Publicidad

El hermano de Sebastián Marset también tenía múltiples identidades y la Policía de Bolivia lo busca

Diego Nicolás Alba Marset “tiene por lo menos cuatro identidades”, por lo que se está “frente a un patrón” para “evadir las responsabilidades” penales y “poder introducirse en el mercado financiero”.

Compartir esta noticia
Viceministro de Régimen Interior y Policía de Bolivia, Jhonny Aguilera, presenta al hermano de Marset.
Viceministro de Régimen Interior y Policía de Bolivia, Jhonny Aguilera, presenta al hermano de Marset.
Foto: Red Uno.

Redacción El País
El hermano del narcotraficante uruguayo Sebastián Marset también estaba radicado en Bolivia y usaba múltiples identidades para escabullirse, según informó este jueves el viceministro de Régimen Interior y Policía de ese país, Jhonny Aguilera.

En diálogo con el programa El Mañanero, de la televisión local Red Uno, dijo que se está detrás de los pasos de quienes “se encargaban de brindar protección y amparo tanto económico como legal al señor Marset”, y que en las próximas horas se va a “presentar a esas personas”. Mencionó por ejemplo a una mujer que “se encargaba de la gestión” tanto de las cédulas de identidad como de conseguir “residencias y vehículos”.

Pero también se logró identificar a quienes forman parte del “entorno más cercano” del narcotraficante, como su hermano, Diego Nicolás Alba Marset, “que tiene por lo menos cuatro identidades”.

En este sentido, Aguilera dijo que se está “frente a un patrón, una especie normal de actuar destinada fundamentalmente a evadir las responsabilidades desde el punto de la persecución penal y para poder introducirse en el mercado financiero a través de identidades falsas”.

Según una foto difundida por la abogada boliviana Jéssica Echeverría, el hermano de Marset tiene documentos de Uruguay, Paraguay y Brasil.

Aguilera explicó que Marset actuaba en Santa Cruz de la Sierra “como si fuera un próspero empresario a través del apellido Amorim”, y “a través de Diego Nicolás Alba o de manera directa” el narcotraficante introducía “capital” en “empresas, pseudoempresas y clubes deportivos, precisamente con la intención de legitimar sus actividades en Bolivia”.

Finalmente, Aguilera dijo que “en el último mes” Marset “se había cambiado por lo menos tres veces de dirección”, lo que indica que “contaba con un plan de fuga típico de los criminales de alto vuelo”, además de tener “protección legal y militar”. Esto ya que en su casa también residían “matones”. “Él cuenta con grupos armados destinados a efectuar actividades de contravigilancia”, sentenció.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Sebastián Marset

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad