ESTADOS UNIDOS

Donald Trump reclama un trato justo en el Senado ante un posible "impeachment"

El Comité Judicial aprobó los cargos de abuso de poder y obstrucción al Congreso con 23 votos a favor, todos ellos demócratas, y 17 en contra de los republicanos.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos. Foto: AFP
“El impeachment es una farsa, es un fraude”, sostuvo Trump. Foto: AFP

El juicio político a Donald Trump está más cerca. Los demócratas dieron ayer viernes un paso importante en esa dirección, con la aprobación de los cargos contra el presidente por parte del Comité Judicial de la Cámara de Representantes. Ahora el plenario decidirá la próxima semana iniciar el impeachment.

El Comité Judicial aprobó los cargos de abuso de poder y obstrucción al Congreso con 23 votos a favor, todos ellos demócratas, y 17 en contra de los republicanos.

Los demócratas anunciaron en septiembre la apertura de una investigación para iniciar un proceso de destitución contra Trump, después de que un informante revelara a los servicios de Inteligencia el contenido de una llamada telefónica en julio entre el presidente y su homólogo de Ucrania, Volodímir Zelenski, en la que Trump pidió al ucraniano que investigara a su rival político, el ex vicepresidente Joe Biden y a su hijo Hunter por supuesta corrupción en ese país.

El documento con los cargos políticos, redactados por los demócratas, sostiene que Trump puso su interés personal por encima de la seguridad nacional de Estados Unidos con sus presiones a Ucrania para que indagara sobre Biden, aspirante a la candidatura demócrata para las elecciones presidenciales de 2020, y su hijo.

Presidente Donald Trump. Foto: Reuters
Presidente Donald Trump. Foto: Reuters

El presidente del Comité Judicial, Jerry Nadler, afirmó tras la votación que el de ayer fue “un día solemne y triste”.

“Por tercera vez en poco más de un siglo y medio, el Comité Judicial de la Cámara de Representantes ha votado cargos políticos contra un presidente por abuso de poder y obstrucción al Congreso”. Nadler adelantó que “la Cámara Baja actuará de inmediato”; ayer algunos medios estadounidenses decían que posiblemente se vote el próximo miércoles.

La reacción de Trump y de la Casa Blanca no se hizo esperar y aprovecharon para arremeter contra la oposición demócrata.

En un comunicado, la portavoz de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, subrayó que el mandatario “desea recibir un trato justo en el Senado y un debido proceso que desgraciadamente se le sigue negando en la Cámara de Representantes”.

Por su parte, Trump expresó su disposición a someterse a un juicio político, tanto si es largo como corto, en declaraciones a la prensa al comienzo de una reunión en Washington con su homólogo de Paraguay, Mario Abdo Benítez.

“Haré lo que quiera. Miren, no hice nada malo, así que lo haré largo o corto”, dijo Trump en respuesta a una pregunta sobre si prefería un juicio político de mayor o menor duración en la Cámara Alta.

Trump opinó que los demócratas están haciendo el ridículo y calificó los procedimientos para abrir un juicio político contra él de “farsa” y “fraude”.

En otras ocasiones también ha dicho que hay una “caza de brujas” contra él.

“Toda la cosa del impeachment es una farsa, es un fraude. Estos demócratas están haciendo el ridículo”, opinó Trump, quien consideró que “es horrible usar la herramienta del juicio político” y acusó a la oposición de trivializar la figura del “impeachment”.

De salir adelante la votación en la Cámara Baja, Trump se convertirá en el tercer presidente de Estados Unidos en enfrentarse a un impeachment en el Senado y el primero del siglo XXI. Engrosará así una lista en la que están Bill Clinton (1993-2001) y Andrew Johnson (1865-1869), que fueron absueltos por la Cámara Alta. No fue enjuiciado políticamente el presidente Richard Nixon (1969-1974), quien dimitió antes de que se iniciara su juicio político por el “Caso Watergate”, uno de los escándalos más sonados de la historia estadounidense.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados