LA TRANSICIÓN

EE.UU.: el FBI alertó de una “guerra” antes del ataque al Capitolio

Un informe interno del FBI alertó un día antes del asalto al Capitolio que un grupo de extremistas se preparaba para lanzar una “guerra” en Washington.

Trump durante una visita al tramo del muro en la frontera con México. Foto: Reuters
Trump durante una visita al tramo del muro en la frontera con México. Foto: Reuters

A una semana de que asuma Joe Biden, Estados Unidos está en alerta ante la amenaza de más ataque como los del pasado miércoles en el Capitolio, en tanto la Cámara de Representantes se prepara para seguir hoy con el proceso de juicio político al presidente saliente Donald Trump.

Un informe interno del FBI alertó un día antes del asalto al Capitolio que un grupo de extremistas se preparaba para lanzar una “guerra” en Washington y cometer violencia contra el Congreso, informó ayer martes el diario The Washington Post.

La información contradice las declaraciones del jefe de la oficina en Washington del FBI, Steven D’Antuono, que dijo el viernes que la agencia no tenía “ninguna indicación” de que hubiera nada planeado para el pasado 6 de enero, más allá de las protestas de los seguidores de Trump.

Sin embargo, la oficina del FBI en Norfolk (Virginia) había alertado, en un informe aprobado para su publicación interna el martes 5, de planes de extremistas que habían compartido un mapa de los túneles del Capitolio y habían mencionado amenazas concretas contra ese complejo.

“A fecha de 5 de enero de 2021, el FBI en Norfolk ha recibido información que indica que hay llamadas a la violencia (...) que empezarán el 6 de enero de 2021 en Washington DC”, dice el documento, obtenido por el Post.

“Un hilo publicado en internet menciona llamadas específicas a la violencia que incluyen esta: ‘Estén preparados para luchar. El Congreso tiene que escuchar cristales que se rompen, puertas que se abren a patadas y sangre que se derrama de sus soldados esclavos de BLM y Pantifa”, añade. Las siglas BLM son una referencia a los activistas contra el racismo de “Black Lives Matter” (“Las vidas negras importan”), mientras que “Pantifa” es una alusión al movimiento de izquierda Antifa, cuyos miembros se enfrentan a veces a los extremistas de derechas que defienden a Trump.

Asalto en el Capitolio. Foto: Reuters
Asalto en el Capitolio. Foto: Reuters

“Sean violentos. Dejen de llamar a esto un mitin, o una protesta. Vayan allí preparados para la guerra”, añade el mensaje citado en el informe del FBI.

Esa información se compartió el 5 de enero con agentes del FBI en la oficina de Washington, según un funcionario citado por el Washington Post.

La revelación es una muestra más de los errores que se cometieron a la hora de prevenir el ataque al Capitolio, que concluyó con cinco muertos, incluido un policía, y plantea preguntas sobre por qué no actuaron las autoridades si tenían esa información.

Tanto el FBI como la Policía del Capitolio y los responsables de la seguridad en el Congreso evitaron tomarse en serio las indicaciones en las redes sociales sobre posible violencia en las instalaciones el miércoles 6.

Pero la situación ha cambiado desde el ataque, y esta semana el FBI alertó sobre la amenaza de “protestas armadas” desde el sábado, de un “levantamiento” a nivel nacional y de un nuevo intento de asalto al Capitolio desde el domingo y hasta la toma de posesión de Biden el miércoles 20.

"Es ridículo", dijo Trump.

En tanto, Trump dijo ayer martes que hay “cero riesgo” de que le destituya su gabinete bajo el proceso establecido en la Enmienda 25 de la Constitución. En un discurso durante su visita al muro en la frontera con México, Trump se refirió por primera vez a la ofensiva demócrata para que el vicepresidente Mike Pence inicie un proceso para destituirle.

“La Enmienda 25 supone cero riesgo para mí, pero le pasará factura a Joe Biden. Como dice la expresión, ten cuidado con lo que deseas”, afirmó Trump.

Donald Trump: “Nunca lo aceptaremos”, dijo sobre su derrota en las urnas. Foto: Reuters
Donald Trump, presidente saliente de Estados Unidos. Foto: Reuters

La Cámara Baja aprobaba anoche un proyecto de ley que instará a Pence a activar esa enmienda, que indica que el vicepresidente puede reemplazar al presidente si declara por escrito, con el respaldo de una mayoría del gabinete, que el mandatario “es incapaz” de desempeñar el cargo. Sin embargo, Pence se ha negado hasta ahora a poner en marcha ese mecanismo.

En sus declaraciones en la localidad fronteriza de Alamo (Texas), Trump volvió a referirse también al proceso que han iniciado los demócratas en la Cámara Baja para someterle a un juicio político por su responsabilidad en el asalto al Capitolio, iniciativa que consideró “absolutamente ridícula”.

“(El proceso para un juicio político) está causando un enfado tremendo (…), lo cual es muy peligroso para Estados Unidos”, dijo Trump.

La Cámara Baja tiene previsto votar hoy miércoles para acusar a Trump de “incitar una insurrección” de sus seguidores antes del asalto al Capitolio, lo cual obligará al Senado a someterle a un impeachment que se celebrará una vez que Biden ya esté en el poder.

“Varios centenares” serían enjuiciados

Cientos acusados. El Departamento de Justicia de Estados Unidos informó ayer martes que ya ha acusado formalmente a más de 70 personas, pero espera que la cifra suba a “varios centenares”, por el ataque del pasado miércoles al Capitolio. “Estamos apuntando a cargos significativos de sedición y conspiración”, dijo Michael Sherwin, fiscal federal interino en el Distrito de Columbia, donde se encuentra Washington. Sherwin aseguró que ya han abierto más de 170 investigaciones contra individuos que participaron del asalto al Capitolio.

Klete Keller, dos veces campeón olímpico de natación, fue identificado entre la turba que irrumpió en el Capitolio, informaron The New York Times y SwimSwam, un sitio web de noticias sobre natación. Un video publicado por el sitio web conservador Townhall capturó imágenes de Keller, de 1,98 m, con una chaqueta del equipo olímpico de Estados Unidos. Ningún video mostró a Keller haciendo algo violento, aclaró el Times, aunque el simple hecho de estar allí abre la puerta a cargos federales de entrada ilegal y conducta desordenada. Keller, de 38 años, fue miembro del equipo 4x200 metros libres, que ganó la medalla de oro en Atenas-2004 y Pekín-2008. Keller también se llevó la medalla de plata en Sydney-2000 y la de bronce en los 400 metros libre en 2000 y 2004.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados