CORONAVIRUS

España decreta el toque de queda e Italia cierra cines

La OMS anunció ayer 465.319 casos nuevos de coronavirus, un nuevo récord mundial por tercer día consecutivo. Casi la mitad se registró en el rebrote de Europa

Toque de queda en España. Foto: AFP.
Toque de queda en España. Foto: AFP.

Ante una situación sanitaria considerada "extrema", el presidente español Pedro Sánchez anunció ayer la instauración del estado de alarma, en principio por quince días, pero con intención de extenderlo hasta principios de mayo.

Este decreto va acompañado de la imposición de un toque de queda en todo el país desde las 23:00 hasta las 06:00, salvo en las islas Canarias donde la incidencia de virus es menos elevada y hay esperanza de salvar en parte la zafra turística.

Algunas regiones ya se habían adelantado con restricciones locales, como Madrid, Castilla y León (norte), Valencia (este) y Granada (sur).

Se trata del segundo estado de alarma decretado en España, tras el impuesto en marzo y que duró hasta junio con un confinamiento general de la población para contener la primera ola de la pandemia, que causó casi 35.000 muertos en el país.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció ayer que la víspera se confirmaron 465.319 casos de nuevo coronavirus, un nuevo récord mundial por tercer día consecutivo (449.720 el viernes y 437.247 el jueves).

Casi la mitad se registró en el rebrote de Europa, con 221.898 en un día. El continente acumula ya cerca de nueve millones de contagios y más de 260.000 muertos.

De acuerdo con la organización, el hemisferio norte se encuentra en un "momento crítico" de la pandemia, advirtió el viernes su director Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Francia registró el domingo un número récord diario de contagiados en ese país, después de que fueran diagnosticadas positivas 52.010 personas, según datos de Salud Pública. El número de muertos se incrementó en 116 y ya suma un total de 34.761 personas.

Restricciones

Ante la segunda ola de contagios, varios países europeos, como Francia, ya instauraron el toque de queda desde mediados de octubre.

En Italia, tres regiones con las ciudades más populosas lo adoptaron en los últimos días: Lazio (Roma, centro), Lombardía (Milán, noroeste) y Campania (Nápoles, sudoeste). Por lo menos otras dos regiones, Piamonte (norte) y Sicilia (sur), le seguirán los pasos en la semana.

Tras un récord de contagios el sábado (20.000 en 24 horas para más de 500.000 casos y 37.000 muertos), el gobierno italiano endureció de nuevo las medidas.

Cines, teatros, gimnasios y piscinas cerrarán a partir de hoy lunes y hasta el 24 noviembre. Los bares y restaurantes deberán dejar de servir después de las 18:00, y el 75% de las clases en los institutos y universidades seguirán por internet.

"El objetivo es claro: mantener la curva de contagios bajo control, pues es la única manera de poder gestionar la pandemia sin verse sumergidos", explicó ayer el primer ministro Giuseppe Conte.

Las medidas no siempre fueron bien recibidas. La noche del sábado decenas de manifestantes de extrema derecha protestaron contra el toque de queda y se enfrentaron a la policía antidisturbios en el centro histórico de Roma.

"Esto nos va a destruir", declaró Augusto d'Alfonsi, propietario de un restaurante en la capital. "Ya hemos perdido el 50% de nuestra clientela este año. Sin ayuda del gobierno, estamos acabados", aseguró.

En Bélgica, las autoridades de Bruselas adelantaron el toque de queda de medianoche a las 22:00, ordenaron el cierre de tiendas a las 20:00 y prohibieron las actividades culturales y deportivas a partir del lunes.

En Francia, los diputados votaron el sábado prolongar hasta el 16 de febrero el estado de emergencia sanitaria, que autoriza al ejecutivo a aplicar restricciones frente a la crisis. El toque de queda de 21:00 a 06:00 afecta desde el sábado a 46 millones de franceses, por seis semanas.

La situación se ha vuelto grave también en el este del continente, con restricciones en Polonia, Eslovaquia y República Checa, entre otros. También en Bulgaria, donde el primer ministro Boiko Borissov anunció el domingo que dio positivo por coronavirus.

Repliegue

El confinamiento nocturno en España será obligatorio durante los próximos 15 días. Transcurridas esas dos semanas, a partir del 9 de noviembre, el toque de queda quedará en manos de los presidentes autonómicos su posible prórroga.

“Toda Europa está tomando ya medidas para limitar la movilidad. La situación que vivimos es extrema”, señaló el presidente, Pedro Sánchez, para justificar las medidas. El presidente pidió “un abrumador respaldo parlamentario” para el paquete de medidas.

El objetivo del gobierno español es llegar a 25 contagiados por cada 100.000 habitantes, ha explicado el presidente. Ahora España está en 368, según señaló. “Tenemos un largo recorrido por delante, vamos a tener que desplegar un gran ejercicio de resistencia”, insistió después de aclarar que el plazo de 6 meses no es inamovible si los datos mejoran. El presidente además ha garantizado que habrá una rendición de cuentas cada dos semanas aunque no se votará la prórroga cada 15 días como en abril y mayo. El Gobierno ha admitido ya indirectamente que fue un error no prorrogar la alarma en junio, pero lo justifica en que la presión de los demás grupos políticos, en especial el PP pero también de aliados como ERC, lo hizo inviable parlamentariamente.

ADEMÁS

Evitan volver a la cuarentena

El gobierno español no tiene intención de volver al confinamiento total de marzo y la paralización económica. Pero sí cree que un confinamiento nocturno puede reducir los contagios porque más del 30% de las transmisiones del virus se producen en reuniones sociales en casas, por lo general en la noche. El cierre de los bares temprano no ha demostrado eficacia porque muchas personas, en especial los más jóvenes pero no solo, siguen las reuniones en las casas hasta altas horas.

Un contacto prolongado en espacios cerrados y sin ventilación aumenta exponencialmente el riesgo de contagio. Por eso los gobiernos están de acuerdo en tener un instrumento que permita a la policía vigilar las calles de noche y complicar así mucho esas reuniones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados