PANORAMA POLÍTICO

Escenario negativo para el gobierno de Argentina

Las encuestas de intención de voto indican que el oficialista Frente de Todos no logra revertir la derrota a manos de Juntos por el Cambio.

Cristina Kirchner le habla al oído a Massa mientras el presidente Alberto Fernández habla. Foto: ARGRA
Cristina Kirchner le habla al oído a Massa mientras el presidente Alberto Fernández habla. Foto: ARGRA

A casi un mes de las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) en Argentina, el escenario de cara a las elecciones legislativas del 14 de noviembre sigue siendo negativo para el Gobierno. Las encuestas de intención de voto indican que el oficialista Frente de Todos no logra revertir la derrota a manos de Juntos por el Cambio a nivel nacional ni tampoco en la provincia de Buenos Aires, aunque en este distrito podría acortar la diferencia que se mantiene en favor de la principal coalición opositora.

Los especialistas consultados por La Nación coincidieron en señalar que los cambios que introdujo el presidente Alberto Fernández en el Gabinete no le permitieron mejorar las expectativas de la sociedad sobre el rumbo de su administración y advirtieron que, por el contrario, la pelea interna en el oficialismo tras el cimbronazo de las PASO hizo que tanto el primer mandatario como la vicepresidenta Cristina Kirchner se debilitaran en términos de imagen.

Para Juntos por el Cambio, las encuestas reflejan un panorama alentador, ya que se encamina a consolidar el 41% a nivel nacional que sacó Mauricio Macri en 2019, aunque se le presenta el desafío de mantener las victorias en provincias que eligen senadores nacionales (La Pampa y Chubut están en disputa) y retener a los votantes de Facundo Manes en territorio bonaerense. En la Ciudad, en tanto, María Eugenia Vidal se ubica en torno al 45% de las preferencias.

No obstante, el crecimiento de Javier Milei hacia los 20 puntos de intención de voto le coloca un techo a Juntos en su bastión porteño y pone también en aprietos al Frente de Todos, ya que su candidato Leandro Santoro tiene dificultades para retener el 24,66% que obtuvo en las PASO. La nueva derecha también mantiene su performance en la Provincia de Buenos Aires a través de José Luis Espert, quien disputa la condición de tercera fuerza con la izquierda de Nicolás del Caño.

“No se observan modificaciones en la estructura de resultados de las PASO”, aseguró a La Nación Marina Acosta, de la consultora Analogías, en referencia a los sondeos que se realizaron las semanas posteriores a las elecciones primarias. También relativizó el efecto que podría tener una mayor participación en noviembre: “Sería el habitual entre PASO y generales, y de esa manera no habría una incorporación que permita la recuperación del Frente de Todos”.

La analista Mariel Fornoni, de Management&Fit, sumó un matiz a esa apreciación. “Puede ser que el Frente de Todos achique un poco la diferencia, porque la gestión de la elección fue mala en las PASO y ahora puede haber movilización territorial, en acuerdo con los intendentes” del Gran Buenos Aires, dijo. De todos modos, hizo notar que se mantiene el clima de enojo social porque “el 65% de los consultados dice que las cosas están mal y 58%, que van a estar peor”.

Cristian Buttie, de la firma CB, completó ese razonamiento: “La variable es el voto a favor o en contra del Gobierno, no de la oposición; y lo que se verifica es que la crisis económica es el Talón de Aquiles del Frente de Todos”. Para este especialista, la acusación que propagó el oficialismo de que la responsabilidad por la decadencia económica es originalmente de Macri, “solo impacta en el núcleo duro de sus votantes”, pero no le agrega apoyo independiente.

Por su parte Shila Vilker, de TrespuntoZero, apuntó que “los primeros sondeos no son alentadores para el oficialismo: continúa la pérdida de imagen de sus dirigentes y se cayó el techo electoral del Frente de Todos”, al tiempo que “ocurre un efecto inverso en la oposición”.

En la misma línea, Lucas Romero (Synopsis) sostuvo que, de acuerdo a un estudio nacional realizado en septiembre, se verificó una “confirmación del voto opositor y una duda más amplia en el voto oficialista”, que circunscribió en el 11,1% de los que apoyaron al Frente de Todos. “La primaria se volvió como una instancia ordenadora del voto antiperonista, que se guía por una identidad negativa, con un sentimiento refractario”, analizó el consultor.

En ese contexto, Juan Mayol (Opinaia) dijo que los sondeos marcan “una mayor fidelidad de los votantes de Juntos por el Cambio”. “El Gobierno puede llegar a recuperar unos puntos, pero no de manera masiva”, pronosticó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados