Publicidad

El retiro de Rupert Murdoch y la sucesión de un poderoso imperio mediático internacional

Fox y News Corp. quedan por ahora bajo el control de su hijo Lachlan, pero hay otros tres herederos.

Compartir esta noticia
Rupert Murdoch
Rupert Murdoch.
Foto: AFP

Jim Rutenberg / The New York Times
Rupert Murdoch (92), que el jueves anunció que se retira de las juntas directivas de Fox y News Corp. dejando a su hijo Lachlan a cargo, construyó su poderoso imperio mediático global a partir de un pequeño periódico local en Australia hace 70 años.

Aunque esta decisión coloca al grupo bajo el control de Lachlan, aún puede acechar una dura batalla por la sucesión. Tras la muerte de Rupert Murdoch, sus cuatro hijos adultos tendrían que encontrar entre ellos quién sería su sucesor final, basándose en un plan que él puso en marcha hace casi dos décadas.

Murdoch ha dejado claros sus deseos a pesar de ascender a Lachlan. E incluso ahora seguirá ofreciendo asesoramiento en su puesto como presidente emérito. En su propia declaración a los empleados, Murdoch indicó que lo haría de forma activa y regular. “Tenemos todos los motivos para ser optimistas sobre los próximos años; ciertamente lo soy y planeo estar aquí para participar en ellos”, escribió. “Veré nuestras transmisiones con ojo crítico, leeré nuestros periódicos, sitios web y libros con mucho interés, y me comunicaré con ustedes con pensamientos, ideas y consejos”.

Murdoch construyó el imperio mediático más importante y políticamente influyente del planeta. Sus empresas, imbuidas de un tipo de populismo de derecha, han acumulado el poder de moldear, y en ocasiones poner o sacar presidentes y primeros ministros.

Construyó ese imperio en tres continentes, ayudando a cambiar las normas y gustos en el periodismo, la política y la cultura popular del mundo de habla inglesa. Actuó con la voluntad de moverse rápido y romper cosas, antes de que eso se pusiera de moda.

Esas tácticas también provocaron problemas legales y un flujo constante de condenas por parte de oponentes e incluso de antiguos aliados, especialmente después de que las estrellas de su canal Fox News aceptaron las mentiras electorales de 2020 del expresidente Donald Trump, lo que llevó a un acuerdo legal de 787,5 millones de dólares con Dominion Voting. Otras demandas están pendientes, incluida una que busca 2.700 millones de dólares en daños y perjuicios.

Lachlan Murdoch, aunque tiene una imagen diferente a la de su padre (con tatuajes y botas de cuero características), hasta ahora ha representado la continuidad. Y no hay indicios de que el joven Murdoch vaya a cambiar el rumbo general de la cadena y su enfoque de extrema derecha en el período previo a otra campaña presidencial que bien podría tener a Trump en la cima de la lista republicana.

No hubo ningún acontecimiento que precipitara el anuncio de Murdoch padre de retirarse, más allá del hecho obvio de que incluso la persona más sana de 92 años está en su ocaso.

Y desde hace tiempo se ha dicho entre quienes conocen a Murdoch que preferiría retirarse mientras todavía se le considera inteligente y activo que como una figura muy disminuida.

Pero con su retiro anunciado, Murdoch también está solidificando aún más la compañía bajo su heredero comercial elegido antes de una inminente batalla familiar por el control del imperio después de su muerte.

Según los términos del fideicomiso que controla la participación de la familia en el imperio, cada uno de los cuatro hijos mayores de Murdoch (Lachlan, Elisabeth, James y Prudence) tendrá el mismo voto sobre su futuro después de su muerte; hasta entonces, Murdoch tiene el voto mayoritario.

El retiro de Rupert Murdoch formaliza en cierto sentido el acuerdo que ya había establecido después de la venta de Disney, que convirtió a Lachlan en el ejecutivo diario a cargo de las dos compañías en el corazón del imperio: Fox Corp. y News. Corp.

Es decir, los títulos del joven Murdoch (presidente ejecutivo y director ejecutivo) permanecen efectivamente sin cambios, salvo el pequeño detalle de perder el “co-” que alguna vez compartió con su padre, quien mantuvo títulos similares hasta este jueves.

La decisión de Murdoch de ungir a Lachlan como su sucesor fue seguida por una ruptura duradera con su hijo menor, James Murdoch.

Él y su esposa, Kathryn, han criticado el negacionismo del cambio climático en los medios controlados por la familia. James parecía estar haciendo referencia, al menos en parte, a Fox News cuando vinculó el ataque del 6 de enero de 2021 al Capitolio de Estados Unidos con “medios que propagan mentiras a su audiencia”, en una entrevista con The Financial Times, culpándolos de desatar “fuerzas insidiosas e incontrolables”.

Personas cercanas a James, ahora un importante inversor en tecnología y medios, han planteado a lo largo de los años la posibilidad de que intente reunir a sus dos hermanas para que voten con él para arrebatarle el control de la empresa a Lachlan.

Pero no está claro si tendría los votos o, en última instancia, la voluntad o el interés para forzar ese tipo de lucha familiar dolorosa. Elisabeth Murdoch, ahora presidenta ejecutiva del estudio de entretenimiento Sister, y Prudence Murdoch han mantenido en privado sus puntos de vista sobre la empresa familiar.

Rupert Murdoch a menudo ha notado que su madre, Dame Elisabeth Murdoch, murió poco antes de cumplir 104 años. Como escribió a los empleados el jueves: “Nuestras empresas gozan de buena salud, al igual que yo”.

Y el término “semijubilación” se estaba utilizando dentro de las oficinas de Fox Corp. el jueves, lo que indica que podría ser prematuro escribir todavía el obituario corporativo de Murdoch.

Por ahora, dependerá de Lachlan mantener satisfecha a la audiencia de Fox en medio de las nuevas demandas y desafíos de la era del streaming, dejando para más adelante un nuevo capítulo para que escriba un Murdoch que no se llame Rupert.

Además

La batalla por la libertad de expresión

En su declaración a los empleados el jueves anunciando su retiro, Robert Murdoch escribió: “La batalla por la libertad de expresión y, en última instancia, la libertad de pensamiento, nunca ha sido más intensa”. También envió un mensaje a sus antiguos enemigos en los llamados “HSH”, o medios tradicionales, al escribir que “la mayoría de los medios” estaban “confabulados” con “élites” que tienen “abierto desprecio por aquellos que No son miembros de su clase enrarecida”.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad