis y diez personas.

En Francia, el presidente Emmanuel Macron anunció que las tiendas podrán reabrir el sábado y que las órdenes de permanecer en casa a nivel nacional se levantarán a partir del 15 de diciembre, aunque seguirá el toque de queda nocturno.

Las autoridades británicas anunciaron también que las restricciones a los encuentros sociales y los viajes podrían ser flexibilizadas en Navidad.

En Alemania, acordaron suavizar ligeramente los límites de contacto social en Navidad. Se limitaron las reuniones a 10 personas durante el feriado del 23 de diciembre al 1 de enero, el doble que para el resto del mes.

En España, el presidente Pedro Sánchez dijo ayer miércoles que se está estudiando limitar las celebraciones navideñas a seis personas. Además, se mantiene el toque de queda nocturno reducido entre la 1 y las 6 horas en Nochebuena y Nochevieja, así como respetar la reducción de aforos en actividades comerciales, culturales, de ocio y entretenimiento.

En Italia, muchos personas se dirigen a las pistas de esquí durante Navidad y Año Nuevo, pero el primer ministro Giuseppe Conte advirtió contra estas vacaciones tradicionales. “Es un precio que no podemos pagar”, dijo.

Significa que las estaciones de esquí populares en los Alpes y Dolomitas probablemente perderán miles de millones de euros en ingresos festivos. Conte está buscando un consenso europeo sobre el cierre de las estaciones de esquí y otras medidas también. “Creo que es un problema europeo”, dijo a la televisión La7. “Si Italia decidiera cerrar sin el apoyo de Francia, Austria y otros países, los turistas italianos se arriesgarían a ir al extranjero y traer el (virus) de regreso a casa”, explicó.

Papá Noel saldrá.

El Gobierno británico y las administraciones autónomas de Escocia, Gales e Irlanda del Norte acordaron este martes un plan conjunto para flexibilizar las restricciones contra el coronavirus en todo el Reino Unido esta Navidad y permitir temporalmente encuentros familiares de hasta tres hogares.

El plan establece que entre el 23 y el 27 de diciembre se levantarán los vetos a la movilidad y se permitirán los encuentros de personas de hasta tres domicilios distintos, que formarán una “burbuja” temporal de convivencia.

Esas reuniones solo podrán llevarse a cabo en hogares privados, en centros religiosos o en espacios públicos exteriores.

Los países europeos toman diferentes medidas para controlar el aumento de casos en las fiestas. Foto: Reuters
Los países europeos toman diferentes medidas para controlar el aumento de casos en las fiestas. Foto: Reuters

El 2 diciembre está previsto que concluya el confinamiento decretado en Inglaterra el pasado 5 de noviembre, para regresar en esa región a un sistema de restricciones escalonado, en el que se aplicarán mayores limitaciones en las zonas más castigadas por el virus.

La pandemia no impedirá que Papá Noel reparta sus regalos, dijo el primer ministro británico, Boris Johnson, en una carta publicada ayer miércoles. Johnson le respondió a un niño de 8 años llamado Monti, que le había escrito preguntándole si Papa Noel podría repartir regalos este año.

“Entiendo que usted está muy ocupado, pero por favor, ¿podría hablar de esto con los científicos?”, le planteó Monti en su carta escrita a mano.

Johnson publicó la carta en Twitter junto a una copia de su respuesta. “Llamé al Polo Norte y puedo decirte que Papá Noel está listo y ansioso por salir”, afirmó. “El jefe médico me pidió que te diga que, si Papá Noel se comporta en su habitual forma responsable y trabaja con rapidez y seguridad, no hay riesgos para tu salud o la suya”, agregó.

De todos modos, y ante la proximidad de la Navidad, los países europeos no deberían flexibilizar prematuramente las restricciones para contener la pandemia, alertó ayer miércoles la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, por el riesgo de una tercera oleada.

El último boletín del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades, publicado a principios de esta semana, clasificó a la mayoría de los países de la UE, incluidos Francia y Alemania, como áreas de “grave preocupación”.

“Relajarse demasiado rápido y demasiado ampliamente es un riesgo por una tercera oleada después de Navidad”, dijo Von der Leyen. “Hace semanas, dije que esta Navidad será diferente. Y sí, será más tranquila”, añadió.

"Último ruego".

Estados Unidos celebra hoy jueves el Día de Acción de Gracias, en el que las familias también suelen reunirse en torno a una mesa para comer el tradicional pavo.

En su lucha por controlar cifras récord de contagios por COVID-19, Los Ángeles cerró desde ayer miércoles sus bares y restaurantes. La decisión tomada por la segunda ciudad más grande de Estados Unidos estará vigente durante al menos tres semanas en las que su secretario de Salud, Mark Ghaly, urgió igualmente a los ciudadanos a evitar las grandes reuniones familiares.

“Es importante decir ‘no’, incluso cuando se trata de las personas más próximas de nuestra familia”, afirmó Ghaly, añadiendo que había excluido a su madre de una celebración.

Las autoridades sanitarias estadounidenses llamaron, por primera vez, a sus ciudadanos a que no viajen este año por el Día de Acción de Gracia.

Casi 259.260 personas han muerto en todo el país por el COVID-19 y el número de casos supera los 12,5 millones, según la Universidad Johns Hopkins.

El epidemiólogo, Anthony Fauci, emitió ayer un “último ruego” a los estadounidenses para que hagan sacrificios por estas vacaciones de Acción de Gracia.

Anthony Fauci, el principal consejero médico del gobierno de Donald Trump. Foto: AFP.
Anthony Fauci. Foto: AFP.

“Un sacrificio ahora puede salvar vidas y hacer el futuro mucho más brillante para superar esto (la pandemia)”, indicó el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (Niaid, en inglés) en una entrevista con ABC News.

Vacuna contra el COVID-19

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) espera poder tener para antes de Navidad una opinión científica sobre las vacunas contra el COVID-19 que buscan aprobación regulatoria. “Si todo va bien estamos muy esperanzados en que podremos tener un opinión positiva antes de Navidad”, dijo la directora ejecutiva de la EMA, Emer Cooke.

Biden pide quedarse en casa
Joe Biden, presidente electo de Estados Unidos. Foto: Reuters

El mandatario electo de Estados Unidos, Joe Biden, afirmó ayer miércoles que el país no va a perder la “guerra” frente a la pandemia e instó a los ciudadanos a unirse, mientras que el presidente saliente, Donald Trump, continúa enredado en sus pleitos sobre un supuesto fraude en las pasadas elecciones.

Con motivo de la festividad de Acción de Gracias, Biden dio un discurso desde el escenario de un teatro vacío, The Queen, en Wilmington (Delaware), donde reside, en el que se presentó como el líder de una nación que está sufriendo por la pandemia pero que superará este trance apelando a lo mejor de sí misma.

“Mirando atrás en nuestra historia, verán que ha sido en las circunstancias más difíciles en las que el alma de nuestra nación se ha forjado. Y ahora nos encontramos de nuevo afrontando un invierno largo y duro “, dijo Biden. Recordó que en los últimos meses la batalla contra el coronavirus ha “devastado” el país: “Nos ha traído dolor, pérdida y frustración. Ha costado tantas vidas, 260.000 estadounidenses”, lamentó.

En ese sentido, animó a sus compatriotas a quedarse en casa por Acción de Gracias, la festividad más familiar del año en Estados Unidos.

Trump, en tanto, siguió con su retórica habitual desde que las proyecciones dieran el 7 de noviembre a Biden como ganador, e insistió ayer en que él fue el triunfador de las elecciones y lanzó alegaciones infundadas de que hubo fraude.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados